SEÑORITA

No hace falta que les diga que trabajar en prensa es como ir en kite surf, bamboleos y más bamboleos, para llegar , la mayoría de las veces , a  ninguna parte.                                   No es que me queje, porque todo está igual, no hay empresa que se salve o trabajador que no tema por su culo salarial, sino, que se lo digan a los de Visteon , que andan por ahí con camisetas puestas -hasta en su casa -que rezan “Visteon se forra a mi costa”, sembradas de cucarachas con el logotipo de Ford , campando alegremente por sus pechos. Están muy cabreados, porque no quieren parecer , encima que van a perder el curro, que son –además- los malos de la película y que la empresa cierra porque no tiene beneficios, “de eso nada”, rechinan los dientes afirmándolo,  una y otra vez,  y no soy yo, que aprobé economía por los pelos, nadie para negárselo, cuando prestigiosas publicaciones se lo confirman.                                                                                                                 Visteon, como muchas otras multinacionales , ve la bicoca asiática que en los años sesenta y setenta vieron en nosotros , que cabeceábamos Europa y que crecíamos como la espuma aislante. Pero ahora las cosas han cambiado y no los quiero justificar, sino que visiono realidades y estos no son caritas , ni ONG,  son empresarios que quieren beneficios, muchos, cuantos más mejor y a costa de lo que sea, y no hay duda de que sin derechos sindicales, ni cuotas a la seguridad social, ni nada de nada, se gana más, cuando nos da igual que un producto esté hecho por un profesional gaditano o un asiático jartito de penas, trabajando sin saber , de qué va la cosa, en un cuartucho , por cuatro pesetas.                                                                                                                                                      Si se paran a pensar esto es un deja vu, porque es igual que las películas antiguas, con gente – parecían muy viejos-en vagones de tercera buscándose las habichuelas dinerarias en blanco y negro, ahora vemos el debacle de todo en lo que creíamos,  que ya nos lo decía Moisés, el de las tablas, “no creáis en falsos ídolos de piedra , que viene la crisis y solo barro queda”, y así nos ha ido , por creer en el estado de bienestar de unos pocos, en el que nos podíamos hacer ricos en unos días y que las mansiones y los coches de lujo estaban a la mano de todos,  con el beneplácito de los bancos y el dinero de fiar.                                                                                                                                                                     Ahora nos queda el triste panorama de muchos parados, de no poder ir a la soñada América,  porque están casi peor que nosotros, por mucho que diga Obama y nuestros universitarios preparados y jóvenes a rabiar, casi sin perillitas,  campando por andenes y vías en busca de mejoría en Noruega, Finlandia o Alemania, aprendiendo lenguas de conquistadores sanguinarios y cruzando nuestra sangre, si les dejan, que para eso los españoles somos muy dados, una vez más. Los que se quedan, porque no tienen ni para dar el salto mortal de dejar esto,  acampan donde sea, marchan por donde sea y se han contagiado de algo que rezuma más de Bastilla , que de flower´s power y hay incendios y robos y los policías persiguen, en vez de a los cacos, a ellos, que vociferan y pelean como Espartacos,  como otros hicieron, antes de la democracia.                                               Y es que somos unos desgraciados , porque nos damos tortazos contra los cristales de una bombilla como viles insectos, para no sacar nada en limpio, más que un buen calambrazo o un calentón y ni lo de  mi prima gaditana que triunfa en los Bollywood, sacaremos nada en limpio , porque no hay royalties en Nueva Delhi, ni está la SGAE para llenarle los bolsillos, lo más sacará alguna gira y que vean lo guapa que es, porque lo bien que canta ya está haciendo- a más de uno- rico hasta los huesos.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog