La perfecciòn de la mariposa…

Aca estoy despues de un par de meses de pausa.

Mejor dicho, despues de un par de meses de falta de inspiraciòn…

Hay momentos en la vida que por alguna extraña razòn las palabras no fluyen, las palabras no salen apresuradas de nuestra boca, ni se crean velozmente en nuestras mentes.

Hay momentos de la vida en los que aunque tengamos miles de ideas, nos falta tiempo o nos falta voluntad para sentarnos, cerrar los ojos y escuchar todo aquello que nuestro corazòn y nuestra mente nos quiere decir.

Cuàntas veces vamos por la vida haciendo oìdos sordos a nosotros mismos?

Cuàntas veces hacemos de cuenta que no tenemos nada què decir solo por el miedo a no ser escuchados?

Nunca me habìa dado cuenta de èsto, nunca hasta que decidì hace un tiempo hacer pùblicas mis palabras.
Siempre hubo momentos de sequìa,
a los que seguìan inexorablemente momentos de fluidez extrema.

Serà èste el caso?
O me encuentro solamente en un perìodo de transiciòn, una metamorfosis de mi misma?
Por què tengo miedo de escuchar eso que que tengo para decir?
Por què no me conformo con lo que aparece en mi mente?
Por què voy siempre en busca de algo mejor, mas lindo, mas ordenado, mas perfecto?

Què pretendo?
Por què no puedo simplemente escribir sin sentir ese deseo de superarme cada vez?
Por què me siento frustrada si lo que escribo, aùn reflejando lo que siento,
no es el màximo que puedo dar?
Por què busco la perfecciòn?

La perfecciòn para muchos es una meta.
Una despiadada meta que desencadena una busqueda obstinada e laboriosa.
La perfecciòn es una meta en verdad inalcanzable, casi inaccesible !
Porque por mas perfectas que parezcan las cosas, quienes estamos en medio de esta bùsqueda, sabemos que nos sentimos como si estuvièsemos solo a la mitad del camino…

Lo contradictorio de la busqueda de la perfeccion, es que nunca hay mayor perfeccion que la que està en la cabeza de quien la busca!
Es una especie de idea sublime que cuando tratamos de hacer realidad
se fuga por entre los dedos como agua.

Quiero decir que en la realidad no es del todo plausible.

La perfeccion que buscamos no la vamos a encontrar jamàs.
Siempre habrà un paso mas en nuestro camino, un escalòn mas en nuestra subida o un abismo mas para saltar antes de llegar a destino.
A ese destino que ni siquiera conocemos, a ese destino que se aleja cuando tratamos de acercarnos. Es como una mariposa… hermosa si la conteplas desde lejos, desde el silencio… pero en cuanto uno pretende atraparla o apenas rozarla con los dedos para comprobar su existencia, la mariposa vuela hacia el horizonte, se aleja sin darnos la posibilidad de reaccionar.

Butterfly_Flight_by_icyblush

Quizas deberiamos acontentarnos con estar un escaloncito abajo
Quizàs asi podamos descubrir que ese objetivo que verdaderamente alcanzamos es mucho mas perfecto de lo que la gran parte de la gente logra alcanzar en toda una vida…

No se,
me puede bastar?
Me tengo que acontentar?
O debo continuar en la busqueda de mi tan añorada perfecciòn?

No lo se,
realmente me siento confundida en este àmbito,
pero por lo pronto,
casi sin darme cuenta las palabras de a poquito empezaron a fluir desde mi interior…
quizàs èste sea el inicio de del periodo de fluidez extrema,
quizas solamente es un oasis en medio del seco desierto de palabras,
quizas es poco…
pero es seguramente mucho mas que nada.
No?

butterfly1

Los nùmeros del 2009 en mi blog…


Los nùmeros del 2009 en mi blog…

64 Dias de vida …

31 posts …

1777 Visitas …

2513 Paginas vistas …

314 Comentarios …

151 Votos …

(y espero se sigan sumando!)

Gracias de todo corazon!

Porque estos numeros…

son ustedes!

Espero que el 2010 sea estupendo para todos!

flor

Free Hit Counter
Este es mi contador automatico de visitas….
desde hoy se agrega a mi blog…
bienvenido! jaja

Navidad con ‘N’ mayùscula

Y si, ya se esta terminando otro año y casi está llegando Navidad…

Como extraño esas ganas que teníamos de que llegara esta fecha cuando éramos chicos, como extraño cuando todo lo que se relacionaba con Navidad era una fiesta. Cuando no veíamos la hora de que llegara el 8 de diciembre para preparar un gran árbol todos juntos, ese árbol que con el pasar de los años y con la llegada de los mas pequeñitos en familia, cada vez tenía menos adornitos de vidrio y mas de plástico. Y el pesebre lleno de estatuitas de diferentes épocas, porque era tradición agregarle algo nuevo todos los años. Pensar durante días eso que queríamos escribir en la cartita a Papá Noel. Como extraño aquellos tiempos, en los que nuestra única preocupación era planear una estrategia diferente cada año para poder verlo cuando nos traía los regalos.

Cierro los ojos lentamente y me siento otra vez una nena. Los recuerdos de aquellos fantásticos años me envuelven, me abrazan entibiándome en esta noche helada. Si presto atención logro escuchar a lo lejos las carcajadas de chicos que juegan en el jardín y tratan de convencerse a si mismos que, como se portaron bien, recibirán muchísimos regalos. Me gusta esta sensación, me siento como si de golpe se hubieran borrado los últimos años.

Me veo de nuevo corriendo entre mis primos, esperando que mi papá termine de comer para salir al jardín y tirar muchos cohetes de luces espectaculares. El abuelo siempre precavido, con su balde de agua al lado por las dudas, está sentado abajo del árbol contemplándonos desde lejos. Mamá, las tías y la abuela corriendo de acá para allá para tener todo listo para las doce. Y yo que continuo a mirar mi reloj para que los minutos, que parecen eternos, pasen más rápido. Después todos los hombres nos llevan a la calle para esperar a Papá Noel! Y de golpe suena la sirena de los bomberos, son las doce, el corazón empieza a latir fuertemente como si quisiera salirse del pecho… y hay que correr, correr hasta adentro por si Papá Noel pasó por la puerta de atrás… porque por acá no lo vimos y ya son las doce pasadas!! Y ahí la felicidad de encontrar abajo del árbol un montón de paquetes, doy una ojeada para ver cuantos de ellos tienen mi nombre. No aguanto más, pero hay que esperar que nos llamen uno a uno repartiéndolos… y por dentro me siento invadida por esa sensación de felicidad y ansiedad por los regalos y de desilusión porque otra vez Papá Noel se me había escapado. Otra vez me lo perdí, y bue, será para el año que viene.

Después, con una sonrisa de oreja a oreja, abro mis ojos mientras el corazón continua a latir fuertemente como si hubiera sido ayer, pero no. Como extrañaba esa sensación, esa que creía casi olvidada. Es tan raro darse cuenta que tan solo al recordarla me hace poner la piel de gallina y cristalizar la mirada. Es tan raro que me quedo pensando…

Me quedo pensando en todo esto, me pongo a pensar también en qué cosa escribir para Navidad. En qué decir, en que pensar. Y por un lado tengo ganas de desearles a todos ustedes que están allá un montón de cosas lindas, pero por el otro los envidio de todo corazón! Así que pido disculpas, por mi sano egoísmo, por mi falta de tacto al decir las cosas en este momento y por mis caprichosas ganas de subirme junto con los que amo a un avión y trasportarme del otro lado del mundo. Donde el frío no te congela los huesos y ni obliga a estar dentro casa en Nochebuena. Donde el frío no te congela el corazón alejándote cada día mas de aquellas sonrisas puras que teníamos cuando éramos chicos. Navidad con la nieve, como en las películas… es verdad, pero no como en la vida, no como en la vida que estábamos acostumbrados a vivir.

Cuando llegan las fiestas, creo que para nosotros que estamos lejos de nuestras familias, de nuestras casas, de nuestros amigos es el momento mas difícil del año. Porque inevitablemente nos vienen a la cabeza cada uno de esos momentos vividos en pasado. Esos precisos momentos que acá son tan diferentes! No se, es como que acá la Navidad solo se festeja, allá en cambio se vive, se huele en el aire… es diferente.

Como se extraña la noche buena… ¿Por qué acá no esperan despiertos a Papá Noel, para sentirse como niños desesperados esperando las doce? Esa emoción, esa alegría que había hace años en mi corazón parece congelada del mismo frío que me congela los dedos de los pies. Y como desde hace unos años cenaremos temprano porque a las 17hs ya es de noche, miraremos por la ventana a ver si algún loco se anima a salir a la calle a tirar algún cohete… Afuera hará 15° bajo cero, quien va a tener ganas de salir? Y si, hace frío… así que mis comidas típicas de navidad, no lo son mas. Nadie va a salir a saludar a los vecinos ni a visitar a los amigos después de las doce. Es como si para mi la Navidad, no fuera mas tan navideña…

Como se extrañan esos rituales que viví desde que nací, desde chiquitita… Esos que provocan solo asombro por estos pagos, asombro que se lee en los ojos de cada una de las personas que me escucha contarlos. Millones de regalos, fiestas de 40 personas cada vez, un Papá Noel que llegaba en la camioneta de algún vecino a dar los regalos en la cuadra, tener los dedos negros de tantas estrellitas prendidas. Jugar con la manguera porque hace un calor insoportable y quedarse hasta la madrugada en el jardín jugando con esos tan ansiados regalos, entre un mar de papeles de colores que hasta hacía un rato envolvían tantos deseos.

Como se extraña… Porque esos rituales nunca tendrían que terminar, porque siempre hay algún niño al cual mantener prendida esa lucecita de esperanza, porque cuando uno crece quiere que los demás vivan esas experiencias tan lindas como las que uno vivió. Entonces quisiéramos organizar las mismas cosas que organizaban tan detalladamente los adultos de la familia… tratar de hacer regalos que llenen no solo las manos, sino también el alma de quien los recibe. Tratar de embellecer todo, de mantener la esperanza lo mas posible, de extenderla hasta que sea casi imperceptible.

Pero este año no lo hice, no me porté bien. En realidad, hace tiempo que no lo hago y recién ahora me doy cuenta. No preparé el árbol de Navidad poniendo mi corazón entre los adornos, no hice un pesebre, no mantuve viva la lucecita de ningún nene y ni siquiera escribí mensajes deseando felices fiestas. No es el frío, soy yo que hago que mi Navidad no sea tan navideña. Porque la distancia no tendría que ser una excusa, ni el frío, ni la crisis.

Así que mi deseo para este próximo año, mi empeño para el 2010 es que la Navidad no pase desapercibida. Me gustaría tener una Navidad con ‘N’ mayúscula. No puedo dejar que la adultez sofoque aquella nena llena de sueños y de esperanzas. No puedo ni quiero, auque a veces me cueste dejarla respirar.

Porque hoy me di cuenta, mientras pensaba en qué podía escribir para Navidad, que esa nena que está adentro mío se rebela, se niega a crecer, se niega a dejar de creer en la Navidad con ‘N’ mayúscula.

Se acercan las fiestas…

Se acercan las fiestas,

Y quiero desde acá,

desde mi espacio,

desde mi mundo,

desde mi lado del mar

desear que cada uno de ustedes pueda cumplir sus mas profundos sueños …

pero sobretodo agradecer,

decir gracias a todos ustedes

por cada gesto de emoticòn,

cada beso de palabras,

cada abrazo de letras…

todo eso que en este año me ayudó a seguir caminando en esta vida,

todo eso que en estos últimos dos meses me dio coraje para seguir escribiendo,

para seguir compartiendo todo aquello que tenía acumulado detrás de mis pupilas.

Todas esas alegrías y esas lágrimas,

todos esos sentimientos y sensaciones,

todas esas ‘contradicciones anunciadas e inesperadas’

que fui recolectando en estos años de distancias, despedidas y reencuentros.

Felices Fiestas a todos ustedes… y gracias por estar….

flor

Brindis desde el otro lado del mar

Si supieras lo que es para mi mirar a través de los vidrios empañados de la ventana y ver la nieve que cae copiosamente, tranquilamente. La misma nieve que cubre todo con su blancura impecable y aterradora. Si supieras lo que es para mi salir a la calle con un frío que me penetra los huesos y me transforma en un ser inerte. Si supieras lo que es para mi comenzar un nuevo año teniendo que aceptar que no estás a mi lado para recibirlo.

Si supieras todo esto, si fueras capaz de percibir como la nostalgia barniza todo con un matiz opaco, como ni siquiera las luces que adornan todo a mi alrededor le dan brillo a mi corazón. Si lo supieras podrías evitar que esta noche brindase solamente por los fracasos en los que mi alma esta acostumbrada a sumergirse, a ahogarse, a dejarse morir. Pero no lo sabes, no te lo dije ni te lo pienso decir con palabras remendadas y que suenan a ruego.

Como siempre, a medianoche comeré mis doce pasas de uvas para soñar con la suerte, que todavía desde hace años, espero que llegue. Como siempre las burbujas del champagne serán la excusa ideal para mis ojos cristalizados. Como siempre, como hoy que estoy sin vos.

Son las doce, cada uno con su copa en la mano, todos sonríen felizmente pensando al nuevo año que se esta asomando pero yo cierro fuertemente los ojos para no dejar que mis lagrimas recorran mi cara. El sonido de los fuegos artificiales hace que nadie se de cuenta de que desde mi interior hay una fuerza sobrenatural que me està por hacer explotar.

No logro pensar en el año que llega porque vos no estas a mi lado para darme un beso y yo no estoy allá para decirte al oído que quisiera empezar cada próximo año apretándote fuertemente los dedos para estar segura que no nos separaremos nunca mas.

No puedo, trato de dibujar una sonrisa en mis labios, hago un esfuerzo insoportable, trato de decir a mi misma que es solo cuestión de tiempo, pienso mil excusas para justificar la expresión de mi cara, pero mis ojos brillosos no son por la espuma del champagne. Un brindis no tiene sentido si no lo hago con vos, nada de lo que me rodea tiene demasiado sentido si no estàs.

Y cuando la noche termina, la soledad me invade todavía mas, la soledad se trasforma en una espada que me divide en dos partes. Una se queda acá sin alma y la otra se transporta en un viaje imaginario hacia el otro lado del mundo, hacia donde vos estas.

Y es así, no puedo ser completamente feliz sabiendo que la mitad de mi vida, de mi cuerpo, de mi corazón no están aquí conmigo. Y trato de sentirte, de imaginar que esta noche estas acá diciendo que me amas… pero no, no estas.

Por eso me extiendo, me estiro hasta tu cama y tratando de acostarme a tu lado, aunque no logres percibir el calor de mi cuerpo, trato, me esfuerzo… pero no es posible… hay diez mil Km. entre tu boca y la mía.

Entonces trato de convencerme que es una realidad provisoria pero no puedo evitar un mar de lágrimas. Como hago? Si no estàs, pero a la vez estàs en todos lados… en cada cosa que veo, toco, hago, hasta en el aire que estoy respirando. En cada centímetro de mi cuerpo y en cada gota de sangre que recorre mis venas. Y recién ahora me estoy entiendo lo que significas verdaderamente para mi. Ahora que no estas a mi lado para apretarme fuerte la mano. Ahora que siento desde el fondo de mi ser unas enormes ganas de atravesar el océano nadando para correr a abrazarte. Ahora que por primera vez siento en la piel una desesperada necesidad de tenerte cerca. Ahora que tus recuerdos me llenan la mente para hacer mas soportable la espera. Ahora que mis ojos se niegan a ver cualquier otra cosa que no seas vos. Ahora que mis labios están secos porque extrañan tus besos…

Ahora que entiendo verdaderamente lo qué significa la soledad, esa soledad que solo vos podes colmar. Ahora que finalmente descubrì que tengo la fuerza para luchar contra todo y todos, para que nada ni nadie me haga alejar de tu lado. Ahora que te pienso cada segundo del día y te sueño cada minuto de mis noches. Ahora que trato de hablar todo el tiempo de vos para acortar esa inmensa distancia que nos separa.

Ahora que siento escalofríos cuando cierro los ojos pensando en tus caricias.

Ahora que siento mas que nunca el deseo de compartir cada cosa que veo, pienso, siento… de compartir todo con vos. Ahora que te escucho llamándome desde lejos porque estoy segura que vos también me extrañas Ahora que cada noche cuando voy a la cama trato de dormirme enseguida para que el tiempo pase más velozmente. Ahora que no me acuerdo como era todo cuando todavía no te amaba. Ahora que tengo en mi mente solo una cosa, la única cosa que mi corazón me empuja a hacer: Amarte todavía mas, porque nadie está tan lejos si tenemos en el alma el inmenso deseo de tenerla cerca….

Ya está, me resigno, no queda mas que esperar un tiempo para volver a verte, un tiempo que para mi equivale casi a una eternidad. Pero estoy segura que esta vez será diferente, una vez que te tenga al lado mío no habrá tormenta que pueda separarme nuevamente de tu existencia.

Por eso, sola en mi habitación, levanto la copa y brindo por nosotros dos, por la felicidad de ver tus ojos mirándome, la felicidad de saber que no habrá mas necesidad de palabras.

No habrá mas nada que decir y un inmenso abrazo nos entibiarà. Porque desde hoy, desde la lejanía, entendimos que la distancia no existe ni existirá nunca entre nosotros, porque mi corazón nunca se alejó de tu lado y el tuyo està acà entre mis manos.

La punta del ovillo


Fueron miles vagas excusas, un millón de razones sin demasiado sentido e infinitas palabras contradictorias las únicas respuestas que ella tuvo ante el desconcierto de la opción de abandonar el juego, la imposibilidad que prácticamente la obliga a desistir, a decidir, a rendirse. Hoy ella no comprende este brusco desapego, este insoportable silencio, este juego inconcluso que ya lleva meses de vigencia.

El sol brilla cruelmente cuando en realidad todo debería estar gris como la ausencia. Ella debe olvidar definitivamente el perfume que todavía está penetrado al interno de su nariz, porque aunque ella no quiera, debe pasar a ser una de las tantas cosas que conforman el patrimonio de su pasado… una de las tantas cosas que quedará suspendida en el aire en la orilla del imposible, alejada totalmente de su presencia.

La realidad se cuela sin piedad por entre las cortinas de su habitación y los minutos siguen transcurriendo sin respeto por su duelo, sin pedir siquiera permiso. Hace rato que el silencio le fue ganando espacio a las risas. Ahora, en la inmensidad que tiene la nada, a ella le tiemblan los labios.
Generalmente ella hace de cuenta que está bien, que sobrevive… Aunque a veces siente un huequito muy adentro de su ser, ese espacio que antes ocupado con caricias, con voces. En ciertas ocasiones, ese huequito se agranda, por ejemplo cuando escucha esa música que anida recuerdos, esa melodía en la que aun puede reconocer, sentir y palpar el recuerdo. Y cuando cierra los ojos, ese huequito se ensancha mucho más, hasta devorarla.

En este momento, ella permite que se mezclen sus pensamientos, deja una vez mas que su alma se contamine, se llene de millones de bichitos que la carcoman por dentro hasta dejarla vacía de recuerdos, logrando así, convertirse en apenas una cáscara de lo que alguna vez fue… pero no, la memoria es fuerte e imbatible, no se deja borrar, no permite que aquello que se vivió desaparezca; pero no, la memoria es testaruda y masoquista, no quiere que aún este cuerpo se quede sin alma aunque el corazón sea casi inerte. Y una vez más, el único testigo de su desolación es ese pañuelo celeste que de tantas veces que intentó frenar sus lágrimas está perdiendo hasta el color. El tiempo le ha corrompido esa espera tan dulce y pura con la que solía esperar, le ha ensuciado la mirada, le ha infectado los anhelos. Igualmente, pese a todo eso, queda un pequeño retazo de aquella que fue. Un retazo empapado de angustia que huele todavía a aquel perfume.

Y a veces duele, y otras veces duele todavía más recordar aquellos largos silencios, aquellos momentos cuando no hay nadie para estrecharla con sus palabras.

La soledad y el dolor la aturden, escuchar una voz querida habría bastado para hacer desaparecer sus temblores. Pero no, toma la decisión de no acudir a nadie con esta voz remendada y con sabor a ruego.

Se da media vuelta y vuelve a tirarse en su cama, esa que desde hace una eternidad siente mas dura, incómoda y fría que nunca. Es consciente de que el viento deshace entre sus garras hasta las nubes mas potentes; de que la marea borra cada noche los secretos que ella le escribe en la arena de sus sueños. Pero anhela con tener el poder de un hada para devolver cada cosa al sitio que antes ocupaba, para devolverse a si misma todo aquello que le fue arrebatado de las manos antes de que se diera cuenta que poseía. Desea tener el poder de una heroína para vencer al villano que le impuso tantas trabas y condiciones a su destino.

Un golpe en su ventana, hace que regrese desde su fantástico mundo en el que todo lo puede, hasta esta aterradora y opaca realidad. Se para rápidamente y corre al baño. Abre la canilla para lavarse los ojos y desteñir la angustia, pero el vapor del agua caliente empaña el espejo, haciendo que su reflejo se convierta en una sintonía prácticamente irreconocible hasta para ella misma. Se refriega la cara, bebe un sorbo de agua para tragar el amargo sabor de la derrota y vuelve a sentarse en la cama. Un gesto de tristeza le baña el rostro… Lo que ella pretende es algo intangible pero tan significativo como el mismísimo cielo. Algo tan pequeño pero tan imprescindible para su existencia. Ella reclama apenas un gesto de aprobación ante esta decisión. Una tregua que dure el tiempo exacto que marca su reloj, el tiempo necesario para procurarse el olvido. ¿no? ¿no es posible?. Está frente a un futuro lleno de proyectos y expectativas, un poco de sacrificio y toda una vida esperando ser vivida. Todo un ovillo esperando ser desatado, pero


¿Cómo hacerlo si ella no logra encontrar la punta del hilo?

Necesita de ese rato para poder ponerle el punto final a su presente y convertirlo así, definitivamente en pasado. Imagina… ojos reconociéndola y ella, gracias a eso, encontrando el sonido de su propia voz. Las frases volando de lado a lado, enlazándose con los recuerdos aun intactos. La mirada de ella buceando, como queriendo despejar esas dudas, sobre las cuales jamás se atrevió a indagar; buscando algún resabio de aquella historia. Ella y su necesidad de cerrar el círculo inconcluso que el adiós obligado no la dejó terminar. Todo este encuentro como un cierre, como un epílogo necesario para cicatrizar esa herida que tanto sangró y aún sangra.

Después de esto, ella ya no precisará ir sigilosamente a buscar respuestas por los sitios que solía recorrer ni caminar sobre las huellas que una vez dejó para sentirse protegida. Ya no.

El abandono, tan íntegro y tan vacío, otra vez la abraza, haciendo que los restos rueden lentamente por la línea en que la tarde y la noche, cada atardecer, se confunden. Se confunden para darle a la derrota y a la resignación, un sabor menos ácido que lo normal.

Hace tanto tiempo, tantas lágrimas, tanta distancia que la espera se ha transformado en una cuenta regresiva. Es por eso, que una imperiosa necesidad de hacer cuentas y sacar saldos la acecha. De acuerdo a esos resultados deberá tomar una verdadera decisión: Tomar la vida entre sus manos y comenzar la cuenta regresiva final, o, seguir siendo una marioneta en posición y a disposición de la eterna espera.

Apaga las luces mientras enciende otro cigarrillo. Se recuesta para intentar volver a soñar algo que no tenga olor a pesadilla. Quizás algún día, quizás nunca pueda encontrar la fuerza. Quizás mañana, quizás dentro de una eternidad pueda tener esta oportunidad que tanto ansía. Mejor mañana. El tiempo se acaba, la cuenta regresiva llega a su ocaso y necesita ponerle un final a esta historia, porque sino no puedo terminar de narrarla…

Primer mes!!!!

Hoy mi blog festeja su primer mes!!

Realmente estoy feliz por esto que me està pasando!

Cuando se me ocurriò esta idea, nunca imagine que podia crecer tanto en un abrir y cerrar de ojos.

Una pequeña idea que hoy se tranformò en un logro enorme para mi, sobre todo porque lo que escribo desde hace años, eso que nunca nadie leyò, ahora esta en la web al alcance de todos.

Y para ser sincera, un poquito de miedo me da…

Pero tambièn me emociona…
me emociona saber que por primera vez
no escondo lo que pienso,
no oculto lo que siento
y sobre todo…
lo que escribo no se queda mas guardado en un cajòn…

y todo esto me hace crecer…

Gracias por las mas de 1000 visitas!
Gracias por los casi 200 comentarios!
Gracias a todos lo que participaron y no,
a los que leyeron y a los que no,
a los que se emocionaron y a los que no.
gracias…

y nos seguimos leyendo!!!

flor

Argentino…. gracias a Dios!


…del éxtasis a la agonía Oscila nuestro historial…

Podemos ser lo mejor y lo peor, Con la misma facilidad…” Bersuit Vergarabat


Argentino,

Autocrítica y ego gigantesco.

Odio y amor.

Simpatía y arrogancia.

Pasión y depresión.

Compilado de contradicciones.

Un motor con piezas totalmente desajustadas

Que a veces hasta funcionan!

Somos lo que somos

Lo mejor y lo peor

Lo bueno y lo malo

La Biblia y el calefón

La izquierda y la derecha

Las Malvinas son argentinas

y los argentinos fans de los Stones

Gritones y calentones.

Soberbios , Predecibles, ostentosos,

maleducados, chantas, creídos.

Pero también…

Amigos de los amigos, de los amigos

Generosos, familieros y fiesteros.

Únicos.

Eso si:

Nunca pasamos desapercibidos.

Asado, empanadas y vino.

Truco, retruco y vale cuatro.

Una ensalada mixta con mucho huevo y sin vinagre.

Mates con churros alivian las penas

Arreglamos el mundo en la mesa de un bar.

Sobrevivimos mejor que nadie en economía de emergencia.

Desafiamos la triste realidad cada madrugada acompañados de una Quilmes,

Y nadie en el mundo nos entiende … como al fernet con coca cola.

Somos orgullosos de ser lo que somos,

Aunque se hable mal de nosotros en todos lados…

Que importa? Se habla…

La argentinidad es una mezcla de sensaciones y sentimientos,

Teorías desopilantes.

Miradas cómplices y complicadas

Locuras, llantos, gritos, desesperación, felicidad incontenible …

pero jamás indiferencia.

“Cuando vos fuiste, yo ya fui y vine cuarenta veces!”



Préstamo de palabras


A veces, cuando nos vamos, cuando estamos lejos nos sentimos solos…

Sentimos que nuestro dolor es único, que hasta nuestras lágrimas forman un río
que se aleja de nosotros, abandonándonos.  
Pensamos que la vida nos enfrenta a un laberinto sin escapatoria
y que somos los únicos a tener que encontrar una salida,
sobreviviendo en el intento. 
Cuantas preguntas sin respuestas,
Cuanto miedo nos invade,  
Cuantas duras despedidas nos acosan,  
Cuantas dudas nos acechan,  
Cuantas ganas de trasportarnos en el tiempo y el espacio,
Cuanto dolor nos envuelve…
 y en ese momento, deseamos solamente refugiarnos en nuestra memoria,  
en nuestros recuerdos para sentirnos menos solos.

Pero en ese preciso instante nos damos cuenta que no lo estamos,  
que no somos los únicos que atravesamos un océano,  
que nos alejamos de una vida, que nos alejamos de las cosas queridas.

En todas las épocas hubo gente que se fue, que volvió,  que lloro en la distancia,
que sobrevivió, que se refugió en los recuerdos.
 
Miles de canciones conocidas diferentes gèneros, estilos y autores,
 Miles de canciones cantadas de chicos, tarareadas de grandes,
 escuchadas cientos de veces me hacen chocar con esa realidad.  
Canciones que tenia casi olvidadas en algún cajoncito de mi memoria
 y ahora resurgen para acompañarme. para demostrarme que no estoy sola.  

Cuantas preguntas sin respuestas: 

“Qué será, qué será, qué será.  Qué será de mi vida, qué será.
Si sé mucho o no sé nada, ya mañana se verá y será lo que será. (…)
 cómo y cuando no lo sé mas sé tan solo que regresaré “ 
(José Feliciano – Qué será) 

Cuanto miedo nos invade:

“Tengo miedo del encuentro con el pasado que vuelve a enfrentarse con mi vida. Tengo miedo de las noches que pobladas de recuerdos encadenan mi soñar, pero el viajero que huye, tarde o temprano detiene su andar”

(Gardel y Lepera – Volver)

Cuantas duras despedidas nos acosan:

Empacó sus ganas de quedarse (…) Dijo adiós con una mueca disfrazada de sonrisa (…) Mojado, mojado de tanto llorar. Sabiendo que en algún lugar espera un beso haciendo pausa desde el día en que te marchaste” (Ricardo Arjona – Mojado)

Cuantas dudas nos acechan:

Dale vení, pensalo bien, si a dónde vas, ni conocés. (…)Argentina es tu país,
vos naciste y creciste aquí. Aunque hay razón para marchar Argentina es tu casa, tu lugar”(La nueva luna – Hecho en Argentina)
” Porque me duele si me quedo… pero me muero si me voy” (Ma. Elena Walsh – Serenata para la tierra de uno)

Cuantas ganas de trasportarnos en el tiempo y el espacio:

“Y me pongo loco, fantaseo con el mar, de irme nadando,
 de volverte a tocar. Y me pongo manco, manos de inutilidad,
dejé allá mi sangre,  y hoy me tengo que inventar...” (Bersuit Vergarabat –
El viento trae una copla)  

Cuanto dolor nos envuelve: 

“ Y ese pregón que canta un hermano, que de su tierra vive lejano
y que el recuerdo le hace llorar, una canción que vive entonando,
de su dolor, de su propio llanto, y se le escucha penar.(…) 
La tierra donde naciste no la puedes olvidar porque tiene tus raíces
y lo que dejas atrás. La tierra te duele, la tierra te da en medio del alma
cuando tu no estas.” (Gloria Estefan – Mi tierra) 

 y en ese momento, deseamos solamente refugiarnos en nuestra memoria,
en nuestros recuerdos para sentirnos menos solos: 

“(…) Quema, quema, tu nombre quema mi voz Buenos Aires me dolió.
Pienso tanto en ti, en mis recuerdos suavecitos.
Pero se irá, pero se irá, pero se irá aquella sensación. Llega, llegó soledad.
Déjame soñar con tu amargo de a sorbitos y hoy tengo porteño el corazón.”
 (Alejandro Sanz - Llega, llegó soledad)


Y después de pedir prestadas estas palabras, estas canciones a mi memoria… Puedo decir que me siento mejor, que no me siento sola.

Porque sentirse solos siembra mas soledad. Solo cuando finalmente decidamos abrir los brazos… encontraremos otros brazos dispuestos a abrazarnos.

Monté a caballo sobre un mar de miedos llegué a esta tierra
y encontré brazos abiertos. Tan queridos que hasta pude yo también llorar”
(Marilina Ross – Como mis padres)