Volver…

Recuerdo con nostalgia los días y noches en este, mi espacio de expresión primero. Mi lugar en el mundo virtual por excelencia…

La vida que se va transformando, que fluye a pesar de nosotros mismos, y de nuestra resistencia. La vida que nos deja experimentar generosamente… me llevo por otros rumbos.

Ese rumbo no está muy alejado de los últimos post que escribi:

Sigo enamorandome día a día. A veces sufro, porque bueno… las relaciones de a dos jamás dejan de ser complicadas. Pero ese misterioso hombre G que apareció una vez, allá por marzo, se transformó en el hombre más importante de este presente que disfruto…

Mi hombre ausente paso a ser una persona importante en mi vida, un buen amigo. Es un lugar bien ganado, que los dos cuidamos. Qué no queremos perder. Jamás olvidaré que su mano fue la que me sostuvo, me consoló, me cuidó.

Mi vida avanza, como la vida de todos.
Es para mi un placer volver a este espacio que tanto quiero, y no creo que vaya a dejarlo.
Acá está parte de mi historia. De mi vida. Cerrarlo seria negarlo, olvidarlo. Y no puedo permitirmelo.
Por eso, aca estaré. Seguido, o esporádicamente. Leyendo, comentando, escribiendo.
Un nuevo año se avecina. Este 2010 cargado de significados y de hermosas experiencias se termina. Pero deja marcas a fuego en mi corazón.
Buen año a todos. Nos encontraremos pronto.
Seguramente que si.

116_116

Todo se transforma…

Hay personas en la vida, que aunque dejen de ocupar ciertos lugares… siempre están.
Hay personas, por suerte, en la vida… que jamás se van del todo.

… Nada se pierde, todo se transforma dice una canción por ahí…

Tengo un amigo, un nuevo amigo. No es una persona nueva en mi vida. Es más, es alguien del que ustedes ya oyeron hablar mucho…

Mi hombre ausente. Que ya no es mi hombre, y que su ausencia no duele.
El, ha sabido encontrar un nuevo espacio en mi vida. Yo pude darle un nuevo espacio.

Y los dos nos sentimos muy bien con eso…

Será que mi corazón que hoy late fuerte por un amor real, supo darle también lugar a ese amor soñado… Transformándolo en una bella amistad.

Enamorándome…

Perdida… sé que estoy perdida. No ando por estos lares y extraño las noches de desvelo escribiendo, leyendo… sacando de mi corazón todo lo que habia, para compartirlo.

Es que… simplemente estoy enamorándome.

Y cuando uno anda por esos lugares recónditos, a veces luminosos otras oscuro, se pierde un poco el sentido de la ubicación.

Los primeros pasos de una historia de amor, son cómo los de un niño… se trastabillea, se quiere volver a los brazos de alguien que cuide porque se tiene miedo a lo desconocido.
Te animás a dar unos pasos, y te caes. Te golpeas… te agarras fuerte de todo, quizás lloras. Hasta que te volvés a animar.
De a poco entendés que todo es parte del camino…

El camino inconciente que vas haciendo, cuando te estás enamorando… es muy bello. Pero angustia. Confunde. Da miedo. Pero, da mucha alegría… provoca miles de sonrisas.

Enamorándome de un hombre tan increible cómo clásico. tan sencillo cómo excéntrico. Tan dulce cómo distante. Tan previsible cómo misterioso. Tan parecido a mi, y tan distinto.

Un hombre… me va enamorando de a poco, yo me voy dejando enamorar.
Y enamoro también.

amantes

Dedicada… para mi.

– Quiero dedicarte una canción, de Silvio obvio…
- A ver…
( yo, pareciendo tan fría y distante… temblaba de nervios, y el corazón me latía tan fuerte, cómo hace tanto no lo hacia…)

” No puedo dejarte de ver
arañando el silencio con tus ojos
tratando de decir algo que las palabras
nunca hubieran dicho mejor.
Aquella mirada
era el resumen de la noche posado en tus ojos
con su lluvia, su viento y tu miedo al mar
y aquel sueño que te conté.

No puedo dejarte de ver
describiendo una estrella descubierta por mí
en tu erótica constelación
que no cabe en los mapas del cielo.
Tu mano dibujando en el aire
era capaz de ponerle colores
al espacio vacío que se llenaba
con la luz de la estrella brillante.

Cuida bien tus estrellas, mujer
cuida bien tus estrellas,
cuida bien tus estrellas, mujer
cuida bien tus estrellas.
Cuida bien tus estrellas, mujer.

No puedo dejar de decir
que hay idiomas perfectos por descubrir
y que son olvidados frecuentemente
en el tedio del tiempo
y hay que buscarlos,
porque los barcos y las piedras
tienen abecedarios mejores
para demostrar que son bellos sencillamente
sin palabras o esquemas.

No puedo dejar de decir
que esta triste canción a tu lado oscurece
que quizás este sea el último misterio
que mirarán tus ojos nacer de mis manos,
pues es tarde quizás para mí
y Caín me ha marcado sobre la frente
pero quiero alertarte de un gran peligro
y quisiera encenderte esta frase en la mente.

Cuida bien tus estrellas, mujer
Cuida bien tus estrellas
Cuida bien tus estrellas, mujer
y que nunca las pierdas.”

Estoy feliz… qué más puedo decir…

Sabias palabras Penélope…

Dice Penélope en mi post anterior: “Muy bien hoy, no sé qué decirte….. que quizás tiene un ataque de limón agudo…. o que está buceando en su océanos buscando, encontrando lo que también a él le pasa…. y una vez encontrado, vuelve con el corazón en sus manos.”

Tendrías que ser vidente amiga… porque volvió: más dulce, tierno. Y con muchas cosas lindas para decir. Para decirme.

Disfruto de este momento de magia y de todas estás hermosas sensaciones que tengo en la panza… y en el corazón.

Supongo que no debe ser fácil para un hombre cómo él dejar fluir los sentimientos.
Yo, a veces soy como una adolescente.
El, aveces es un hombre sumamente serio y ocupado.

Lo bello es cuando los dos nos animamos a encontrarnos a mitad de camino. Por suerte, eso pasa la mayoria de las veces.

No entiendo más nada…

No sé porque…

Dejaste que salieran de tu boca frases tan hermosas. Prometedoras.
Actuaste de manera tan tierna, comprensiva, dulce. Te acercaste tanto tanto. Te adentraste en mi.
Me hiciste ver, que hacia tanto tiempo no compartia cotidianeidad con alguien.
Me mostraste lo lindo y divertido que puede ser la vida de a dos.

Y… bajé la guardia.
Dejé tirada mi armadura en tu portal.

Y ahora…
no estás.
Sos silencio y ausencia.
Y no sé que pensar, que sentir, que decir.

No quiero ni puedo preguntarte nada.
Es que, no sé cómo, o qué.

Me estoy enamorando tanto de vos… justo en el mismo momento en que no estás.

Hacia mucho tiempo…

¿Hace cuanto que no tendía la cama con ayuda? Eso.
Que dos tiren de distintos lados, para lograr un mismo objetivo: que la sábana quede lisa y sin arrugas.
Competir a ver quien enfunda más rapido la almohada.
Discutir sobre de que lado va la frazada…

¿ Hace cuanto que, no cocinaba con alguien?
No para alguien… sino, compartir la tarea de preparar la cena y que ese momento se convierta en un espacio de intimidad muy sabroso.

¿ Hace cuanto que no observaba trabajar a alguien, mate por medio? en silencio o con palabras acompañando el momento… admirando sus manos laboriosas que construyen.

¿ Hace cuanto no dormía plácidamente? abrazada a alguien que después de hacer el amor, se pone una camiseta vieja, y me pide que me abrigue también para no enfermarme.

¿ Hace cuanto que…? no sentía unas piernas que me sujetan y atrapan porque no quieren dejarme ir.


Hacia mucho tiempo ya…
No recordaba como era compartir la cotidianeidad.
Pero, me acostumbro enseguida a compartir las pequeñas cosas de la vida diaria con El.

Me da miedo pensar en el futuro. Por eso no pienso.
Sólo quiero disfrutar el día a día.
Y disfrutarnos así, tan cotidianos y cercanos.

cama

Mi hombre limón

El es así. Divino. Tan servicial… amoroso.
Hasta qué… una fuerza incontrolable se apodera de su ser y lo convierte en el verdadero y único HOMBRE LIMON

Así es.
El hombre limón se caracteriza por ser, un poco amargo.

Antisociable, amarillo pálido en ese momento no es posible intercambiar con él ni una palabra.

Pierde su sentido del humor. Ninguna morisqueta logra provocar una mínima sonrisa. Apenas si esbosa un JE, que deja ver su estado crítico. Cítrico.

El hombre limón puede llegar a responder de forma sarcástica y distante… Si lo exprimes demasiado, es muy probable que sus semillas ácidas te peguen en el ojo.

Yo tengo mi propio Hombre limón.

De todas maneras, jamás deja de hablarme sin aclararme primero:
” Perdoname. Hoy, estoy limón”

Ojo, cuando no es limón… es el ser más dulce, tierno y atento. Por eso lo quiero.

Un año que estás en mi vida.

- El otro día soñé con usted. Fue un sueño raro. Nos mirabamos a los ojos… cómo esas personas que se miran y saben que no hay nada más…
- Querés que nos veamos?
- Yo puedo por la mañana.
- Yo también.
- Yo no conosco mucho la zona, no soy de aca.
- No te preocupes. Yo te digo donde nos encontramos.

- Hola…
- Hola. Ufff. No puedo creer que vaya a hacer esto….

Me tomó de la mano, me beso dulcemente.
Yo temblaba. Y… no me reconocia dejándome desnudar por manos desconocidas.
El, un poco nervioso… pero atento, dulce. Tan apasionado como cuidadoso.

Eramos sólo dos cuerpos urgentes de caricias, de besos… de pasión. Dos seres lejanos y extraños que se atraían magnéticamente. Y no pudimos evitar unirnos con éxtasis y desenfreno.
Eramos… dos cuerpos necesitados uno del otro.
En ese momento, en aquella hermosa mañana de nuestro pirmer encuentro furtivo, sólo buscabamos placer…

Y sé que jamás pensamos que yo sería su diosa a destiempo… y que El seria: mi hombre ausente.

A un año… recuerdo en silencio, con una sonrisa inmensa. Y de fondo aquel primer tema de a dos… con aquella primera frase que enviaste por mensaje:
“Desde el corazón a los dedos, no hay anda en mi cuerpo que no hagas vibrar…”

Sombra… nada más.

Ya no siento. Ya no pienso.
No puedo siquiera soñar.

No recuerdo cuando fue la última vez que sonreí de verdad.

La realidad me apabulla, me acorrala… y no puedo huir de esta soledad que retumba en cada rincón de mi cuerpo.

Nada me conforma. Me consuela.

Soy sombras de lo que quise ser, un bosquejo mal hecho de esa mujer en la que deseo convertirme.

Duelo. Tarde o temprano ibas a llegar a mi.

Duelo. De la idea de familia, de la mesa con más de dos comensales, de los mates conversados. De las noches de a dos.
Del hombre que crei que era. Y jamás fue.

A punto de comenzar los trámites de divorcio.
Duelen los sueños truncos. Inevitable.

IMG_0771


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog