Posts etiquetados como ‘msx’

Locos X el LOGO

Se escapó la tortuga. Las promesas de ayuda y mejoramiento en los procesos educativos quedaron aletargados o en eso, en promesas.

¿Estaba preparado el mundo para recibirlo? ¿Se habrá entendido el mensaje? ¿Habrá hecho su aparición a destiempo?

A medida que fuimos creciendo se nos limitó la creatividad y la pasión por participar y experimentar sin importar equivocarnos, tal como le ocurre a los nenes. En cambio, se nos transmitieron estructuras de pensamiento conservadoras que nos permitieron determinar de manera objetiva lo bueno de lo malo, lo correcto de lo incorrecto. Gracias a ellas tuvimos intelección sobre situaciones tan triviales como saber que contar de izquierda a derecha y al revés, tendrá el mismo resultado. O que un litro de agua puesto en distintos recipientes de distintas formas y tamaños, siempre será un litro. Trivial.
Pero adicionalmente y sin querer, se nos inculcó el miedo a la falla. Los errores tendríamos que evitarlos y en caso de cometerlos, deberíamos mirar para adelante para no quedar atados al pasado.

Esta objetividad no es más que un paradigma epistemológico seleccionado y tomado como referencia. Las cuestiones objetivas y triviales que describí, no lo son para los niños. Estos pueden contar de un lado para el otro y al revés y aun así desconfiar que haya la misma cantidad de unidades. Lo mismo que nuestro litro de agua. No les resulta trivial saber que en un recipiente petiso y gordo de la misma capacidad que otro finito y largo, quepa la misma cantidad de líquido.
Esta aparente ignorancia, no debería interpretarse como tal. Hay que leer más detenidamente para notar como los niños elaboran sus propios procesos mentales que los llevan a obtener conocimiento de una manera “no tradicional”.

Y justamente sobre estos proceso mentales se basaron los estudios del psicólogo suizo Jean Piaget, uno de los pilares de la corriente educativa constructivista. Sus ideas y su trabajo captaron la atención del matemático y psicólogo Seymour Papert, un ex niño prodigio, que planteó la necesidad de introducir enfoques y herramientas con el fin de mejorar el proceso educativo y, en particular, en el área de la matemática. Claro, todo esto, aplicando esa nueva herramienta que empezaba a difundirse en universidades y que se llamaba computadora.

Papert percibió un miedo cultural por la matemática, transmitido en la misma enseñanza, favorecido por un sentimiento de disociación de los alumnos entre la materia y la aplicación. Vale decir, que no ven la utilidad práctica y por lo tanto presentan cierta resistencia a la asimilación. Es como tratar de aprender a bailar sin música. Esta situación, además, lo llevó a plantear una situación de ejemplo sencillo, en la cual una persona que sólo habla inglés y toma lecciones para aprender francés, tiene mayores dificultades en ésta tarea que si fuera transladada y abandonada en el centro de París. Evidentemente en el proceso de aprendizaje, existe -además de la necesidad de comunicarnos para pedir orientación! – una vivencia con el material de estudio que favorecer mecanismos internos de asimilación.
La idea entonces era lograr reproducir estas vivencias, esta interactividad con el objeto de estudio aprovechando la capacidad exploratoria de los niños y su “temeridad” al equivocarse; agregando un aspecto nuevo. Dando un valor especial al error, a la aparición de la falla como objeto de estudio. No sólo para evitar la repetición, sino también para optimizar los procesos cognitivos poniendo atención en los mecanismos internos involucrados. Este análisis no resulta sencillo de transmitir. La mayoría de los chicos ante una falla se niega al análisis y comienza de cero. Un dibujo mal hecho, es descartado y para empezar en una hoja nueva con la esperanza de que salga bien “de una”. Eventualmente el chico se cansará o tendrá éxito. Pero en el último caso, si no se insistió en ese análisis de la falla, habrá aprendido por fuerza bruta y habrá perdido una oportunidad de optimizar su estrategia de aprendizaje.

Me cansé un poco de escribir sobre detalles teóricos. Y en cambio me dieron ganas de pasar a algo más concreto. Y recurriendo a Piaget por última vez -espero- haré una transición entre conocimiento teórico y fáctico.
Para quien aún no se dió cuenta de que estaba hablando, les cuento que se trata del entorno de programación LOGO. Ese lenguaje que tenía y tiene como característica a una tortuguita, fue desarrollado por el -sudafricano- matemático, psicólogo, informático y discipulo de Jean Piaget, Seymour Papert a finales de los años ‘60 en el instituto de Inteligencia Artificial del MIT que junto con Marvin Minski, fundó a principio de la misma década.

La idea de utilizar una tortuguita, que originalmente era un simple triángulo, era contar con un objeto de referencia causante de cierta simpatía -aunque realmente, no se si es ésta la palabra- que al ser comandado pudiese sumergir en el entorno al “programador” y de éste modo éste pudiera resolver determinador problemas o retos relacionados con matemática, más puntualmente con la geometría.

De la misma forma que aquella persona abandonada en el centro de París, aprendería a hablar más fácilmente francés que si estuviera asistiendo a un curso, la tortuga sería un nexo entre lo abstracto y lo concreto, que facilitarían los mecanismos de aprendizaje de niños y jóvenes en particular.

El Logo es un lenguaje de alto nivel, procedural, bastante sencillo. Es un híbrido de los paradigmas imperativo y funcional. A mediado de los años ‘80 y principio de los ‘90 tuvo su apogeo con la explosión de las home computer y de las primeras PC, existiendo prácticamente una versión para cada plataforma.

Como experiencia, o cuasi experiencias con Logo, tengo por un lado el recuerdo de la ENET Nro 3 de San Martín -la escuela donde estudié, hoy llamada EET Nro 5 – entre los años ‘89 – ‘91 se intentó aplicar una experiencia piloto con las primeras PC y el Winlogo que venía en diskettes de 5.25″ y protegido contra copias. La experiencia no llego a concretarse.

Cartucho de Logo de Radio Shack TRS-80 II

Por otro lado, conocí algunas versiones en máquina antiguas que me presentó Roberto, ese amigo del cual de vez en cuando traigo a este blog alguna de sus historias. Puntualmente pude ver las versiones de Radio Shack TRS-80 Color Computer II y MSX. Esta última plataforma fue la que tuvo una de las mejores adaptaciones y una de las que le brindó mayor impulso al lenguaje.

Logo en TRS-80

Del Logo no daré muchas referencias puesto que ya hay muchas variadas y detalladas páginas en la red con ejemplos clásicos como:

para Cuadrado:
av 100
der 90
av 100
der 90
av 100
der 90
av 100

Cartridge de Logo MSX

Logo en Talent DPC-200 MSX

El objetivo del artículo, en cambio, fue mostrar las ideas que dieron origen a este lenguaje. A mi entender, esa aplicación del intuicionismo platónico resulta más que interesante viniendo de parte de un científico como Papert. Platón creía que los humanos eran “semidivinos” debido a que poseen el don de la intuición, es decir que podían y pueden de manera sensorial, o algún tipo de intelección, obtener determinado conocimiento. Es decir, que no se refería a tener un pálpito para jugarse un numerito a la quiniela, sino a darse cuenta cómo funciona una cámara digital o un horno de microondas, por dar un par de ejemplos aggiornados.
En este sentido y contrariamente al descreimiento en la fiabilidad de la intuición, Papert le otorga mucha importancia como complemento para el proceso de aprendizaje: la intuición sería parte de procesos internos de aprendizajes que debe ser entrenada para poder asimilar correctamente alguna idea adecuada de solución para determinado problema.

Bueno, se me hizo largo y un poco pesado para esta altura del año que recién inicia. Espero que todos cumplan con sus objetivos, metas y sueños.

Muchas felicidades!!!!

Quiénes ganaron, quiénes perdieron

La lectura que hago del resultado de estas elecciones pasadas es sencilla. Para los gobernantes, sin lugar a dudas el resultado fue un fuerte llamado de atención que se transformó en castigo. Para el resto de la población, debería ser una reflexión más profunda. Un parate para resumir qué se hizo, qué no se hizo y qué se quiere hacer.Y a tener cuidado en lo que se elije. Porque están los de siempre. Y están los nuevos. Y también están los disfrazados de nuevos.

Pero la idea no era hablar de política, sino trasladar la idea de “Ganadores y Perdedores” de estas elecciones al terreno de las home computers de 8 bits. Y ojo. La clasificación es bastante subjetiva y hasta sesgada. Como en las elecciones?

Primero, lo primero. Entonces, a continuación una listita con los ganadores. Los grandes ganadores de la carrera de las Home Computers de los ‘80



Commodore 64


Convertida en leyenda gracias a sus casi 30 millones de unidades vendidas y sus 11 años de comercialización, desde agosto de 1982. Un fierro. Hardware potente y flexible. Firmware un tanto flojo, pero compensado por un software prácticamente ilimitado. Ya no puedo seguir hablando, porque como se habrán dado cuenta en artículos anteriores, tengo una camiseta que dice C64.


Sinclair ZX Spectrum

Una sencillamente maravillosa máquina inglesa. Prodigio de la simplicidad, diseñada por la gente de Sinclair Research, siguiendo los preceptos de economía e ingenio del mago de los ‘80, Clive Sinclair. Gráficos de alta resolución, colores, sonido y un teclado de goma, controlados por un microprocesador Z80. Y por el módico precio de 175 libras esta máquina, nacida en abril de 1982, no tardó en ser aceptada masiva y mundialmente.

Si la C64 fue la máquina más vendida, la ZX Spectrum fue la más clonada de la historia. En Argentina con la serie Czerweny CZ, en Brasil con las TK y en Estados Unidos y Portugal con las Timex Sinclair y Timex Computer, son algunos ejemplos. Incluso hasta entrados los años ‘90 en la ex Unión Soviética.


Sinclair ZX-80 y ZX-81


Si nos situamos en 1980 y 1981, podremos ver la concepción de estas máquinas que representan las ingeniosas ideas de simplicidad de Clive Sinclair. Los diseñadores introdujeron conceptos novedosos y obtuvieron una maravilla de sólo 1 Kb de Ram.

Estas máquinas iniciaron la etapa de la computación hogareña. Dado su precio, la gente salía corriendo a adquirirlas. Para la época en que estas máquinas y la ZX Spectrum fueron creadas, iInglaterra atravesaba un período de profunda recesión. Las máquinas se hicieron tan famosas y fueron tan consumidas a nivel mundial, que Clive Sinclair fue nombrado SIR por el aporte a la reactivación de la industria inglesa. Los clones conocidos más vistos por estas zonas, son la nacional CZ-1000, la americana TS-1000 y las brasileñas Microdigital TK-82,TK-82C y TK-83.


Apple II


Apareció en 1977 y junto con la TI-99/4 -antecesora de la 4a- fue pionera de las home computers, a pesar de no ser tan accesible como las inglesas ZX-80/81.

La Apple II permitió encaminar el rumbo de Apple, la empresa de Steve Jobs y Steve Wosniak, al resultar un éxito comercial a nivel mundial. Esta máquina se convirtió en la plataforma oficial de enseñanza de computación o de materias asistidas, en las escuelas de Estados Unidos y un poco más cerca, en Brasil. Pero en este último caso, sufrieron un desplante debido al “romance” de nuestros vecinos con la norma MSX. En Argentina, prácticamente no se la vio.


Serie Atari XL / XE


Las máquinas de la serie XL fueron las competidoras directas de Commodore. Y eso que tienen cierto grado de parentesco: sus procesadores fueron usados por algunos modelos de Commodore y fueron suministrados por la MOS Technology, es decir, la propia Commodore. Por otro lado, en algún momento de la historia, Jack Tramiel, el fundador de Commodore, adquirió la división Home Computers de la desmembrada Atari, creando la nueva tanda de máquinas: la serie XE de 8 bits y luego la serie ST de 16 bits.
Siguiendo con las relaciones Atari/Commodore, uno de los diseñadores de circuitos de la 2600 y las XL, Jay Miner, fundó su compañía llamada Hi-Toro. Esta empresa creó a la mismísima Amiga, que más tarde fue adquirida por Commodore. Pero también sirvió de base para la construcción de la Atari ST. Son las vueltas de la vida…
Las XL tuvieron que conformarse con ser las seguidoras de la Commodore 64. Muy aceptadas en Estados Unidos, pero principalmente en Alemania y Francia. La gente de Atari aprovechó el empuje brindado por la consola 2600, al momento de su construcción. Ese prestigio le sirvió para que las máquinas fueran bien vistas, a pesar de no ser una maravilla tecnológica.


Amstrad CPC64 y CPC6128


Máquinas muy utilizadas en Inglaterra, Alemania y España. Un diseño excelente y una estrategia comercial muy bien lograda, hicieron que estas máquinas fueran muy reconocidas. Al igual que varias computadoras de la época, utilizaban un microprocesador Z80. A diferencia del resto, tenían un chip de video muy avanzado que le permitía mostrar en pantalla distintos modos gráficos simultáneamente y lograr un altísimo nivel de resolución para la época -720 x 348 pixels-. También se distinguían por utilizar un monitor que les proveía, además del video, la tensión para operar. El modelo CPC64 incorporaba una lectora de cassette y contaba con 64Kb de Ram, mientras que la CPC6128, 128 Kb de Ram y una diskettera de 3′, un formato con muy poco tiempo de vida.
Se dice que el prototipo original de la CPC64 fue un fracaso y que el diseño definitivo fue “inspirado” con ideas de otra empresa.
Fue la Amstrad quien compró, al final de los ‘80, a Sinclair Research y rediseñó los modelos de Spetrum asemejándolos a las CPC

Queda concluida la primera parte de este ranking. Seguiremos con la segunda que se me ocurre más interesante. La parte, la de los perdedores. Y nuevamente, ojo: no es una lista exhaustiva pero es subjetiva. Sé que algunos quizás se sientan molestos por ver a su máquina en el ranking. Pero en muchos casos la pobre máquina no tuvo la culpa, sólo que se trata de una consecuencia de las tácticas usadas por las empresas que la desarrollaron.

Serie Commodore 264 -Commodore 16, 116 y Plus/4-


Gran fracaso de Commodore. Se quizo cubrir el espacio dejado por la VIC-20, con máquinas de características didácticas y de menor precio con respecto a C64. Pero pasó que ese espacio estaba más que cubierto por Commodore 64. Los directivos de la empresa no notaron esta situación. Y para empeorarla, la serie 264 era incompatible en cuanto a software y hardware con C64.
Los desarrolladores de software y hardware no las acompañaron como es debido y les dieron la espalda. La serie murió de innanición en poco tiempo.

Hoy en día, cualquier máquina de la serie resulta una pieza valiosa de colección. En particular, la Commodore 16 y la Commodore 116 que se fabricó en Europa oriental. La versión nacional, Drean Commodore 16, es muchísimo más rara aún.

Tengo dos anécdotas de Plus/4. La primera, es que tuve contacto con esta máquina a los 16 años en la escuela secundaria, la ENET Nro 3 de San Martin -hoy EET nro 5 Galileo Galilei-. La máquina aún operativa, fue guardada en un armario para cederle el paso a las nuevas PC-XT. Hasta que un día, un profesor de taller de electrónica necesitó hacer alguna reparación y no tuvo mejor idea que destripar una máquina obsoleta como la Plus/4. Triste final para una pieza de colección.
La segunda anécdota fue que no hace mucho pude conseguir una Commodore Plus/4 por Ebay. La máquina funcionó un tiempo, hasta que su procesador se averió. Conseguí el repuesto, pero no consigo el tiempo ni las ganas necesarias para superar lo engorroso de su reparación.


Especificación MSX


La iniciativa japonesa de la especificación MSX fue excelente. Resultaron muy buenas máquinas equipadas con un microprocesaor Z80, chip gráfico de Texas Instruments y sintetizador de sonido de Yamaha. Lamentablemente, el destino no las condujo a buen puerto. Quizás por el abandono del apoyo de los Estados Unidos, proporcionado por Bill Gates. Eso la privó de un mercado muy importante. Por otro lado, faltó software. Si bien contó con una biblioteca importante, en el caso de los juegos, finalmente se hacían conversiones de Spectrum a MSX. Un juego de Spectrum está bien para una Spectrum.
Pero era muy pobre corriendo sin aprovechar los recursos de la norma.

En nuestro país, cuando se decía “la MSX”, se hablaba de conocida Talent DPC-200. Aunque también se asomó tímidamente la Spectravideo SVI-728. Curiosamente, la empresa americana Spectravideo fue la que aportó el modelo anterior SVI-328 en el que se basó la norma MSX desarrollada en Japón.
Unos verdaderos fanáticos de la norma, son nuestros hermanos de Brasil. Aún siguen enamorados de las MSX, tanto en su versión ortodoxa representada por las máquinas Sharp Hotbit HB-8000 como las más aceptadas Gradiente Expert XP-800 que pecan por su falta de compatibilidad con la norma.


Texas Instruments TI-99/4a


Es actualmente una máquina de culto. Por fuera, extremadamente sólida y elegante. Especialmente la versión “plateada”. Por dentro…mejor seguir mirando el exterior. Una máquina que fue la primera en usar un procesador de 16 bits. Pero recortado. Condenado a trabajar con 8 bits. El firmware bastante poco amigable, constituido por un conjunto de rutinas a las que sólo se accedía siendo estudiante de magia. Un basic nativo doblemente interpretado y, por lo tanto, lento. A esto se le suma una estrategia de exclusividad de Texas Intruments, para mantener cautivos a los usuarios y manejar los precios a su antojo: aunque no siempre fue así, mayormente había periféricos y programas escritos por la empresa. Esta táctica terminó mal. De hecho, terminó con la máquina. Jack Tramiel, con la Commodore 64 y en un acto de venganza, fue quien terminó destruyendo a la TI99/4a.
De todos modos y, como dije al principio, es una máquina con seguidores -estoicos-, muy elegante, muy llamativa por la gran cantidad de software en “estado sólido” -cartridges- y que contaba con algunas características muy interesantes para la época como diskettera, sintetizador de voz, un mecanismo similar al plug&play y un prototipo de conector serie que hoy sería considerado el tatarabuelo del USB.


Sinclair Quantum Leap


Uno de los últimos inventos de Clive Sinclair al mando de Sinclair Reseach, que demostraban que era humano. Y por lo tanto, se equivocaba. Sinclair pensó en una máquina hogareña pero un poco más seria. Que permitiera trabajar y jugar. Y no al revés, como ocurría con la ZX Spectrum. Así apareció el Sinclair Quantum Leap -QL-, con un microprocesador “serio”, un Motorola 68000 y con muchas fallas. Por ejemplo, los primeros modelos incluían un cartucho adicional con el Basic, pues se habían quedado cortos en el espacio necesario para albergar al sistema operativo y al intérprete del lenguaje. También fue un desacierto muy importante la incorporación de unidades Microdrive -un cartucho de cinta de alta velocidad, poco económico dada su corta vida útil- en lugar de disketteras. Pero no todo era malo en esta máquina. Por ejemplo, tenía un muy buen sistema operativo multitarea y monousuario. También la incorporación del microprocesador Motorola, sentó las bases para la próxima generación de 16bits encabezada por Commodore Amiga y Atari ST.


Enterprise 64 y 128


Un diseño muy bonito. Un hardware dirigido por un microprocesador Z80a, dos poderosos coprocesadores, uno de audio y otro de video -sintetizador de sonido de cuatro voces independientes y video con una resolución altísima para la época, de 672×256 pixels con 256 colores- y mucha capacidad de expansión, con la posibilidad de operar estos recursos desde un potente lenguaje Basic suministrado en cartridge, auguraban un éxito inmediato de las máquina Enterprise 64 y 128, orientadas al ámbito recreativo -bah, a los juegos-.

Pero no. Enterprise, la empresa inglesa, anunció estas máquinas para fines de 1983, pero la comercialización se demoró hasta mediados de 1985, en una Inglaterra dominada por ZX Spectrum, algo de Commodore y bastante de Amstrad. Se construyeron pocas unidades y la mayoría fueron para Europa central y oriental. En particular, para Hungría y Polonia.
Se dice que Alan Sugar, el dueño de Amstrad tuvo acceso a un prototipo de la Enterprise 64 y le sirvió “de inspiración” para que sus ingenieros construyeran la Amstrad CPC64 y la comercializaran más rápidamente. De hecho, basta con mirar la siguiente foto y compararla con la de Amstrad CPC64.


Timex Sinclair 2048 / Timex Sinclair 2068


El intento por introducir la ZX Spectrum en los Estados Unidos. Fue descartado en la fase prototipo, aunque se vendió en Portugal: quien se aprecie de “americano” iba a querer una maquinita tan pequeña, con caraterísticas tan reducidas como las de Spectrum? Si ellos estaban acostumbrados a hardware masivo proporcionado por Commodore, Atari y ni hablar de Apple II! Un poco de mejor suerte corrió la sucesora, la TS 2068; gracias a una canibalización que hizo Timex, incorporando una salida de video, un sintetizador de sonido verdadero, una entrada de cartridge y un teclado plástico, mucho más robusto que el de la ZX, un conector de joystick e incompabilidad con la original ZX Spectrum.


Microdigital TK-2000


Las máquinas TK fueron clones brasileños de las Sinclair, ampliamente usados. Con algunas modificaciones y mejoras, no resultaban 100% compatibles con las originales. Por ejemplo, la TK-90X, el clon de ZX Spectrum, presentaba una interface de joystick, rutinas de carga de cassette de alta velocidad, sonido emitido por el televisor -en lugar del parlante interno- y comandos para debug de programas. Todas características inexistentes en la ZX original, que la convertían en incompatible a nivel software y hardware.

De todos modos, estas máquinas fueron ampliamente utilizadas en Brasil e incluso llegaron a la Argentina, con suceso relativo. Sin embargo, Microdigital decidió cambiar de plataforma y diseñar un clon de Apple II llamado TK-2000. Y si bien, al igual que las anteriores, no era 100% compatible con la máquina original, esta vez Microdigital tuvo problemas. Porque debido a esas diferencias, no pudieron aprovechar una amplia biblioteca de software de Apple II disponible en Brasil.

Peor aún resultó la exportación de la máquina a la Argentina: la Apple II nunca fue aceptada y mucho menos aún un clon incompatible.

Creo que poca gente se hubiera animado a comprar una máquina tan aislada en cuanto a público y recursos. Aunque conozco el caso de un amigo, Ariel, más conocido como “El Chamán”, que tuvo una en su adolescencia. Pero luego creció y la aprovechó para confeccionar un lindo macetero para el jardín -Chamán, te vuelvo a manguear: si no te hiciste un asado con el manual, pasámelo!!-.


Jupiter Ace


Luego de trabajar en el diseño de las Sinclair ZX-80, ZX-81 y Spectrum, Richard Altwasser y Steven Vickers se separaron de Sinclair Research y fundaron Jupiter Catab para principios de 1983.

Así, inspirados en la ZX-81 crearon una máquina con 2kb y un tecladito de plástico que iba a contramano de la tendencia en materia de lenguajes residentes. Si señores, esta máquina incluía un intérprete del lenguaje FORTH; algo que resultaba en un factor de espanto para quienes se asomaban a una primera computadora.

El público no tuvo mucho tiempo de adaptarse o al menos evaluar esta computadora, porque Jupiter Cantab cerró en 1984. De todos modos, es una máquina de culto y están en la web las instrucciones para la construcción de esta singularidad.


Mattel Aquarius


Salió a la venta en 1983 con la idea de introducir a la empresa Mattel, la de las Barbies y los Ken, a la carrera de las home computers. La máquina tenía un microprocesador Z80, un sintetizador de sonido aceptable, pero tenía un manejo gráfico tan pobre que los juegos resultaban de muy baja calidad si se los comparaba con consolas del mismo rango de precios -unos 190 dólares- como Coleco Vision. El software de esta última era definitivamente superior.

La Aquarius no tuvo aceptación y muy pronto fue discontinuada. Independientemente de esto, era una computadora bastante vistosa. Muy adecuada para el uso de Barbie.



Ahora si, este ranking subjetivo de grandes ganadores y perdedores en materia de home computers de 8 bits. Está completo. Pero a decir verdad no lo está, de hecho la lista no es exhaustiva. Además quedan situaciones grises, como en la vida. Por ejemplo, no tengo en claro dónde colocaría a Commodore 128 ni a las máquinas de la especificación MSX-2. Mucho menos aún a la Microdigital TK-90X. Quizás estén en el medio, quizás en alguno de los bandos con un análisis más detallado.

Bienvenidos serán todos los aportes por modificar esta lista, sea nutriéndola, adelgazándola o corrigiendo alguna posición. También sería mucho más interesante la inclusión de una clasificación intermedia. Los grises que mencioné.

Quizás este pequeño juego sirva para ejercitarnos en la forma de efectuar nuestro voto, tratando de encontrar alguna forma conveniente para analizar los pro y contra de los candidatos y plasmar ese análisis en el contenido de las listas…

NO CARRIER

El domingo 17 de Mayo se me pasó volando. Entre el resfrío y algunas tareas pendientes, no hice a tiempo de escribir esta nota sobre el Día de Internet.

Desde el año 2005, todos los 17 de mayo tienen como fin recordar la revolución en nuestra vida causada por la Internet -y en particular por la World Wide Web- y la necesidad de su expansión y adopción para lograr una sociedad más justa y equilibrada.
Para no caer en terrenos pantanosos para mí, como la política o los problemas sociales, me limitaré a recordar mis primeros contactos con esta herramienta. Estos fueron en el año de 1993 en los laboratorios de computación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires.

Hacía poco que había ingresado en la carrera de Ciencias de la Computación y presenciaba como muchos estudiantes, algunos conocidos y otros compañeros, permanecían atrapados durante los intervalos y antes de ingresar a clases, navegando por una primitiva Web, de un poquito más de tres años de vida con el browser de moda Netscape Navigator.
Las nuevas máquinas PC AT-386 y PC AT-486 ejecutaban Windows 3.11 for Workgroups y el stack TCP/IP era provisto por la aplicación Trumpet Winsock, pues la gente de Microsoft se venía negando a incorporar en su sistema operativo un stack TCP/IP nativo que le permitiera conectividad con otras redes que no fueran Netbios frames .

Pero en ese momento la Web, si bien era la que despuntaba, no era la reinante y no era, aún, el sinónimo de Internet. También había gente que obtenía documentos y papers por medio de FTP y de Gopher, el primero aún se sigue usando, mientras que el segundo de los protocolos quedó en el olvido.

Pero la Internet era y es más que eso. No sólo estaba la gente sentada en las máquinas con Windows. Había terminales bobas desde las cuales nos conectábamos al servidor Milagro -un Unix-, donde los alumnos teníamos nuestras cuentas de correo, para chequear novedades mediante el cliente de correo PINE. Pero también una pequeña horda de estudiantes fugitivos de ciertas clases, se comunicaban con otras personas mediante el IRC -Internet Relay Chat-, que para sintetizarlo, diré que es el padre de los Instant Messengers.

En aquel entonces yo era un visionario -cuak!- y la Internet, con la Web, el FTP, Ghoper, IRC y la mar en coche, me parecía una moda pasajera.

No obstante utilizaba Internet en tanto no quedaba más remedio: buscar info en la web o para consultar mails. Pero jamás aprendí a manejar el IRC! Y tímidamente, creo que en 1995 me presté de voluntario para diseñar unas muy primitivas páginas web para el departamento de computación. El proyecto estaba a cargo de un docente llamado Gabriel Wainer que me transmitió una idea sobre el desarrollo en HTML y me dio unas pautas a seguir con respecto al lote de páginas que me tocaría desarrollar. Como resultado obtuve unas páginas muy sencillas -creo que sería justo decir pobres- de gran cantidad de materias en las que se incluía el contenido, la bibliografía, trabajos prácticos, docentes, etc.

Entre estas páginas que desarrollé estaba la de la materia Redes de comunicaciones, a cargo del Dr. Claudio Righetti -en ese momento aún no se había doctorado-. Éste me comentó sobre la conveniencia de hacer unas modificaciones y me proclamó algo así como “el Webista”. Claro, lo hizo adelante de todos los alumnos asistentes a las clases de su matería, que precisamente yo estaba cursando.

Yendo al ámbito particular, en mi casa contaba con una PC AT-386 de 4Mb pero no tenía acceso a Internet. De hecho, no había promociones como en la actualidad y creo que no era posible que el hijo de doña Matilde tuviera el acceso a la red de manera particular.

Cualquier persona un poquito “hacker” que quería experimentar, tenía que conseguir un Modem y conectarse a una BBS -Bulletin Board System- gratuito o pago. En mi caso, me cansaba de recibir los mensajes de BUSY -línea ocupada- pero esperaba pacientemente mi turno para conectarme a los BBS gratuitos y bajar la mayor cantidad de material de lo que yo consideraba útil, hasta que en la línea telefónica aparecía algún ruido o se cumplía mi lapso de conexión, obteniendo en la pantalla el fatídico mensaje NO CARRIER -sin señal de portadora de datos-.
Las comunicaciones las efectuaba con un programa llamado Terminate que operaba a un Modem Zoltrix de 2400 bps. Aún lo conservo en perfecto estado y en su caja.

Un tiempito más tarde aparecieron los primero proveedores de acceso a Internet. Si la memoria no me falla, fue alrededor de 1998. Lo que recuerdo perfectamente, era el elevado costo del abono sumando al elevado costo de la factura telefónica. Y nada de banda ancha: en el mejor de los casos, se garantizaba un acceso a 56 bps.

Uno de los más accesibles era Los Pinos II, al que yo estaba suscripto. Luego aparecieron Sion, Arnet-Telecom y en algún momento de 1999 apareció el punto de inflexión llamado RadAr. Era también de Telecom, pero muy económico por sus servicios reducidos. Por ejemplo, no contaba con soporte técnico online y había una banda horaria de conexión. Mientras un proveedor promedio costaba alrededor de 90$, Radar costaba 9.90$. Un 11% del promedio.

Aún recuerdo a Mario Pergolini en la Rock&Pop, que promovía Sion, criticando al servicio sobre la calidad que podría tener un producto por ese irrisorio precio. Al poco tiempo, supongo que la sonrisa de Mario empezó a borronearse cuando notó la cantidad de usuarios de distintos proveedores -Sion entre estos- que migraban a Radar.

Mi reflexión es rápida y sencilla. No pasó mucho tiempo de todo esto, pero pasaron muchas cosas. Hoy tenemos la vista puesta en el fenómeno de las redes sociales difundidas sobre la web. Pero para mañana se vislumbra el uso de Internet de manera más cotidiana e íntima. Un ejemplo sería la operación con una entidad digital -un agente- capaz de recolectar de la red los datos necesarios para construir información sobre posibles destinos de nuestras vacaciones.

Y pasado mañana?…

Y para finalizar, sepan que esto no termina acá. Porque el Día de Internet, es también el día de las telecomunicaciones. Y en este caso, también puedo hablar de las posibilidades de conexión de las chiquitas de 8 bits.

Están limitadas principalmente por la memoria y por la falta de soporte de nuevo hardware. Aunque, de vez en cuando, aparecen desarrollos interesantes. No obstante, todos los modelos que conozco tuvieron algún grado de conectividad, desde las pequeñas Sinclair ZX-81 y sus clones, que contaban con interfaces RS-232 de Prestel posibilitando el uso de modems externos de terceros, hasta las más sofisticadas Talent MSX y Commodore 64 con varios modelos de modem de la marca. Todas estaban en condición de acceder remotamente a un BBS o a otra computadora. Aunque estimo que, en el país, estas prácticas no ocurrieron sino hasta la masificación de las máquinas PC.


De Talent MSX destaco la existencia de un plan de financiación del Banco del Buen Ayre, para adquirir el equipo en conjunto con un modem, que brindaba la posibilidad de consultar estados de cuentas y de acceder a la red de ACA para consultar estados de rutas, puntos de interés, etc.

En el caso de Commodore 64, destaco que está en condiciones de acceder a la Web como comenté en Fanático de Commodore yo?

El sábado pasado, una ventanita al pasado…

El sábado 21 estuve de pasada, muy rapidito, en la expo organizada por la gente de RescateRetrobit, en el centro Ricardo Rojas de Haedo.

Con una hija de cuatro años muy toqueta y con la panza de casi seis meses de embarazo de mi esposa, pudimos ver, a las apuradas, el pasado por la ventanita propuesta por esta expo.

Pero no sólo destaco el carácter recordatorio para la gente madura (?) como uno, sino la chance de palpar la “prehistoria” de la computación hogareña para muchos chicos y adolescentes que se criaron en el mundo de la omnipresente PC y la divertidísima PlayStation, pudiendo así recrear o imaginarse cómo se las arreglaban los antiguos usuarios de Commodore, Sinclair, MSX, Texas Instruments y varias consolas de videojuegos, que no contaban ni conocían al DVD ni al CD; los discos rígidos eran algo lejano y los diskette en ocasiones, un lujo.

Eran usuarios de computadoras, que tradicionalmente cargaban con un grabador monoaural los programas en sus máquinas. Esa señal, ese chillido, lo volví a escuchar ese sábado 21 de Marzo, a la vez que miraba la cara de sorpresa de algunos chicos que luego de 15 minutos de espera pudieron ver y probar un humilde juego cargado en una CZ-2000.

La iniciativa de la gente de Rescate es muy interesante, aunque como comenté en su libro de visitas, sería conveniente darle una mayor difusión. Por otro lado, ahora se me ocurre convertirlo en un evento anual, organizándolo en ámbitos similares al actual, pero de distintas locaciones. Es decir, centros profesionales o escuelas de zonas del Gran Buenos Aires y Capital, para empezar a probar la aceptación del evento.

De más está decir que probé algunos juegos y que saqué varias fotos. Para el que esté interesado, puede acceder a un álbum público en Facebook (no es necesario tener cuenta!.

Retropublicidades I

La semana pasada estuve en la casa de mis padres y aproveché para revisar algunas cosas viejas que quedaron archivadas. Entonces, fue que encontré una carpeta donde guardaba folletos recolectados en algunas exposiciones a las que asistí. Estamos hablando de material de los años 1988 / 1989, época en la que yo contaba con 17 años.

En este primer post, dejo algunas publicidades que como siempre, algunos recordarán con nostalgia y otros se sorprenderán. Veamos entonces!

Volantes y propagandas

El instituto Mariano Moreno fue uno de los precursores en materia de dictado de cursos de computación. Generalmente, las clases se daban sobre máquinas MSX y eventualmente Commodore 64

Un cupón para suscribirse a la revista K64

Catálogo de Exposoft de 1989. No tengo muchos recuerdo de esta expo, aunque sí de las Infotelecom

Un volante que se entregaba a las escuelas primarias, padres y algunas empresas, publicitando el egreso de la primera promoción de la ENET Nro 3 de San Martin. Yo estuve en esa promoción y puedo decir dos cosas, primero que la redacción no es muy buena y segunda que, casi con seguridad, el folleto está confeccionado con el programa de PC PrintMaster e impreso en una EPSON LX800.

Home computers

La propaganda de la Talent MSX DPC-200. Era una máquina bastante buena, pero cuando llegó al país, ya había perdido la batalla frente a las Commodore. Una pena.

La venta de la Talent DPC-200 y TPC-310 (MSX-1 y MSX -2 respectivamente) eran promocionada junto con un modem para poder acceder a los datos de la Red ACAMatica del Automóvil Club y consultar estados de rutas, sitios turísticos y otras ofertas, o la red del Banco del Buen Ayre, para consultar estados de caja de ahorro y cuentas corrientes. En este último caso puedo decir, con toda justicia, que se trata de la prehistoria del home banking.

Un sticker del MSX Logo de Talent, tal como fue entregado. La foto no es buena porque la tomé a través del papel protector.

Folleto de propaganda de la nueva Drean Commodore 64c del año 1988. Tiene un error en la descripción del microprocesador. Debería decir MOS 6510, pues el MOS 8502 corresponde al micro de la Commodore 128.

Folleto de propaganda de la Drean Commodore 128 del año 1988.

Este folleto de la Drean Commodore 64C del año 1988 salió publicado en varias revistas

Reverso del folleto anterior. Como novedad, la máquina incluía los diskette de 5.25″ del entorno operativo GEOS. Era parecido al GEM, un entorno gráfico anterior a Windows que usaron eventualmente las máquinas Atari ST y las AMSTRAD PC y que fue desarrollado para Digital Research por gente que trabajó en Xerox.

El método de almacenamiento más económico seguía siendo la cassette. Y aquí tenemos la propaganda del datasette DC-120.

Reverso del folleto del datassette, con sus características técnicas. Notar la ubicación de la fábrica Drean, en Ruta 7 KM 790 de San Luis.

Cuando las cassettes se volvían incómodas, no había más remedio que pasarse a la unidad de diskette. La DC-320 era una Commodore 1541 con la fuente externa y tamaño reducido.

Reverso del folleto de la diskettera, con sus características técnicas.

Un sticker de Drean Commodore conservado tal como fue entregado.

Un afiche del sistema completo DC 64C. La caja debajo del monitor se encargaba de darle un aspecto más profesional al equipo y sólo tenía la disketera y la fuente.

Los juegos del verano II

Y seguimos con una nueva entrega de los “Juegos del verano” versión retro. Para hacerlo un poco más abarcativo, mi amigo Roberto me pasó material para tres plataformas: MSX, Spectrum y Atari 2600.

Según me comentó, él estuvo en el sitio de Spectrum donde se van mostrando tandas de cinco juegos, cada vez más complejas. Pero además, hay que correr contra reloj.

Por otro lado, el loco desafió a su novia Verónica a que acertara la mayor cantidad de títulos para Atari 2600. Pensó que, como ella tuvo una Atari 800XL (esa que prefirió en lugar de la fiesta de quince, como conté hace tiempo), podría pegarla en varias oportunidades.

Y a mi, no se porqué, me propuso que hiciera lo que pudiera con los de MSX. Y la verdad, no me está yendo para nada bien…

Señores, pasen y elijan sus plataformas…

MSX

http://700km.com.br/mundobizarro/msxtest3.php


ZX Spectrum

http://www.factacular.com/subjects/ZX_Spectrum_Games


Atari

http://www.scenicreflections.com/media/121697/Ultimate_Video_Game_Quiz_Challenge_Atari_Game/

El que faltaba

Me da un poco de verguenza contarlo. Es algo relacionado con uno de mis juegos preferidos de Commodore 64. Aunque, quizás, deba decir EL juego preferido.

Se trata del Stealth, un shoot’em-up 3D de 1984, de la empresa Broderbund Software. En el juego, debemos abrirnos paso yendo con nuestro avión a baja altura, en una ruta plagada de tanques, radares, naves, volcanes, campos de energía negativa y positiva, para llegar a una torre al final del camino y destruirla.

Lo vergonzoso es que, siendo tan fanático del Stealth como digo serlo, no contaba con una copia desde los 16 años (aprox). Es decir, luego de estar unos 20 años sin la cassette, sin el diskette y ni la imagen binaria para usarla con un emulador, hace poquitos días corregí la situación.

En lugar de revisar mis links guardados en DEL.ICIO.US, recurrí a Google y terminé parando en un sitio bastante completito llamado The Old Computer.com.

No sólo encontré centenares de juegos para Commodore 64, sino también para Commodore Plus/4 (tantos como de C64!), VIC-20, Spectrum (M-U-C-H-I-S-I-M-O-S) y MSX (pocos). Y aunque no me llamaron la atención, también encontré roms de consolas como Sega Megadrive, Nintendo 64, Coleco Vision, Atari 2600, 5200, etc, etc.

Se me ocurrió bajar la mayor cantidad de cosas, relativas a home computers. Y si podía, todo. Pero la interface del sitio no facilita la tarea; porque está más orientada a elegir descargas individuales.

Pero con un poco de ingenio, otro de Copy & Paste y una planilla de cálculos, pude reconstruir los paths a cada uno de los juegos y así pude armar unas listas de URLs.
Palo y a la bolsa, digo, Flashget (o GetRight o cualquier otro gestor de descarga) y a la bolsa! El gestor de descarga hizo muy bien su tarea.

Finalmente, entre toda la masa de juegos, encontré el preciado Stealth. Y como esto me puso de muy buen humor, voy a compartir las listas para facilitar las descargas y así, de paso, complementar el post Cómo tener varias home computers y no morir en el intento

Y si me disculpan, tengo que llegar al final del camino en el Stealth…

Cómo tener varias home computers y no morir en el intento

Se me ocurre que algunos lectores de este blog usaron o conservan y usan alguna de las computadoras que mencioné.

Se me ocurre que otros quizás la regalaron, la tiraron o simplemente no tuvieron. Se me ocurre que en este grupo, están los que andan con ganas de ver o de volver a experimentar como era trabajar sin disco rígido, ni lectora de CD, ni lectora de DVD, ni pendrive USB. Ah, y me olvidaba de los diskettes.

Bueno, cómo hacemos para volver, aunque sea por un rato, a este pasado que todavía está presente?
Nuevamente, se me ocurren:
a) Juntamos unos mangos -muchos quizás- y compramos, si tenemos suerte y conseguimos en los sitios web de subastas, la computadoras que más nos gustaría tener de ese mundito de 8 bits.

b) Recurrimos a software emuladores de home computer.

Algo me dice que para estos casos, b) es mucho más práctico. Así que voy a hablar de emuladores. Ah, sí. Un momentito. Qué es un emulador?

Es un programa que modela con cierto grado de fidelidad, las características de una determinada plataforma de hardware para que puedan operar los programas originalmente escritos. Para construir un emulador, en primer lugar, se debe contar con conocimiento de la arquitectura de la compu a imitar, porque es necesario modelar el microprocesador con sus instrucciones, los modos de direccionamientos, mapas de memoria, los chips particulares -audio, video, por ejemplo-, acceso a periféricos, etc.
Como resultado, el emulador “transformará” a nuestra PC, en una de las home computers (o consolas de videojuegos) para empezar a utilizar sus programas. Bah….seamos francos: para usar sus juegos.
Y qué máquinas de 8 bits podemos emular hoy día con nuestra PC? Para empezar las más conocidas en el país, como cuento en esta lista:
Commodore: El más conocido y más usado, es el VICE . No sólo emula Commodore 64, sino que hace lo propio con Commodore 128 y la desafortunada línea 264 -Commodore 16Plus/4 y 116-. También puede emular dispositivos como joysticks, mouse, disketteras, datasettes e interfaces varias. Incluso se puede definir la “presencia” de una placa ethernet que, en teoría si se configura bien, se puede utilizar con el sistema operativo Contiki y así tener acceso a la web desde nuestra virtual Commodore 64.
Spectrum: Aquí el clásico se llama Speccy. Imita a los modelos de 16kb48kb, la 128 y la línea producida por Amstrad+2 y +3.
Sinclair: Sí, ya sé que la Spectrum también es Sinclair. Pero hice esta distinción para presentar a este emulador bastante completo llamado EightyOne que, en principio, emula toda la línea chica de Sir Clive y sus clones: ZX80ZX81TS-1000TS-1500. También, para mi sorpresa, encontré que soporta a las brasileñas TK-85 Ringo. Y para mayor sorpresa aún, emula a la inglesa Jupiter Ace, un derivado de la ZX81, que contaba con lenguaje de programación Forth. Y claro, como no podía quedar afuera, el EightyOne actúa bastante bien de Spectrum y todas sus variantes; incluidas las desarrolladas por Amstrad.
MSX: Fue el primero que encontré y mi intuición me dijo que era el más completo. Se trata de BlueMSX , que cuenta con capacidad de imitar a las máquinas de las especificaciones MSX-1MSX-2 y los modelos prácticamente desconocidos Turbo-R. De más está decir que es posible imitar el comportamiento de unidades de diskette, reproductor de cassette y otra interfaces.

TI99/4A: Aquí tengo dos referentes, de los que no me queda claro si hay alguno mejor que otro. Por un lado el Win99/a4 y por otro Classic99. Me parece que el primero es más flexible, pero el segundo tiene una interface más sencilla -aunque no tan flexible, en varios casos tuve que tocar el archivo de configuración a mano-. De todos modos, los dos pueden imitar el uso de cassettes, cartridges, diskettes, el sintetizador de voz y algunos dispositivos que había en la Caja de Periféricos de las TI.

Atari 800XL/130XE: Es una deuda que tengo en este blog. Aún no hablé de esta máquina. En realidad, recién hace algunos años que pude ver -y manejar- en vivo y directo una Atari 800XL. No obstante, conocía un par de emuladores. El primero corre sobre DOS Linux, es OpenSource y se llama Atari800. El segundo tiene una interface más completa y corre únicamente en Windows; es el AtariWin800 Plus. Ambos programas, imitan a los modelo 800800XL1200XL 130XE de Atari, junto con los periféricos de almacenamiento.


Todos estos programas son freeware. En algunos casos hay que bajar del mismo sitio los paquetes con las ROM correspondientes. Todos corren en Windows y algunos tienen sus versiones para Linux, e incluso para consolas de juego como la Sony PSP.

Pero ahora aparecen dos interrogantes. El primero: cómo se carga un juego con diskettera emulada? La respuesta es que el emulador, desde su interface, permite seleccionar un archivo de “imagen”, que consiste en una representación del contenido de un diskette o de un programa en cinta o cartridge, para que sea cargado desde determinado periférico. El resto, es traerlo a memoria tal como si fuera una computadora real.

El segundo interrogante. Y estas imágenes de dónde se obtienen? Y la respuesta es que hay que buscar en la web. Porque si bien se pueden descargar muchas, otras tantas están vedadas por leyes de copyright. De todos modos, aquí muestro algunas direcciones:

Commodore: http://www.c64.com/
   Spectrum: http://www.worldofspectrum.org/games/index.html
          MSX: http://dynamo.geol.msu.ru/msx/
     TI99/4A: http://www.ricks-graphics.co.uk/area99/emulate.htm
         Atari: http://www.atari800.net/

Por último, vuelvo a remarcar que estos emuladores que presenté, sólo corresponden a un grupo muy pequeño de máquinas de 8 bits. Y este grupo es casi minúsculo. Pero por otro lado, existe un programa llamado MESS, que permite la emulación de un batallón de computadoras de 8 y de 16 bits. El principal problema es que hay que encontrar las ROMS de cada modelo -algo que es mucho más difícil que encontrar juegos- para que cada máquina pueda funcionar. El segundo problema es que, al ser un programa de emulación universal, no está tan optimizado y el grado de emulación, para cada máquina, no es tan alto como puede ocurrir con un programa dedicado.

Las teclas azules

Hacía más de dos meses que estaban saliendo. Nuevamente, se encontraron en La Casona, de Corrientes y Maipú, y esta vez pidieron una picada.

Hablaron de muchos temas, como siempre. Roberto, volvió a mencionar ese hobby extraño. Ese de coleccionar computadoras antiguas. De esas que había en el mercado cuando tenía unos trece años.

Verónica no estaba muy enganchada con el tema. Pero estaba fascinada con Roberto. Para no dejarlo solo, metió un bocadillo.

- Sí, sí… ya me acuerdo. Yo veía la propaganda en la revista Billiken -comentó Verónica, que era tres años más chica que su novio-. Yo tampoco la tuve y no la pude usar ni en la escuela, porque había Commodore. Pero me acuerdo que lo que a mí me gustaba más de esa computadora, eran esas teclas azules grandotas.

-De la Commodore?? -saltó Roberto.

-No!!!, pero de qué estamos hablando? De la Talent, Robert! -remató Verónica.


Con este diálogo, real en esencia, al igual que la pareja (también en esencia), los chicos se situaban alrededor de 1986 y se referían a la Talent DPC-200, la representante más conocida en Argentina del mundo MSX.

Dije mundo? Sí, y se componía de máquinas de distintos fabricantes que implementaban una especificación de hardware y software. Es decir, se adherian a una norma. A la norma MSX.

La idea de definir esta especificación, estuvo inspirada por los éxitos de la norma de video VHS y del MS-DOS, rápidamente difundido.

Si pudieramos viajar a Japón, cerca de 1983, podríamos ver a Kazuhiko Nishi pariendo su idea, desde su empresa ASCII Corp. Este buen hombre contaba con el apoyo fundamental de Bill Gates -de hecho, Nishi era representande de Microsoft en Oriente-, que auguró un buen futuro para la norma.

Ahhh, listo. De ahí deriva la sigla MSX, ahi está la influencia del Gates. Esto es lo que muchos pensarán. Y no. La verdad es que hay varios significados, pero según una entrevista al propio Kazuhiko, la sigla significa Machines with Software eXchangeability.

Donde sí se podía apreciar la influencia del jefe de Microsoft, es en el lenguaje MSX Basic, compatible con la versión de PC, GW-Basic. También en su sistema operativo, MSX-DOS, que podía leer y escribir los diskettes de una PC con MS-DOS. De todos modos, la esencia del hardware de la máquina fue obtenida de la americana Spectravideo SVI-318. De hecho, salvo por algunas cuestiones internas, era un MSX.

Para que una computadora fuese MSX, debía tener lo que se muestra a continuación. La lista no es exahustiva, pero es lo más importante:

  • Microprocesador Z80
  • Chip de video TMS9918
  • Chip de sonido AY-3-8910
  • 32Kb de ROM con MS Basic 1.0 y BIOS de MSX-DOS 1.0
  • 8Kb de RAM, al menos
  • 256×192 pixel en modo gráfico
  • 16 colores
  • Sprites
  • Slot de cartridge
  • Conector Paralelo de impresora
  • Conectores de joystick
  • Salida para televisor
  • Salida para monitor
  • Salida para datasette

Aunque los fabricantes debían respetar esta lista, tenían la libertad de agregar características particulares a su modelo. Por ejemplo, más memoria RAM, slots adicionales de cartridges, unidades de diskette incorporadas. Y cualquier otra cosa que se les pudiera ocurrir.

MSX venía bien en materia de aceptación en Oriente, pero cuando todo parecía indicar que entrarían con fuerza en USA, los japoneses se detuvieron. Prefirieron ignorar este mercado y, así, perdieron la oportunidad de darle un impulso decisivo a la norma. Desconozco las razones detrás de esta decisión. Pero se me ocurre que una señal de que no serían bienvenidos, la dio Gates cuando le soltó la mano a Nishi. Entre otras cosas, parece que tuvo un cambio de opinión en cuanto a apoyar un standard: no sea cosa que varios fabricantes pudieran ganarle, eventualmente, terreno a la pujante Microsoft.

Y volviendo a la Argentina, como su llegada había sido algo tardía, no contaba con la cantidad de fanáticos como lo tenían las Spectrum y las Commodore. Sin embargo, se usó en escuelas primarias, secundarias y universidades, como la del Salvador. Por ese entonces, la enseñanza del Logo estaba de moda en algunos colegios y estas máquinas eran ideales para esta tarea. Además, la compatibilidad parcial con MS-DOS y los compiladores de distintos lenguajes, también la convertían en una herramienta apropiada para aprender programación avanzada.

Recuerdo también que el Banco del Buen Ayre financiaba la compra del equipo, con unidad de diskette y modem, con el atractivo adicional de poder consultar on-line, el estado de las cuentas en dicho banco. Todo un adelanto en materia de homebanking en el país, considerando que estábamos en 1986!

La DPC-200 era fabricada en San Luis -ensamblada en realidad-, por Telemática S.A., una subsidiaria de Talent S.A. Pero no fue el único modelo que fabricó. En 1988 hizo lo propio con la TPC-310, basada en la revisión de la norma conocida como MSX-2.

Al igual que Roberto y Verónica, tampoco tuve ni manejé esta máquina. Apenas vi propagandas en la K64 y lo más cerca que estuve, fue en la casa de un amigo de la escuela secundaria, el Beto que tenía la DPC-200 con disketera de 5.25″ Y por supuesto, varios diskettes con juegos, como el Mappy, City Connection y Exerion.

Y antes de terminar, les quería comentar dos cositas. Por un lado, que la Talent no fue la única “MSX” Argentina, sino que tenía una competidora directa, menos popular llamada SVI-Spectravideo 728 y el modelo portatil, con unidad de diskette de 3.4″, SVI-738. Pero también algunas brasileñas como las Gradiente Expert y las Sharp Hotbit. Resulta que nuestros amigos brasileños, se habían enamorado perdidamente de las MSX. Fabricaron sus propios modelos, que desplazaron a las TK en los hogares y se instalaron en algunas dependencias estatales.


Lo segundo que tenía para contarles, es que uno de los mozos de ese bar donde estaban comiendo la picada Roberto y Verónica, me chusmeó que la conversación la terminó ella de manera abrupta. Porque pagaron y desaparecieron. Ella dijo:

-Que tonto, Robert! Como voy a hablar de la Commodore!…. Che…. Robert…no sé….no te gustaría, mejor, contarme un poquito más de las MSX en un lugar más cómodo?


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog