Posts etiquetados como ‘tgd’

Libros sobre Actividad Física y Autismo

UNA PROPUESTA CURRICULAR INTERDISCIPLINARIA PARA EL ALUMNADO AUTISTA

ANGEL LUIS YUSTE NAVARRO
ISBN: 84-9700-120-6
9,00 €
171 páginas
Editado el 27/06/2003
Materia a la que pertenece: EDUCACIÓN FÍSICA ADAPTADA

- “Una propuesta curricular interdisciplinaria para el alumnado autista/TGD”, de Ángel Luis Yuste Navarro, aborda un proyecto curricular detallado y una compilación de recursos plenamente actualizados y contrastados con detalle de las implicaciones educativas y terapéuticas del autismo. El autor, Licenciado en Psicología y Profesor de Educación Especial-Pedagogía Terapéutica en el Centro de Educación Especial “Virgen de la Esperanza” de Cheste (Valencia), nos presenta un planteamiento curricular gradual y secuenciado, válido para adecuar los contenidos y objetivos a las particularidades cognitivas de estos alumnos. Este libro ha obtenido el II Premio “Ángel Rivière” de Educación y Autismo, convocado por la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Girona y Ediciones Aljibe, con el propósito de reconocer el trabajo que se comete actualmente en el campo de las necesidades educativas especiales a nivel nacional e internacional.

TEORÍA Y PRAXIS DE LAS ADAPTACIONES CURRICULARES EN LA EDUCACIÓN FÍSICA

JUAN MIGUEL ARRÁEZ MARTÍNEZ
ISBN: 84-87767-81-8
18,00 €
355 páginas
Editado el 15/03/1998
Materia a la que pertenece: EDUCACIÓN FÍSICA ADAPTADA

Está dirigido al profesorado de Educación Física y Educación Especial, en relación con la problemática que la integración de los alumnos y alumnas con necesidades educativas especiales en el ámbito educativo, está suscitando en estos momentos. Es una aportación novedosa y original ya que, partiendo de una fundamentación teórica/reflexiva en torno a las adaptaciones curriculares – puestas de actualidad en la LOGSE, pero que ya bastantes profesionales de la educación venían realizando, sobre todo en algunas áreas de implicación cognitiva o instrumental – aterrizamos en una propuesta concreta de intervención motriz.

TÁNDEM 11: ACTIVIDAD FÍSICA Y DISCAPACIDAD

ED. GRAO
ISBN: 84-87570-11-9
15,20 €
121 páginas
Editado el 16/05/2003
Materia a la que pertenece: EDUCACIÓN FÍSICA ADAPTADA

La educación física y las necesidades educativas especiales: un análisis crítico en el marco de la innovación educativa. Evaluar para integrar en las clases de educación física. Juego de la oca: una experiencia globalizadora. El juego y el alumnado con discapacidad intelectual y/o plurideficiencia. Un trabajo colaborativo en la escuela inclusiva, entre el área de educación física y la fisioterapia. Breve guía de recursos. El desarrollo evolutivo de la fuerza en niños y niñas prepuberales: pautas de intervención. Actitudes de los niños y niñas de primaria hacia sus compañeros con discapacidad en las clases de educación física. Los juegos en la educación física: una visión cognoscitiva. Ejemplificación práctica. Una sesión de pregolf en un colegio rural agrupado. El juego y su estructura interna en relación con el trabajo de la condición física en primaria.

DEPORTE PARA DISCAPACITADOS MENTALES

LUCIANO FABIÁN ORSATTI
ISBN: 950-531-154-0
15,00 €
189 páginas
Editado el 15/08/1999
Materia a la que pertenece: EDUCACIÓN FÍSICA ADAPTADA

Personas con discapacidad mental. Bases teóricas desde el punto de vista biológico. Didáctica y metodología especial. Elementos básicos en el deporte con discapacidades mentales. Metodología especial. Pautas generales para el aprendizaje deportivo-motor: coordinación, orientación, equilibrio, reacción, adaptación, ritmo, comunicación y cooperación. Natación y discapacidad. Clasificación deportiva de las personas con parálisis cerebral.

Teoria de la Mente – Autismo y TGD – Parte 1

La teoría de la mente o metacognición es un término usado en la psicología y ciencias cognitivas para designar la capacidad -al parecer congénita- de los seres humanos de atribuir pensamientos e intenciones a otras personas (y a veces entidades). Aquí la palabra teoría tiene principalmente la acepción de ‘conjetura’, o mejor aún, posibilidad de advertir.

Así cuando un sujeto inteligente está dotado de teoría de la mente se entiende que tiene la capacidad de comprender y reflexionar respecto al estado mental de sí mismo y del prójimo que puede tener un sujeto; también incluye la teoría de la mente la capacidad de percibir y así poder llegar a reflexionar y comprender en relación a las sensaciones propias y del prójimo (en este caso principalmente por signos corporales que el otro da) logrando así el sujeto prever el propio y ajeno comportamiento.

Tal capacidad de percepción comprende un conjunto de sensaciones, creencias, emociones, etc.

La historia de Jason McElwain – Autismo y Deporte

Esta es la historia de Jason McElwain, un niño autista que en la primera oportunidad que le dieron para jugar a baloncesto, maravillo a todos sus compañeros, todas las personas presentes en el partido, a todo el insitituto y me imagino que a todos aquellos que hemos leído su peculiar historia Algunas veces las cosas extraodinarias, no solo pasan en el cineJason McElwain nació el 1 de octubre de 1987 en Rochester, un suburbio de la ciudad de Nueva York. Desde muy pequeño mostró una gran pasión por el deporte de la canasta, así que a nadie extrañó que al entrar al instituto se enrolara en las filas de los Trojans, el equipo de baloncesto del centro. A partir de ese momento, y durante tres años, J-Mac, que es como lo conocen sus compañeros, acudió puntual como un reloj a todos los entrenamientos y partidos. Controlaba las estadísticas, repartía agua, animaba a los jugadores, pero jamás jugaba. ¿Los motivos? Su baja estatura… y que Jason es autista. No comenzó a hablar hasta que cumplió los 5 años y aún hoy en día tiene dificultades para comunicarse, no interpreta el lenguaje corporal y carece de las llamadas habilidades sociales. Pero estas limitaciones las compensa con una tremenda fuerza de voluntad y unas ganas innatas por mejorar. Así las cosas, y a pesar de los problemas asociados a su discapacidad, la vida de Jason era muy similar a la de cualquier otro joven de su edad. Pero todo cambió el pasado 16 de febrero, cuando los Trojans disputaron el último partido de la temporada regular ante el Spencerport. Ese día el entrenador Johnson, como premio al arduo trabajo que había venido realizando durante tanto tiempo, quiso premiarle haciéndole jugar. Empezó en el banquillo, pero a falta de 4 minutos para el final del encuentro, y con una ventaja de 20 puntos a su favor, llegó el momento tan esperado. Enfundado en la camiseta número 52 y con una cinta al pelo, Jason entró a la cancha ante los aplausos de una grada entregada y llena hasta los topes. A los pocos segundos de debutar, recibió un balón y se jugó un triple que no tocó ni aro. Fue una auténtica piedra vaya. En el siguiente ataque sus compañeros volvieron a asistirle y Jason hizo un tiro cercano a canasta… que tampoco entró. Era lo normal teniendo en cuenta las circunstancias que rodeaban al partido, así que a nadie extrañaron los fallos. Pero el destino es caprichoso, y ese día nuestro protagonista estaba llamado a hacer grandes cosas. En la tercera posesión que tenían, recibió el balón y se jugó otro triple desde 7 metros, pero esta vez entró. El sueño se había tornado en realidad y la grada estalló en una ovación atronadora para felicitarle por lo que acababa de hacer. Lo que en ese momento nadie sabía era que la exhibición de Jason acababa de comenzar. En la siguiente jugada, volvió a jugarse otro triple… que volvió a anotar. A continuación, y casi sin tiempo para asimilar lo que acaba de suceder, J-Mac volvió a lanzar a canasta desde más allá de la línea de 6,25 y la volvió a clavar. Ya iban 3 triples en menos de un minuto. La gente alucinaba. Con razón. La grada coreaba su nombre, sus compañeros de equipos no daban crédito a lo que estaban contemplando y los rivales… bueno, los rivales bastante tenían con intentar parar al arma secreta que los Trojans acababan de meter en pista. Pero no podían. Era imposible. Cuando quedaban menos de 2 minutos para la finalización del encuentro, Jason volvió a recibir un balón en ataque y, cómo no, se la volvió a jugar. El chaval estaba en racha y se tiraba hasta las zapatillas. Pero lo bueno es que volvió a anotar. Lo mismo sucedió en la siguiente jugada. Y en la siguiente, aunque esta vez la canasta fue de 2 puntos. Jason no tuvo compasión con el rival, que vio cómo anotó su sexto triple sobre la bocina que marcaba el fin del encuentro. En apenas 4 minutos había anotado 20 puntos, el récord en la historia del instituto. Ni que decir tiene que al acabar el partido, la grada saltó a la pista para felicitar al héroe del día, que salió del campo a hombros. Con estos mimbres, la exhibición de Jason tenía todos los ingredientes para acabar convirtiéndose en una leyenda urbana que los padres explicarían a sus hijos durante generaciones. Pero el “problema” fue que uno de los espectadores que asistió al encuentro lo hizo cámara en mano y grabó el partido…

Gino Crovetto un atleta especial y un gran ser humano con autismo

Durante nuestra vida Gino (mi hijo con diagnóstico autista severo) y yo, habíamos pasado por muchas etapas llenas de encuentros y desencuentros, no era fácil comprender a un niño que a veces miraba y otras no, unas veces entendía y a veces parecía sordo, ciego y por supuesto siempre mudo. Las noches eran largas, muy largas y llenas de llanto y gritos y cada momento de frustración era una pataleta, los días a veces no eran mejores, tener al niño corriendo por todas partes ansioso, sudoroso, sin parar , horas y horas haciendo travesuras o arriesgando su propia vida sin sentido del peligro (Gino de pequeño era experto en caminar por los bordes de las ventanas y en cruzar pistas sin control detrás de un chocolatero o heladero), era una situación que por momentos parecía insostenible.

Lo único que nos mantenía unidos era su gran capacidad de dar cariño, (aparentemente contraria a la característica autista) pero muy reforzada por mi, muchos besitos, abrazos, (aunque le disgustaran), sonrisas, cosquillas y juegos, la gran necesidad que teníamos ambos de estar juntos, expresar cada uno a su manera lo que sentía por el otro y compartir nuestros momentos de alguna manera que nos permitiera conocernos, aceptarnos y disfrutar de la vida, fue lo que sirvió de base para que una relación tensa y demandante se convirtiera con los años en la relación mas maravillosa que puedan tener una madre e hijo, una relación de amistad. Y fue gracias al deporte que los dos encontramos un medio para mejorar nuestras vidas, sentirnos mejor con nosotros mismos y pasar muchos ratos disfrutando de una vida sana y llena de satisfacciones.

COMO EL DEPORTE CAMBIO NUESTRAS VIDAS

Existen muchas terapias y tratamientos para lograr avances significativos en la vida de las personas que padecen de autismo sea severo y que posean rasgos del mismo. Tratamientos farmacológicos, conductuales, biológicos, nutricionales, etc., en realidad si la terapia no es integral no se pueden avanzar ciertas áreas del desarrollo de la persona con autismo.

Pero fuera de todas esas terapias, todos los seres humanos tenemos el derecho de crecer, madurar y establecer vínculos con otros seres humanos fuera de una terapia o un tratamiento, hacer amigos, compañeros e integrarnos al mundo.

El deporte presta una invalorable herramienta para que las personas puedan superar metas de alto rendimiento.

En el caso particular de Gino se lograron grandes avances integrándolo en un circuito deportivo desde los 10 años, primero entrenando en la playa y trotando grandes distancias (10 kilómetros diarios) y luego ingresando a diversas disciplinas deportivas.

En las pesas fue donde Gino a pesar de sus discapacidades conductuales logró superar y llegar a ser 3 años consecutivos medalla de oro en levantamiento de pesas en Olimpiadas Especiales.

Pero el entrenamiento de Gino fue un entrenamiento de la calidad de cualquier atleta, su técnica tuvo que ser preparada a un nivel de alta competencia, a tolerar los cambios de rutina , los incrementos en las cargas (aprender a dominar los 140 kilos que levantaba) y su preparación física tuvo que estar integrada por profesionales que lo ayudaran a sobrellevar aquellas fallas de su conducta que hacían que pierda la concentración adecuada para competir.

Y todo ello lo ayudaron en la vida, a entrenar con personas sin discapacidad que pudieran conocerlo más allá de su silencio y pudieran comprender que en el deporte no hay necesidad de palabras sino de conocimiento y dominio de si.

Gino nos enseñó a todos a dedicarnos más allá de cualquier estímulo que nos separar de la eficiencia y la superación de nosotros mismos.

El entrenamiento diario le dio disciplina y orden para poder realizar sus demás actividades de una manera eficiente y a tolerar el stress que nos produce el tener que rendir de una manera eficiente en las labores que la vida nos presenta.

El caso de Gino es el de una persona con autismo severo que no habla y que hasta el día de hoy presenta trastornos conductuales (mínimos si consideramos el rasgo severo que lo caracterizará de por vida), que ha sabido dominar una disciplina deportiva y competir en su momento con personas que tienen menores discapacidades que el.

El nivel de entrenamiento de Gino tal vez pudo haber sido mayor en otro país, donde existen numerosos lugares que fomentan y desarrollan programas deportivos especializados desde hace muchos años, pero no existen lugares especializados para autistas. Claro que no fue negativa su experiencia, a raíz de lo vivido (sobre todo por la enorme integración que Gino reveló) muchos especialistas se interesaron en el campo de los beneficios de la actividad física en las personas con autismo, inclusive se desarrolló un programa para mejorar la conducta de los autistas, siempre que llevado hacia el campo de la psicología.

A nivel mundial el desarrollo del área deportiva de personas con autismo ha sido aislado, grandes record logrados por autistas en natación y otras disciplinas han demostrado a sus entrenadores que el autismo es una discapacidad mental pero no física y si bien existen ciertas limitaciones, con un buen entrenamiento estas son superadas y poco tiempo.

No existen instituciones que desarrollen el potencial que poseen las autistas en el campo deportivo de una manera global, conocemos casos de músicos geniales, pintores y otras genialidades de los autistas que poseen habilidades más allá de lo normal, pero en el caso de las habilidades deportivas no existen entrenadores que sepan lidiar con las pataletas y algunos comportamientos no adecuados de los autistas, que con el entrenamiento diario van desapareciendo.

AUTISMO INFANTIL

La descripción del Autismo fue publicada por primera vez por Leo Kanner en 1943 en la cual presenta al Autismo Infantil Precoz.

Este trastorno es el considerado como Trastorno Profundo en el cual el niño no logra el contacto con las personas, evita el contacto ocular, se retrae en actividades repetitivas y estereotipadas, no desarrolla lenguaje, no se comunica, presenta manierismos motores (aleteos de manos, balanceo de su cuerpo, manipulación inadecuada de objetos, etc.) y este proceso va acompañado por un retraso profundo en el desarrollo que suele persistir de forma rígida e inalterable. Esta forma de manifestación del trastorno: aunque se sigue presentando, se manifiesta con menos frecuencia.

Hoy en día, se presenta una nueva forma del trastorno, conocida como Autismo Regresivo, en la cual el niño tiene un desarrollo normal hasta el año y medio de vida aproximadamente: Juega, desarrolla lenguaje, se comunica: mira a los ojos, pide, demanda, aprende, imita, etc. y a partir de los 18 meses aproximadamente pierde progresivamente esas capacidades y comienza a aislarse y a realizar actividades repetitivas que no tienen una connotación social conocida. No las hace para comunicarse, para interaccionar o como un juego conocido…las realiza a forma auto estimulatoria de forma repetitiva, impulsiva…como adquiriendo un carácter obsesivo por las mismas.

Debemos distinguir también dos formas mas leves del problema, ya que hay muchos niños Diagnosticados como Autistas, que desarrollan una gran capacidad de lenguaje, muy buena cognición, pueden mantener algún tipo de actividad motora repetitiva, pero prevalecen mas bien ideas de tipo obsesivas, intereses a los cuales el niño se apega de forma rígida y que mantiene a lo largo de mucho tiempo, cada día de su vida, sus intereses giran en torno a esas ideas y ello los convierte en niños con poca capacidad de preocupase, entender, escuchar o comunicar al otro, son niños que parecen de poca capacidad emocional, son muy literales para describir cosas o acontecimientos, son muy inteligentes pero con poca capacidad de interpretar los desplazamientos de sentido propios de la estructura del lenguaje. Un chiste, un poema, una frase en doble sentido se vuelven extremadamente complejas para entenderlas. Sin embargo, en el área que es de su interés, pueden desarrollar capacidades que se sitúan muy por encima de la media normal. Pueden desarrollar memoria visual y auditiva de forma increíble, recordando detalles mínimos con la más leve observación del hecho o evento de que se trate. Estos niños son descriptos como de Alto funcionamiento, muchas veces confundidos con el Síndrome de Asperger o tomándolos como de la misma categoría, los cual es un error de interpretación.

El Síndrome de Asperger es el cuadro, dentro del Espectro autista, mas leve. Esta considerado como una forma leve de autismo ya que la descripción de su autor, Hans Aperger, describe una trilogía del trastorno que coincide con la descripción hecha por Leo Kanner sobre el Autismo Infantil Precoz :

* Trastornos en la Comunicación

* Trastornos en la Interacción Social

* Conductas Repetitivas, Restringidas y Estereotipadas

La diferencia esta en que la descripción hecha por Hans Asperger se referia a niños que presentaban un desarrollo del lenguaje aparentemente normal, un nivel de inteligencia en algunos casos “notables” en un área específica del desarrollo pero con un predominio deficitario en el resto de las otras áreas.

Los niños que ambos estudiaron presentaban rasgos muy comunes, como eran las alteraciones en la interacción social, comunicación, expresión y comprensión de las manifestaciones afectivas y los intereses restringidos. En ambos grupos de niños, había grandes diferencias respecto a funcionamiento social, habilidades de lenguaje y cognición y la forma en la cual se manifestaban sus conductas repetitivas y etereotipadas: mientras en el Autismo Infantil Precoz (AIP) se manifestaban fundamentalmente manierismos motores, en la Psicopatia Autistica (PA) estos manierismos casi no existian, pero se presentaban ideas de tipo obsesivas que guardaban un caracter tan restringido como la actividad motora en el AIP.

En el caso del AIP, se trataba de niños preescolares con un retraso mental profundo, mientras la PA se refería a niños en edad escolar, brillantes en un área especifica del desarrollo, y con buen funcionamiento verbal pero con una caracteristica particular, tanto a nivel de la comprensión, como de la expresión, se manejaban con un alto grado de literalidad, es decir, se les dificultaba entender los desplazamientos de sentido propios de la estructura del lenguaje, por lo cual, un chiste, una metáfora o una frase en “doble sentido” resultaba incomprenible para ellos

De ésta forma el Autismo Infantil Precoz (AIP) se asoció a niños autistas profundos, con un pronóstico malo y retraso mental severo y el Síndrome de Asperger (SA) a niños de mayor edad con buen dominio del lenguaje y la cognición sin retraso mental aparente, pero sus dificultades de comunicación e interacción social los colocaba al borde del fracaso escolar.

ESPECTRO AUTISTA

El concepto de Espectro Autista (EA) implica la consideración del Autismo como un continuo de diferentes dimensiones que permite reconocer a lo que hay de común y de diferente entre las personas con dicho trastorno y clarifica la idea de que, cuando hablamos de autismo y de trastornos generalizados del desarrollo (TGD) , empleamos términos comunes para referirnos a personas muy diferentes ( Angel Riviere). Las manifestaciones del autismo nos muestran personas muy distintas unas de otras y el diagnóstico parece remitir a un amplio conjunto de individualidades donde el nivel de evolución, los potenciales educativos y terapéuticos son particularmente diferentes. Sin embargo, un modo de enfocar el concepto de autismo que resulta útil para comprender esta gran diferencia que se manifiesta en los cuadros clínicos, y que complementa a mi entender la categoría clásica del autismo, la encontramos en la noción de “Espectro Autista”.

Pensar al autismo como un conjunto de dimensiones implica poder diferenciar los cuadros más profundos de trastorno de aquellos que manifiestan características mas leves, sin dejar de considerar que, lo que los une, es que todas las áreas siguen afectadas con diferentes niveles de alteración entre ellas.

La noción de EA marca la aparición “rasgos” diferenciales que pueden situarse en un conjunto de dimensiones que tienen un hilo de continuidad en el autismo pero que también abarca a otros cuadros que afectan al desarrollo en general y tuvo su origen en un estudio realizado por Lorna Wing y Judit Gould en 1979. Lorna Wing, en 1988, diferenció cuatro dimensiones principales de variación del espectro autista:

Trastorno en las capacidades de reconocimiento social

Trastorno en las capacidades de comunicación social

Trastorno en las destrezas e imaginación y comprensión social

Patrones repetitivos y restringidos de actividad.

El Dr. Ángel Riviere amplió el conjunto a doce dimensiones alteradas en los cuadros que hoy podemos denominar Espectro Autista, trabajo conocido como el IDEA, Inventario del Espectro Autista. Para cada dimensión estableció cuatro niveles: el primero es el que caracteriza a las personas con un trastorno más severo, niveles cognitivos más restringidos que aparecen en los cuadros que se manifiestan desde la primera infancia y que no han recibido un tratamiento adecuado. El nivel cuarto es característico de los trastornos menos severos, y define muy característicamente a las personas que presentan el síndrome de Asperger. En resumen, poder diferenciar estos “grados” nos permite reconocer que en cada uno de ellos hay posibilidades y necesidades tanto educativas como terapéuticas diferentes y que en cada caso se requiere de un abordaje específico.

GRADOS DEL ESPECTRO AUTISTA

El autismo presenta un espectro de manifestaciones diversas donde encontramos desde niños totalmente aislados, sin relación interaccional con las personas, con una tendencia a la repetición de actividades motoras y con una falta completa del Desarrollo del lenguaje y Comunicación alternativa, hasta niños con un lenguaje muy desarrollado, casi sin alteraciones aparentes y con niveles cognitivos que le permite su permanencia ( siempre con algun apoyo) en la Escuela de nivel Regular y en algunos casos, con habilidades a nivel de inteligencia que pueden superar la media normal en un área especiafica del desarrollo.

A partir del trabajo que realiza el Dr. Ángel Riviere, catedrático de la Universidad autónoma de Madrid, lamentablemente fallecido hace algunos años, conocido como el I.D.E.A., Inventario del Espectro Autista, y basado en las Investigacion de Lorna Wing y colaboradores, que detallaron las dimensiones alteradas en el Espectro Autista es que se comienza a hacer una distinción entre los distintos grados que se presentan dentro del Autismo. Esta distinción no se refiere a aspectos específicamente diagnósticos, ni persigue fines de etiquetamiento sino que permite una evaluación adecuada para determinar en que punto del lenguaje, social, cognitivo, académico y otras áreas específicas (analiza 12 áreas), el niño quedo detenido en su Desarrollo.Una descripción general de esas gradaciones es la siguiente.

TRASTORNO AUTISTA (TA – 1er. Grado)

Refiere al grado mas profundo del trastorno, conocido como el Trastorno de ( Leo) Kanner, quien describió el trastorno por primera vez, en 1941, dándole el Nombre de Autismo Infantil Precoz. Algunas de sus características son:

* Evita mirar a los ojos.

* Falta del Desarrollo del lenguaje.

* Tendencia al aislamiento.

* Movimientos repetitivos recurrentes

* Ausencia de comunicación Alternativa

* Aislamiento.

AUTISMO REGRESIVO (AR – 2° GRADO)

(Se denomina Regresivo por la pérdida de capacidades adquiridas)

Refiere a una de las formas mas características en que HOY se presenta el Trastorno Autista. Se lo piensa como el PROTOTIPO de la forma más característica que se manifiesta en la actualidad.

No se presenta tan asiduamente como hace algunas décadas, el Autismo profundo sinó que se manifiesta un tipo particular del Espectro Autista donde hay un desarrollo, en algunos casos, aparentemente normal y en otros un desarrollo normal hasta aproximadamente los 18 meses ( en algunos casos el desarrollo puede ser normal hasta el año, 15 meses) y luego aparece una pérdida de las capacidades que el niño había adquirido, a saber:

* Pérdida y evitación del Contacto Ocular.

* Pérdida del lenguaje

* Perdida del Juego y la Interacción Social.

* Pérdida de la Comunicación.

* Aislamiento progresivo

* Aparecen conductas repetitivas.

AUTISMO DE ALTO FUNCIONAMIENTO (AAF – 3ER. GRADO)

Este es un tipo particular de manifestación del Trastorno del Espectro Autista donde sus primeras manifestaciones suelen ser confundidas con Déficit de Atención o trastornos de otro tipo, ya que no se presentan las manifestaciones agudas del trastorno desde el inicio.

Hay lenguaje desarrollado y procesos cognitivos integrados que le pueden permitir en algunos casos, una permanencia en la Escuela Regular sin que se haya descubierto o sin que se hayan manifestado todas las características en el comportamiento.

Se percibe una dificultad para relacionarse con sus iguales y una serie de comportamientos e intereses rutinarios que progresivamente se van transformando hacia características que la mayoría suele sostener como del tipo obsesivas.

Sus principales características son:

* Lenguaje aparentemente normal

* Torpeza motora generalizada

* Aprendizaje casi normal

* Ideas obsesivas

* Conductas rutinarias

* Gran capacidad de memoria

* Rigidez mental,

* Falta o dificultades para expresar emociones

SINDROME DE ASPERGER (SA – 4to. GRADO)

Las personas que padecen del SA pasan desapercibidas entre la gente. Solo en su entorno se nota que son “raros”, se aíslan, hablan siempre de sus intereses, son fríos y a veces dicen cosas muy duras sin parecer que eles afecte en nada. Algunas de sus características:

· Lenguaje aparentemente normal

· Aprendizaje normal con dificultades de Atención

· Falta o Dificultad para expresar y entender las emociones

· Son rutinarios, solitarios y tienen ideas de tipo obsesivas.

· Pueden ser muy inteligentes (mas que la media normal) en un área del

desarrollo.

· Son Literales

· Torpeza Motora generalizada

Esta diferenciación no corresponde a un Diagnóstico dado que no figura en los criterios clinicos delineados en el manual DM IV ( Manual de Diagnóstico y Estadisticas Médicas de la Asociación de Psiquiatría Americana, 4ta. Edición ) mas bien permite establecer una Evaluación Cognitiva adecuada desde el punto de las habilidades básicas del sujeto, de sus potenciales y de sus Déficts y permite también establecer un seguimiento progresivo y controlado en su evolución.

Tal como presentamos la gradación del Espectro Autista, podemos extrapolar estas mismas características a los TGD, teniendo para ello un amplio y acabado conocimiento de las características de estos Trastornos.