La familia no se elige, Barbie

La muñeca Barbie fue creada por la esposa de uno de los dueños de Mattel, Ruth Handler y presentada al público en la feria internacional del juguete de New York el 9 de Marzo de 1959, convirtiéndose en poco tiempo en un modelo ideal y símbolo -exagerado- de la perfección a conseguir, por varias generaciones de niñas que vieron reflejados los cambios culturales y sociales de distintas época en ropa, peinados, profesiones y hasta razas, que los distintos modelos de la muñeca fueron adoptando. No queda del todo claro, pero se dice que si se pusiesen todas las muñecas desde la creación hasta el primer lustro del nuevo milenio, tomadas de la mano, podrían dar al menos una vuelta a la tierra.

La familia de productos de Mattel es impresionante por dónde se la mire, prácticamente todos hemos jugado con alguno de sus juguetes. Nombraré algunas marcas y personajes sólo para tener una leve idea abarcadora: Matchbox, Fisher-Price, Hot-Wheels, He-Man, muñecas Bratz Monster High, Playmobil, Tyco, UNO, Max Steel y un largo etc. Pero sin duda, el miembro más prominente, la insignia de la firma es Barbie. Pero como en toda familia numerosa, siempre está aquel distinguido por cualidades opuestas a las de sus miembros más destacados. Es ese tío que en las fiestas se excede por varias copitas o aquel cuñado que aún no tenemos idea de porqué está junto a nuestra hermana. En fin, esta mancha para la familia Mattel, ésta verguenza de Barbie, es sin duda la computadora Aquarius.

Su apariencia más cercana a un zapato ortopédico que a una computadora de los ‘80, resultó un preludio de una corta vida rodeada por críticas desfavorables, como las efectuadas por David Ahl, de la revista Creative Computing en junio de 1983: “Es una máquina tan cursi, que debería venderse con guantes para poder usarse” y por   diseñador gráfico de Mattel,  Bob Del Principe, que refiriéndose a las capacidades gráficas de la máquina, propuso el slogan: “Aquarius – El sistema de los ‘70”.

La historia de Aquarius comenzó en 1981, cuando Mattel tenía planeado usar su muy bien vendida consola Intellivision, técnicamente muy superior a la competidora Atari 2600, como plataforma para ingresar en el mercado de las computadoras hogareñas gracias a las capacidades de expansión planificadas y prometidas -teclado, memoria, segundo microprocesador, unidad de almacenamiento externa, etc-. El primer y principal periférico consistía en un teclado para convertir a la consola en una computadora convencional, pero los costos fuera de presupuesto y algunas dificultades técnicas empezaron a demorar la aparición. Estas dificultades no impidieron a Mattel intoducir al mercado algunas unidades del teclado sin funcionar y otras en estado de prueba, por lo que la FTC -Federal Trade Commision- inició una investigación por fraude de parte de Mattel.
El resultado de la pesquiza terminó en una intimación de pago a Mattel una multa de diez mil dólares por cada mes transcurrido hasta la aparición del teclado. Sin embargo, la empresa contaba con un plan alternativo, consistente en un teclado reducido que incorporaba un intérprete Basic y 2Kb de RAM con el que pudo salir de la situación e intentó que la Intellivision fuese aceptada, al menos, con fines didácticos en los hogares. Cuándo el nuevo conjunto compuesto por la Intellivision y el teclado fueron presentados en Enero de 1983 durante la CES -Cosumer Electronics Show-, Mattel comprendió que el momento de las consolas había terminado a manos de las nuevas computadoras hogareñas como Commodore, Texas Instruments, y Atari.

Mattel recurrió a un proveedor de hardware de Intellivision en Taiwan, Radolfin, que contaba con dos prototipos de computadoras listas para salir al mercado, pero que como carecían de una estratégia de marketing, internamente se las conocía como Checkers y Chess -Damas y Ajedrez- . Con un contrato establecido entre ambas empresas, la primera de las computadoras fue presentada al mercado de Estados Unidos el 10 de Junio de 1983 con el nombre Aquarius, con un costo de 160 dólares. La máquina contaba con un microprocesador Z80, 4Kb de RAM, 8Kb de ROM con un intérprete Basic de Microsoft, un generador de audio de una voz, pantalla de 40 x 24 caracteres con 16 colores, modulador de RF incorporado con salida de audio, entrada para grabador de cassettes y un puerto de expansión y un teclado de chiclet de 48 teclas. Entre los periféricos, se encontraba un expansor que permitía conectar joysticks y dos cartridges de programas -generalmente se vendía junto a la computadora-, un grabador de cassettes, una impresora térmica, un adaptador para un sintetizador de sonido de tres voces, expansiones de memoria a 16Kb y 32Kb, un modem de 300bps y una unidad de disco que quedó en promesa. Al momento de su aparición, se anunció la pronta disponibilidad de treinta programas – entre juegos y aplicaciones – para la Aquarius, pero sólo se editaron veintiuno en formato de cartridge. La nueva máquina distaba mucho de la Intellivision. Su principal punto débil era la carencia de un método de definición de gráficos, teniendo como única alternativa la utilización de caracteres gráficos predefinidos que podían ser combinados en juegos y aplicaciones. Su memoria nativa de 4Kb prácticamente se evaporaba al encendender la máquina quedando únicamente 1.7Kb para programar con un intérprete Basic que carecía de comandos para controlar los colores en pantalla, debiendo el usuario acceder a la porción de memoria reservada para video mediante los instrucciones PEEK y POKE para establecer ya sea colores o para situar caracteres gráficos. El editor tampoco facilitaba la corrección de programas al carecer de facilidades de corrección de líneas de código, siendo el único camino la reescritura de la líneas completas.

Una Aquarius con datassette y manuales. Esta máquina fue comercializada por Radolfin, dado que no cuenta con el logo "Mattel" cerca de la marca.

Una Aquarius con el Data Recorder -grabador de cassettes- y manuales. Como curiosidad, esta máquina procede de Estados Unidos, pero se deduce que fue comercializada por Radolfin debido a que carece del logo "Mattel Electronics" sobre la marca, como lo tienen los manuales y el grabador.

Sensiblemente de menor costo que una Commodore VIC-20, Aquarius no lograba convencer por las razones expuestas. Sólo por dar un ejemplo, en Inglaterra, la computadora con una expansión de memoria de 16Kb, valía prácticamente lo mismo que la ZX Spectrum de 16kb -99 libras-, una máquina con varios periféricos de terceros y una importante biblioteca de software que no podía ser comparada con la mínima colección de títulos de Aquarius que parecía seguir la filosofía cerrada de Texas Instruments TI-99/4a, con hardware exclusivamente desarrollado por la empresa y software casi exclusivamente en cartridge que le brindaba un aire de “máquina de cartuchos” en lugar de “máquina programable”

Las Barbies intentando llevar la contabilidad de sus ingresos con la Aquarius.

Las Barbies probando el funcionamiento de Aquarius

En Octubre de 1983, tras cuatro meses de escasas ventas y pérdidas reportadas por la división electrónica en Julio del mismo año por 166 millones de dólares, Mattel discontinuó la producción de la Aquarius y negoció la devolución de los derechos de comercialización y producción a la Radolfin. En Enero de 1984, mientras la división electrónica de Mattel cerraba definitivamente, Radolfin presentaba en la CES la nueva Aquarius II con apenas algunas diferencias respecto a su predecesora -un teclado mecánico y 20Kb de RAM-. Aunque la computadora no fue comercializada, algunas unidades fueron distribuidas puntualmente durante la exposición. Pero detengámonos aquí; quedémonos con la historia de la primera Aquarius, que hoy es una pieza de colección bastante interesante debido a sus características de antihéroe de las home computers que es este pariente de Barbie de origen oriental, un tanto pretencioso que apareció tan rápido como se fue y que con su estilo anacrónico y limitado hizo muy poco para dejar bien parada a la familia Mattel. Ánimo Barbie, que a vos te fue muy bien; y recordá que la familia no se elige


Escribí tu comentario

, , Tod Carson dijo

Una Aquarius con el Data Recorder -grabador de cassettes- y manuales. Como curiosidad, esta máquina procede de Estados Unidos, pero se deduce que fue comercializada por Radolfin debido a que carece del logo “Mattel Electronics” sobre la marca, como lo tienen los manuales y el grabador.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog