Posts etiquetados como ‘abejas’

La población de abejas productoras de miel está descendiendo dramáticamente …

… debido, principalmente, a la pérdida de diversidad de plantas. Así lo asegura un estudio francés que esta semana publica Biology Letters y que recoge la BBC. Los científicos descubrieron que las abejas que se alimentan del polen que producen varios tipos de plantas presentan un sistema inmune más fuerte que aquellas que se alimentan de una sola especie. Las abejas necesitan tener un buen sistema inmune para esterilizar la comida para su colonia.

Otra investigación concluyó que tanto las abejas como algunas flores salvajes están reduciendo su población a pasos agigantados. Y hace dos años, otro estudio liderado por científicos británicos y holandeses alertó de que la diversidad de abejas y de otros insectos estaba decreciendo a medida que se reducía la diversidad de plantas de las que se alimentaban.

Evitar infecciones en su colmena: Ahora, el equipo liderado por Cedric Alaux en el Instituto nacional para la investigación agrícola de Francia, en Avignon, muestra un posible vínculo entre la variedad de la dieta de las abejas y la fortaleza de su sistema inmune.

Los insectos que se nutrían con una mezcla de cinco tipos diferentes de polen tenían niveles más altos de glucosa oxidasa (GOX) que las abejas que comían polen de un único tipo de flor, incluso si ésta tenía un contenido proteico mayor.

Las abejas producen glucosa oxidasa para proteger la miel y la comida de las larvas de de microbios. Así, protegen a su colonia de posibles infecciones.
Importantes pérdidas económicas

Por otro lado, un estudio de la Universidad de Reading sugiere que la población de abejas en el Reino Unido está disminuyendo dos veces más rápido que en el resto de Europa.

En EEUU el problema es incluso más grave. Allí, colonias enteras han desaparecido. Las consecuencias para la economía son evidentes por lo que tanto el Gobierno británico como el estadounidense han comenzado a invertir en investigación para averiguar a qué se debe.

En EEUU la pérdida de abejas se ha detectado en colmenas que son transportadas a diversas zonas del país para polinizar importantes cosechas. Por ejemplo, las llevan a una plantación de almendros, donde sólo disponen de un tipo de polen. Además, en EEUU el problema podría deberse también a una pérdida de diversidad de las abejas.

En Francia, el Gobierno ha puesto en marcha un proyecto para sembrar flores en un intento de parar el declive de sus abejas.

Fecha : 21.01.2010
Fuente: Agromeat

El Potencial de las Abejas Nativas Sin Aguijón (Apidae: Meliponinae) en los Sistemas Agroforestales

Msc. Ingrid Aguilar Monge

Centro de Investigaciones Apícolas Tropicales, Universidad Nacional. Heredia.
PoBox. 475-3000 Heredia Costa Rica.
E-,mail: iaguilar@una.ac.cr

Sin lugar a duda los bosques cumplen una función importante, pues brindan el hábitat a un gran número de plantas y animales, no podemos dejar de lado su función en la prevención de la erosión del suelo, el control de innundaciones, almacenamiento y reciclaje de nutrientes. Por otro lado, la sobreexplotación de los árboles y de los bosques ha provocado la disminución en el número de colonias de abejas (todas las especies) siendo este uno de los muchos efectos negativos de la degradación de nuestro entorno ( Kearns et al., 1998 ). Las poblaciones de abejas sin aguijón (abejas nativas de los trópicos y subtrópicos), por ejemplo, se han visto reducidas por la ausencia de vegetación (I. Aguilar y S. Berrocal, Sin Pub.), por tanto la deforestación se ve como una amenaza al papel que las abejas ejercen en la polinización de las plantas con flor.

En la actualidad se trata de combinar el manejo del bosque con las abejas, de tal manera que las abejas obtengan alimento y protección, mientras que los árboles aseguran su polinización y como consecuencia, la producción de semillas viables y sanas para la futura regeneración del bosque (Svensson, 1991). En forma muy positiva los projectos de agroforestería se están tratando de implementar con programas de reforestación en donde se siembran árboles de diferentes especies (Méndez, 1999). Este cambio de actitud favorece la diversidad floral dentro del rango de vuelo de las abejas. Recordemos que el rango de vuelo de las abejas sin aguijón es por lo general entre los 600 y 2400 m (Biesmeijer, 1997) y que los remanentes del bosque entre estas distancias y los cultivos pueden proveer de adecuadas poblaciones de abejas (Heard, 1999) y que las abejas producen más miel bajo condiciones de balance ecológico y multifloral ( Hill and Webster, 1995), además los parches pequeños con florecillas atraen y mantienen esas poblaciones de polinizadores brindándoles alimento.

Qué tipo de abejas se han aprovechado para implementar programas de agroforestería?

Las abejas melíferas (Apis mellifera ) se han combinado fácilmente con la reforestación para aprovechar la tierra que no es apta para la agricultura. Esto ha sido posible ya que las colmenas requieren de poco espacio y el trabajo del agricultor puede ser y es una alternativa complementaria con otras labores del agricultor. Además el sistema agroforestal se puede combinar con la apicultura para obtener miel y otros productos. De hecho, en las áreas tropicales y subdesarrolladas los proyectos que han surgido para integrar las abejas y el bosque han sido con la abeja melífera (Svensson, 1991). Sin embargo, en Latinoamérica con la introducción de la abeja africanizada ésta combinación sería una práctica difícil, en el sentido de que el costo para el manejo de apiarios sería muy alto, por lo tanto las abejas sin aguijón serían una buena opción. Actualmente en Latinoamérica no hay reportados proyectos agroforestales, en los cuales se incluyan las abejas sin aguijón como parte de los mismos.

La investigación para introducir polinizadores, diferentes a la abeja melífera, en la polinización de cultivos tiene historia, pero no es sino hasta hace poco tiempo que ha adquirido más importancia. En los Estados Unidos de Norteamérica alrededor de 50 especies de abejas solitarias nativas han sido cultivadas experimentalmente o comercialmente para la polinización de cultivos. Las abejas sin aguijón, casi en forma experimental, se están utilizando para la polinización de cultivos de importancia económica y bajo condiciones de invernaderos : en Japón, Nannotrigona testaceicornis para polinizar la fresa, en Costa Rica T. angustula para polinizar la Salvia farinacea, en México Partamona bilienata para polinizar Cucurbitáceas y en Australia se han utilizado especies de Trigonas para polinizar la Macadamia.

Importancia de las abejas sin aguijón y su potencial en sistemas agroforestales

Las abejas sin aguijón, junto con las abejas melíferas, poseen una organización social muy desarrollada ya que viven en colonias permanentes y se multiplican a través de enjambres. Las abejas sin aguijón se presentan en las regiones tropicales y subtropicales de todos los continentes, de ellas se conocen cerca de 400 especies (50 géneros) de las cuales más de 300 especies están en América (Velthuis, 1997).

Las colonias de varias especies de abejas sin aguijón han sido domesticadas en América Latina desde tiempos precolombinos y actualmente se cultivan ( meliponicultura ) con mayor intensidad en México y en Brazil. En estos países se multiplican principalmente Melipona beecheii, T. (Tetragonisca) angustula , M. scutellaris y M. compressipes. y el género Scaptotrigona spp. actualmente esta tomando mucha importancia. Hoy en día en el Continente Americano unas 14 especies de Melipona y unas 21 especies deTrigona son manejadas tradicionalmente por los campesinos.

El potencial de las abejas sin aguijón en los sistemas agroforestales radica principalmente en su función como polinizadores. Ellas colectan como fuente de energía y proteínas el néctar y polen de las flores. Cerca de la mitad, de las 1000 especies de plantas que son cultivadas en los trópicos para alimento, producción de especias y medicinas, son polinizadas por abejas. Alrededor de la mitad (250) están adaptadas para ser polinizadas por abejas sin aguijón (Heard, 1999), por ejemplo, en la macadamia, el chayote, el coco, el achiote, la cebolla, la guava, el pejibaye, el tamarindo, el aguacate y los cítricos.

Las abejas sin aguijón poseen muchas características que realzan su importancia como polinizadores y eventualmente para su utilización en programas forestales. Sus características sociales ( perennes, constancia floral, capacidad de reclutamiento, fácil manejo etc.) se ajustan para ser polinizadores. Sin embargo, una limitante para su dispersión, es la falta de disponibilidad de gran número de colonias y falta de conocimiento sobre la necesidad de polinización y de cuáles son los polinizadores más importantes de los cultivos tropicales.

Las actividades humanas tal como la fragmentación del hábitat y otros cambios ocasionados por el uso de la tierra, agricultura, plaguicidas e introducción de especies no nativas han provocado el deterioro de la frágil relación entre polinizadores y los bosques. El aislamiento espacial provocado por esta fragmentación se incrementa, más que el rango de forrageo de los polinizadores, causando una gran reducción en la polinización ( Kearns et al., 1998 ). Por ejemplo los cultivos a gran escala en un momento dado significaron la pérdida del hábitat de potenciales polinizadores silvestres, sin embargo no quiere decir que dichos polinizadores ya no se requieran, todo lo contrario, con un nivel de producción a gran escala los polinizadores son económicamente más importantes. Incluso en sistemas naturales la función polinizadora de las abejas sin aguijón se ha estimado en un 30-50% de todas las plantas al menos en las tierras bajas de América Tropical (Biesmejer, 1997).

Otras ventajas de las abejas sin aguijón es que ellas colectan y utilizan gran cantidad de polen y néctar a través de todo el año, de tal forma que numerosas flores pueden ser visitadas y polinizadas; por otro lado, sus colonias pueden ser fácilmente manipuladas con un bajo costo y otros productos de la colonia tal como la cera y la miel pueden ser utilizados.

En resumen, combinando el manejo de las abejas y del bosque se provee protección y alimento a las abejas mientras que éstas realizan la polinización de sus flores, asegurando una producción de semillas saludables las cuales serán utilizadas para la misma regeneración del bosque.

Como mencionamos anteriormente, el potencial de las abejas sin aguijón se encuentra fundamentalmente en su función como polinizadores, también podemos mencionar la integración de la crianza de éstas abejas (meliponicultura) en la agroforestería como una opción económica. La meliponicultura en Centroamérica y México es muy común, sin embargo se caracteriza por ser una práctica que se lleva a cabo a pequeña escala y en forma muy tradicional, esto quiere decir sin una tecnología avanzada. Esto último, lejos de ser una barrera, hace de la meliponicultura una práctica muy conveniente a nivel de grupos con pocos recursos económicos, por otro lado, sus mieles son preferidas a nivel local pues poseen propiedades medicinales (Arce y van Veen, 1995).

Conclusiones

  1. El valor económico de la polinización deja claro que la conservación de los polinizadores y los sistemas naturales son de suma importancia (Buchmann y Nabhan, 1996).

  2. El valor de las abejas sin aguijón radica principalmente en que son un elemento importante en la conservación de los bosques por su función como polinizadores de las plantas con flor (Heard, 1999). Sin embargo, aún se debe investigar el potencial que tienen las especies vegetales exóticas y nativas como productoras de néctar. Se debe identificar los árboles de interés para la abejas y sus respectivas prácticas de cultivo para uso en actividades agroforestales en comunidades rurales.

  3. 3-Debemos cuantificar el valor económico de la abejas en comparación con otras actividades del bosque y el valor de la polinización entomófila en la producción de semillas, polinización de cultivos y regeneración del bosque.

  4. 4-La siembra de árboles y la meliponicultura se pueden combinar pues ambos son fáctibles en terrenos irregulares o difíciles para la agricultura. Es una práctica que no interfiere con las otras tareas que se realizan en una finca y las colmenas requieren de poco espacio.

  5. Necesitamos un conocimiento exhaustivo de la historia natural de las plantas y sus polinizadores, así como la recopilación de la información, que ya existe para la aplicación en la conservación y restauración de los bosques e implementación de estragias de manejo.

  6. La pérdida de polinizadores nativos, como las abejas sin aguijón, se está incrementando por la pérdida de la vegetación nativa, especialmente porque no tienen lugares para anidar. Aunque las abejas melíferas han sido por mucho consideradas los polinizadores más importantes en los cultivos, los polinizadores nativos, como las abejas sin aguijón, deben ser utilizados y manejados para brindar servicios de polinización a quienes lo requieren.

  7. 7-En la agroforestería cuyo propósito entre otros, es sembrar árboles, puede sin lugar a duda, ser diseñado para favorecer a las abejas nativas sin aguijón con alimento y protección para sus nidos.

Para ver el artículo completo visitar: http://www.fao.org/ag/aga/agap/frg/afris/espanol/document/agrof99/aguilari.htm

Producir miel en la ciudad

La apicultura urbana se extiende en varios países como afición ecológica para recuperar a las abejas, en gran retroceso, y disfrutar de su manjar. Miel de fabricación casera… y urbana. Cada vez más consumidores empiezan a ubicar colmenas en distintas ciudades de Reino Unido, EE.UU., Francia o Alemania. Lugares como la Casa Blanca o la Ópera de París o famosos como Scarlett Johansson se han unido a esta moda. Los seguidores de la apicultura urbana pretenden recuperar a estos animales, claves en el equilibrio natural y en peligro de desaparición, y disfrutar de su dulce manjar. Algunos expertos aseguran incluso que la miel producida en las ciudades es más sana que la del campo.


- Imagen: Todd Huffman -

Lo mejor del campo en plena ciudad. A la tendencia de cultivar huertos o tapizar con un manto vegetal los tejados o las fachadas de los edificios, se une ahora la apicultura urbana. Sus seguidores defienden varias razones. Una de ellas es su preocupación por estos animales: en los últimos años han sufrido una drástica disminución provocada de forma directa e indirecta por el ser humano, como el excesivo uso de pesticidas, la fragmentación del hábitat, las enfermedades, la introducción de especies exóticas o el cambio climático.

El fuerte descenso de la producción apícola mundial no es el único motivo de alarma. Sin la polinización llevada a cabo por las abejas, no sería posible la mayoría de los principales cultivos de frutas, hortalizas, vegetales y plantas no cultivadas que impiden la erosión del suelo. Se estima que el 70% de los cultivos mundiales salen adelante gracias a la polinización.

Se estima que el 70% de los cultivos mundiales salen adelante gracias a la polinización

Las consecuencias de la extinción de estos animales serían devastadoras. Pero además, dejarían de producir su propia miel, un delicioso y saludable alimento lleno de importantes propiedades alimenticias. Sin olvidar el aspecto educativo y de concienciación ecológica, sobre todo entre los más pequeños, de cuidar una colmena.

Reino Unido, con un elevado número de ciudadanos que son socios de organizaciones de defensa de los animales, es uno de los países en los que más ha crecido el cultivo urbano de abejas. Desde 2008, la asociación británica de apicultura ha pasado de 3.000 a más de 15.000 socios. Esta expansión no se limita a pequeñas ciudades o pueblos de campo: Londres cuenta con una asociación de apicultores con más de 5.000 miembros, cuyas colmenas pueden verse en distintos puntos de la capital, desde patios a tejados. Por su parte, la ONG conservacionista Natural England ha mostrado un especial interés por generalizar esta práctica entre sus conciudadanos.

Abejas clandestinas


- Imagen: Fran GC -

EE.UU. es otro de los países que no ha podido resistirse a los dulces encantos de la apicultura de ciudad. Cada vez son más los consumidores que se animan a ubicar y mantener una colmena en su jardín o en lugares adyacentes a su casa. Algunos de sus seguidores publican en blogs sus experiencias y fotos, y hay una gran cantidad de recursos de apoyo para empezar y mantener esta afición: una revista especializada, Bee Culture; libros que explican cómo montar y cuidar una colmena en plena urbe, como The Backyard Beekeeper (El apicultor del jardín de casa); o diversos grupos de apicultores urbanos organizados de forma local gracias a Internet. La moda ha tentado incluso a algunos famosos, como la actriz Scarlett Johansson, que recibió de su compañero de profesión Samuel L. Jackson una colmena con abejas como regalo de boda.

Y ello, a pesar de que en algunas ciudades, como Nueva York, la cría de abejas es una actividad ilegal, con multas que pueden llegar a los 2.000 dólares. El Ayuntamiento de la gran manzana aprobó en 1999 una norma que prohibía el mantenimiento de animales “peligrosos”, una lista que incluía cocodrilos, leones, serpientes venenosas… y abejas.

Londres cuenta con una asociación de apicultores con más de 5.000 miembros

No obstante, esta situación podría cambiar en breve. Las razones de los defensores de esta práctica parecen haber convencido a la corporación neoyorquina, que podría excluir a las abejas de dicha prohibición a partir de marzo. También parece haber ayudado la decisión del actual presidente estadounidense de ubicar en los jardines de la Casa Blanca dos colmenas, como muestra de la importancia de estos animales en la naturaleza y la producción de alimentos.

Miel de abejas de hotel

De vuelta a Europa, Francia también apuesta por atraer a las abejas a los entornos urbanos. Un programa de recuperación puesto en marcha hace más de tres años ha supuesto la instalación en París de más de 300 colmenas en todo tipo de lugares, como techos y balcones de casas, parques, centros comerciales o museos. Los visitantes de la Ópera o el Palais Garnier tienen en la búsqueda de estos animales un incentivo turístico más. En el Hotel Eiffel Park, la miel de los desayunos y postres proviene de las tres colmenas de sus instalaciones, que producen unos 150 kilos anuales.


- Imagen: Jon Sullivan -

La Asociación Francesa de Apicultores (UNAF) contribuye a la generalización de esta práctica tanto en la capital como en otras ciudades galas. Los profesionales del sector no consideran en general una competencia desleal a estos aficionados, sino más bien un apoyo para recuperar a estos animales e, incluso, una forma de lograr nuevas vocaciones de este trabajo en declive. En Alemania, varios apicultores también han colaborado para introducir su oficio en ciudades como Frankfurt, Munich o Hamburgo, donde ya viven millones de abejas.

En cuanto a la calidad de esta miel, sus consumidores pueden estar tranquilos. Un estudio de la UNAF asegura que las abejas criadas en ciudades son más sanas y productivas que en el campo. La ausencia de pesticidas y un encadenamiento de la floración más regular explicarían esta conclusión.

En los países en vías de desarrollo, la apicultura urbana puede ser mucho más que una ecológica afición. Así lo han visto en la República Democrática del Congo, que ha iniciado programas para introducir esta práctica en sus ciudades. Sus responsables creen que la miel ayudará a mejorar la alimentación de su población.

En España no hay por el momento iniciativas ciudadanas de apicultura urbana como en los citados países, pero hay algunos casos curiosos de aprovechamiento urbano de las abejas. En Córdoba, su Ayuntamiento ha decidido utilizar estos animales como bioindicadores del nivel de contaminación de esta ciudad.

Consejos para montar una colmena urbana

Los partidarios de la apicultura urbana destacan que no es difícil instalar y mantener una colmena. Ahora bien, recuerdan que, como cualquier otro ser vivo, hay que ser conscientes de que necesitan ciertos cuidados y de que hay que seguir varias recomendaciones. Siempre es adecuado leer alguna guía, contactar con un experto local e informarse en el ayuntamiento o en alguna asociación ecologista próxima sobre la práctica de esta actividad.

Antes de montar nada, es preciso conocer si hay alguna normativa que lo impida y si el vecindario es proclive a ello. La localización de la colmena es otro elemento importante. No es necesario que se encuentre al lado de la casa ni que haya grandes extensiones ajardinadas: las abejas pueden recorrer varios kilómetros en busca del néctar. Y hay que evitar lugares que puedan estar demasiado expuestos a las inclemencias meteorológicas o al vandalismo. Las abejas en sí también se pueden elegir: se recomiendan varias especies, como las italianas, las carniolas o las rusas.

En cuanto a la colmena en sí, se puede fabricar de manera artesanal con diversos materiales incluso reutilizados. El equipamiento es otro aspecto clave. Son imprescindibles una ropa gruesa, un sombrero con mallas cubierto para protegerse de posibles picaduras, y un humidificador para la recolección de la miel. Para las personas poco dadas a las manualidades o que no quieran complicarse, hay colmenas ya fabricadas.

fuente: http://www.consumer.es/web/es/medio_ambiente/urbano/2010/01/18/190512.php

  • Autor: Por ALEX FERNÁNDEZ MUERZA
  • Fecha de publicación: 18 de enero de 2010

Abejas de miel seleccionadas…

Abeja de miel con ácaro varroa. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Los investigadores del ARS han desarrollado abejas de miel que luchan más enérgicamente contra los ácaros varroa, los cuales son parásitos que causan problemas mayores en las colmenas.

Algunas abejas de miel ahora luchan enérgicamente contra los ácaros varroa, gracias a los intentos de científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) de desarrollar abejas que tienen un rasgo genético que les permiten encontrar más fácilmente los ácaros y eliminarlos de su nido de cría.

El ácaro parasítico varroa ataca la abeja de miel, Apis mellifera L., alimentándose en la hemolinfa, la cual es la combinación de sangre y fluido dentro de la abeja. Colonias de abejas de miel pueden ser debilitadas o matadas, dependiendo de la severidad de la infestación por los ácaros. Si tratamiento, la mayoría de colonias infestadas mueren con el tiempo.

La sensibilidad higiénica a varroa (VSH por sus siglas en inglés) es un rasgo genético de las abejas de miel que les permite sacar las pupas infestadas de las celdas operculadas–las crías selladas en las celdas del panal con una capa protectora de cera. Algunas veces las abejas tienen dificultad en encontrar estos ácaros, ya que las plagas atacan las crías en desarrollo mientras todavía están dentro de las celdas operculadas.

Científicos en la Unidad de Investigación de la Crianza, la Genética y la Fisiología de Abejas de Miel mantenido por el ARS en Baton Rouge, Luisiana, han desarrollado abejas de miel que tienen un nivel alto de expresión del rasgo VSH. Abejas de miel son naturalmente higiénicas, y a menudo sacan las crías infestadas de sus nidos. La VSH es una forma específica de limpieza del nido enfocada en sacar las pupas infestadas por los ácaros varroa. Las abejas de miel son bastante agresivas en su persecución de los ácaros. Las abejas se unen, mastican y abren la cubierta de cera, sacan las crías infestadas y los ácaros, y los desechan del nido de la cría.

Vea esta actividad en un vídeo aquí:

http://www.ars.usda.gov/is/br/bees/index.htm

Esta higiene mata las crías débiles del acaro, de este modo reduciendo tremendamente la reproducción total del ácaro femenino. Es posible que el acaro femenino pueda sobrevivir esta experiencia y pueda tratar de reproducir de nuevo en el nido de cría, pero si esto ocurre, ella sufrirá un tratamiento similar otra vez por las abejas.

Para probar la resistencia de las abejas con VHS a los ácaros varroa, los científicos en Baton Rouge realizaron pruebas de campo usando 40 colmenas que tuvieron varios niveles de VSH. El crecimiento de la población de ácaros fue significativamente más bajo en las colonias con VSH y las colonias híbridas, comparadas on las colonias sin VSH. Las colonias híbridas tuvieron solamente la mitad de los genes de VSH normalmente encontrados en las abejas puras de VSH, pero todavía retuvieron una resistencia significativa contra los ácaros varroa. Los científicos también desarrollaron maneras más sencillas que los criadores de abejas pueden usar para medir el nivel del comportamiento de VSH en sus colonias.

Los resultados de esta investigación fueron publicados en las dos revistas ‘Journal of Apicultural Research’ and ‘Bee World‘ (Revista de Investigación Apicultura, y Mundo de Abejas).

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Por Alfredo Flores
10 de septiembre 2009

La importancia de una dieta sana… y las abejas

Secretario de Agricultura Tom Vilsack se juntó hoy con la primera dama estadounidense, Michelle Obama, y un grupo de estudiantes del quinto grado en el Jardín Sur de la Casa Blanca para hablar de la importancia de una dieta sana, la disponibilidad de frutas y verduras producidas localmente, y las abejas.

“Cultivar sus propias frutas y verduras es una de las mejoras maneras de tener alimento sano”, dijo Vilsack. “Trabajar en el jardín es una manera excelente de mantenerse físicamente activo y mantener el cuerpo saludable. Y el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA) está ayudando a las escuelas a asegurar que cada estudiante en EE.UU. recibe un almuerzo sana y nutritiva en la escuela”.

Este julio, el USDA proveerá dos tipos de abejas de miel desarrollados por científicos del USDA para polinizar las plantas en el nuevo jardín de la Casa Blanca. Estas abejas tienen resistencia contra dos tipos de ácaros parásitos perjudiciales. La popularidad de estos dos tipos de abejas resistentes está aumentando rápidamente entre los apicultores.

Abejas de miel son una gran mejora en cualquier jardín, porque aumentan los rendimientos de las plantas, producen miel, y son unas de las criaturas más fascinantes de observar en la naturaleza. Desafortunadamente, los ácaros parásitos causan graves problemas de salud para la mayoría de las variedades de abejas de miel, y muchos apicultores tienen que aplicar pesticidas para combatir los ácaros en las colmenas. Pero estas abejas de miel desarrolladas por el USDA tienen una resistencia natural a los ácaros, y ofrecen una alternativa más natural y más orgánica para el jardín de la Casa Blanca.

Las abejas de miel son imprescindibles a la agricultura estadounidense, y agregan aproximadamente 15 mil millones de dólares de valor a los cultivos estadounidenses, particularmente los cultivos de especialidad tales como almendras y otros frutos secos, bayas, frutas y verduras. En el estado de California, la polinización del cultivo de almendras requiere 1,3 millones de colonias de abejas, o aproximadamente la mitad de todas las abejas de miel en EE.UU., y se proyecta que esta necesidad aumentará a 1,5 millones de colonias por el año 2010.

Científicos con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS), el cual es la agencia principal de investigaciones científicas del USDA, desarrollaron los dos tipos de abejas de miel que resisten los ácaros. Un tipo tiene un nivel alto de resistencia contra el ácaro parásito Varroa destructor, comúnmente conocido como el ácaro varroa. Estas abejas de miel tienen un rasgo llamado “la sensibilidad higiénica a varroa”, el cual causa que las abejas obreras detecten y quiten las abejas infestadas de la colmena, por eso eliminando la necesidad de utilizar productos químicos para ayudar a controlar los ácaros.

El segundo tipo de abeja de miel con resistencia a los ácaros es basado en una raza de abejas de miel de Rusia que tienen una resistencia natural a no sólo los ácaros varroa, sino también a los ácaros traqueales que infestan los tubos traqueales de la respiración de las abejas. Estas abejas también tienen un nivel alto de tolerancia al tiempo frío y requieren menos alimentación artificial que las típicas abejas de miel.

Las abejas rusas fueron llevadas a EE.UU. por Thomas Rinderer, quien es líder de investigación de la Unidad de la Crianza, la Genética y la Fisiología de Abejas de Miel mantenida por el ARS en Baton Rouge, Luisiana. Allí, estudios de estas abejas han estado en curso desde mediados de los años noventa. Rinderer y otros científicos del ARS colaborarán con el personal de la Casa Blanca en la instalación de las abejas de USDA en el jardín de la Casa Blanca.

Durante los últimos ocho años, abejas reinas de ambos tipos para utilización en la crianza han sido lanzadas al sector de la apicultura. En el año 2008, un grupo de criadores llamado la Asociación de Criadores de Abejas Rusas se formó para suministrar las abejas reinas rusas por todo el sector estadounidense de la apicultura, y ahora la demanda sobrepasa la disponibilidad.

Ambos tipos de abejas resistentes a los ácaros son buenos polinizadores y son fáciles de mantener a causa de su robustez, de este modo asegurando el éxito del nuevo jardín de la Casa Blanca.

Fecha de publicación: 13/04/2009

Apicultores urbanos: ¿un pasatiempo clandestino?

Por PIEDAD MARTÍN* (SOITU.ES) / Medioambiente

“Soy una apicultora urbana secreta, una primeriza en criar dos colmenas para producir miel en mi tejado. No tengo miedo de las abejas, pero estoy un poco preocupada por si me descubren mis vecinos“. Así comienza el blog de esta mujer de identidad desconocida que vive en una gran ciudad de los EEUU cuyo nombre tampoco quiere revelar.

Hace un año fue cuando esta estadounidense comenzó su sueño de criar una colmena de abejas en el tejado de su casa para producir miel y su blog nos cuenta todos los detalles de este peculiar entretenimiento. No se trata de ninguna “friki”, os sorprendería saber cuanta miel se produce actualmente en las ciudades del mundo.

En el caso de Francia, hace ya tres años que se desarrolla un programa para recuperar colmenas urbanas. París está poblado por miles de abejas, que han colonizado techos, balcones, parques, teatros, centros comerciales, museos y hoteles. En total, se habla de unas 300 colmenas en la ciudad. Por ejemplo, el Hotel Eiffel Park produce con sus tres colmenas 150 kilos de miel al año, un producto que sus clientes degustan en el desayuno y en deliciosos postres.

El consumidor puede estar tentado a desechar la miel producida en ciudades contaminadas, pero la Asociación Francesa de Apicultores (UNAF) publicó recientemente que las abejas criadas en ciudades son más sanas y más productivas que sus compañeras rurales. “Aunque pueda ser paradójico, las colonias de abejas viven hoy mejor en ciudad por la ausencia de tratamientos fitosanitarios y un encadenamiento de la floración a menudo más regular”, cuenta la UNAF, que fomenta su cultivo urbano (en ciudades como Nantes, París, Lille) para llamar además la atención sobre la cada vez peor situación de estos insectos (ver pdf).

Por su parte, la Asociación de Apicultores de Londres tiene al menos 5.000 miembros registrados que crían abejas en los patios y tejados de esta ciudad. En cambio, los apicultores de Nueva York no son tan afortunados. Como la protagonista del inicio de este artículo, tienen colmenas en la clandestinidad pues la legislación vigente no permite criar en la ciudad “animales salvajes, feroces, peligrosos o inclinados a hacer daño por naturaleza”… incluidas las abejas. Es por eso que pocos apicultores admiten que se dedican a esta dulce actividad. Por eso, y porque la multa es de 2.000 dólares.

En el caso de Alemania, la preocupación no es por los vecinos sino debida a que la población de abejas está disminuyendo. Los expertos ya han determinado que esta reducción puede tener serias consecuencias sobre la producción de frutas si la polinización comienza a fallar. Las abejas pueden viajar kilómetros para buscar el néctar y el polen y, por tanto, no dependen de que tengan flores cerca de donde habitan.

El hotel Paris Rive Gauche cultiva abejas en sus propios tejados

Así que los apicultores de Wiedenhöft han trabajado duro para atraer sangre joven a esta profesión que, de momento, incluye un porcentaje desproporcionadamente alto de personas mayores. Ahora, cientos de miles de abejas están constantemente en los cielos de ciudades como Frankfurt, Múnich y Hamburgo. Esta última tiene al menos 50 millones de abejas en 2.100 colmenas. Sólo la capital alemana tiene unos 500 apicultores.

Pero no sólo es un pasatiempo para ciudades de países desarrollados sino que, por ejemplo, en la República Democrática del Congo se han definido programas de agricultura urbana como una manera de que la población acceda a alimentos frescos y plantas medicinales que fortalezcan su sistema inmunológico. Si la miel, además de rica, resulta interesante por sus propiedades medicinales, más aún en países con pocos recursos económicos.

En España, por otra parte, además de los numerosos casos de colmenas destruidas por los cuerpos de bomberos ante las llamadas de alarmados ciudadanos, el Ayuntamiento de Córdoba ha decidido recientemente utilizar a las abejas como bioindicadores. Los estudios permitirán saber los niveles de contaminación del aire en esta ciudad andaluza, sobre todo, en lo que se refiere a presencia de metales pesados, como el cromo, el plomo y el níquel.

Los apicultores definen su actividad como una experiencia muy positiva. Seguir de cerca el proceso de producción de las abejas tiene muchos alicientes ya que uno aprende de la complejidad de la naturaleza, de la paciencia, del espíritu de trabajo en equipo, de la celebración de la vida… En definitiva, ¡un placer! ¿Os animáis?


*Piedad Martín es especialista en desarrollo y medio ambiente y trabaja en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Colombia. (Las conclusiones y puntos de vista reflejados en este artículo son responsabilidad únicamente de su autor y no representan, comprometen, ni obligan a las instituciones a las que pertenece).