Posts etiquetados como ‘pegones’

NO TODOS SON ASÍ-Ana Isabel espinosa garcía

No cesan las muertes por la violencia de genero ,no nos dejan de llegar las noticias de que hay una victima mas y el número siempre crece, como un río desbordado que nuestra sociedad no fuera capaz de poner freno , porque parece que todo nos da igual, que es una cosa reconocida por todos, ante la que no podemos hacer nada . Todos sabemos que por ahí campan libremente animales de dos patas que andan sueltos sin bozal ni cadena , y con esto parece acabarse el problema, pero no es así, no debería al menos ser así, y de hecho para algunas personas no lo es.

El otro día cuando un animal rabioso intentó matar a su pareja, unos albañiles ,que trabajaban en una obra en la puerta de al lado , salieron a socorrer a la que gritaba por su vida , y mientras uno de ellos llamaba a la ambulancia y se quedaba intentando mantener a la víctima en este lado de la acera ,el otro corría tras el agresor , intentando atraparlo.

Uno hizo todo lo que supo ,por conseguir que la mujer no muriera, intentando taponar , con la aspereza de unas manos, mas acostumbradas al pico y a la pala, la viscosidad de una sangre que brotaba de todas partes.

El otro, sin pensar en el daño que podía causarle ,el que ya había probado el regusto amargo de la sangre ajena ,o quizás pensando en la familia que dejaba en casa ,en su hija pequeña o en la mujer que le había dado a sus hijos , o en la madre que le había parido , fue tras el animal, que huía como la alimaña que era , hasta que lo atrapó.

En otra ciudad, un hijo adolescente, que podía haberse dedicado a escuchar música , mientras se metía cualquier cosa por la nariz, se hartó de que su padre pegara a su madre y se puso delante de ella cuando la iba a rematar y la bala se alojó en su cuerpo , porque no quería que la violencia se perpetuara, quedando enmudecida por el silencio y la pasividad.

Un amigo medió en una discusión de pareja , en la que el tono subido había dado paso a la agresión y en la que la mujer lloraba pidiendo ayuda , mientras arreciaban los golpes. Por su gesto de humanidad , recibió dos disparos de escopeta que le segaron la vida.

Una vecina anónima vio como le pegaban a una mujer al lado de su puerta, no se lo pensó dos veces, miró en los alrededores, buscando algo para que el animal no le pegara mas a la victima , encontrando una barra de metal que en alguna obra se habían dejado olvidada .Con ella ,como si fuera una lanza medieval que un caballero andante hubiera portado con orgullo, embistió y cayó al suelo al animal, que viendo la fiereza de su mirada y sintiendo la barra en la blandura de sus riñones, corrió como el cobarde que siempre fue ,hasta que fue detenido por la policía.

Todos podemos ser héroes o víctimas ,todos tenemos algo que decir, aunque solo sea “ya está bien”,”déjala tranquila” o “no le hagas eso”,o “apártate de ella animal de dos patas”,pero yo , que creo en la educación mas que en ninguna otra cosa , como remedio a todos los males, educaría a nuestros hijos, empezando por los míos ,recitándoles día tras día, desde que tienen razón para entender las razones , cosas tan sencillas y básicas como que “las manos no se levantan para pegar”,”la mejor de las discusiones: la dialéctica”,”que puedes debatir cuanto quieras, pero sin las manos”,que “las manos son para trabajar ,y el genio y las peleas para echarle narices a la vida”,o la favorita de mi marido,”usa la fuerza de la razón y nunca la razón a la fuerza”…

No puedo asegurar que algo cambie, porque ni los expertos ni los mas sabios saben cuando cambia el niño y se convierte en maltratador, cuando una persona de ser normal, pasa a animal de dos patas capaz de matar a su pareja por venganza, celos o no sé bien qué , porque hay cosas que son muy difíciles de cambiar, pero si un futuro agresor muere en la paz que genera la buena educación, naciendo de él un gran hombre ,alguien solidario y humano capaz de ayudar al que sufre y lo necesita ,tal vez la propia vida nos dé a todos una nueva oportunidad de hacer mejor este mundo , que todos tenemos la suerte de compartir.