Una mirada sobre el autismo desde adentro

El pozo”: crónicas del sentir autista
Una mirada sobre el autismo desde adentro El joven cineasta Rodolfo Carnevale se encuentra trabajando en su última realización: ‘El Pozo’, un film que abordará el mundo interior del autismo y su repercusión en el entorno desde una perspectiva nunca antes realizada por el cine nacional. En un intenso proceso que lo involucra desde su propia biografía, el director de esta película volcará todas sus experiencias como hermano de un joven con autismo para revelar qué piensan, qué imaginan y cómo comprenden los acontecimientos que suceden fuera del ‘pozo’, las personas con esta condición.

En los últimos dos años hemos asistido a un fenómeno a partir del cual distintos personajes con discapacidad se han convertido en los protagonistas de las más variadas historias de vida a través del cine. Estas crónicas, muchas veces inspiradas en hechos reales, han impactado profundamente en la sociedad al punto en que la mayoría de las tramas, simples y complejas a la vez, conquistaron a las audiencias más exigentes y cosecharon los más destacados reconocimientos en festivales internacionales.
Sin ir más lejos, el docente y actor español con síndrome de Down Pablo Pineda fue merecedor del prestigioso premio Concha de Plata al mejor actor en la reciente edición del festival de San Sebastián, un hecho sin precedentes que generó un gran revuelo en el mundo del cine. Por otra parte, en nuestro país la película “Anita”, protagonizada por Norma Aleandro y Alejandra Manzo, quien porta síndrome de Down, no sólo movilizó positivamente las plateas locales sino que fue declarada de interés social por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, “por su contenido humano y su valor como ejemplo de estima e integración social de las personas con discapacidad”.
Siguiendo esta línea, el joven realizador Rodolfo Carnevale se encuentra desarrollando un proyecto muy ambicioso, donde por primera vez en el cine nacional se mostrará el mundo interior de una joven con autismo. Carnevale ya había generado un acercamiento a la discapacidad con su anterior film “Aporía”, donde la actriz Dora Baret (quien obtuvo un importante premio por esta labor) interpretó a una mujer que tras un accidente debe pasar sus días en una silla de ruedas. Pero en este film, el director decide poner el acento en el diálogo entre la vida interior de una joven aislada dentro de su sensibilidad diferente y las repercusiones de su condición en el entorno familiar.
Para ahondar en este universo Carnevale se basó en sus propias experiencias como hermano de un joven con autismo y en los desafíos atravesados por su familia para adentrarse en un universo a simple vista insondable.
¿En qué medida un film puede lograr visibilizar una realidad que para la ciencia aún sigue habitada por muchas zonas oscuras? ¿Qué despierta en el público en general la curiosidad por acercarse a estas historias? ¿Cómo se prepara un actor para encarnar un personaje tan complejo y lleno de misterios? ¿Cómo aprovechar la sensibilización del público para obtener una transformación en la sociedad? Acerca de estos y otros temas El Cisne dialogó en exclusividad con el director Rodolfo Carnevale.

Dentro del pozo
Según Carnevale, el título “El pozo” surge de una palabra utilizada por padres y especialistas, que describen el síndrome autista como un pozo profundo, de gran aislamiento, oscuro, sin salida, donde abunda la soledad y sólo podemos escuchar los ruidos provenientes del exterior, pero no se logran asimilar, ni comprender. Rodolfo Carnevale tiene gran conocimiento sobre este tema tan complejo y lleno de interrogantes porque en su vida personal es hermano de un joven con esta condición. Precisamente su hermano se convirtió en el inspirador por el cual ha decidido exponer sus vivencias y, con ellas, “lograr ayudar a padres, hermanos, parientes, profesores, alumnos, que se interesen del tema, o simplemente acercar a los espectadores a que conozcan, se interesen y que disfruten de una buena trama, comprendan el mensaje y puedan transmitirlo hacia otras personas”.
“La idea de ‘El Pozo’ está profundamente arraigada a la historia de mi familia; tengo un hermano autista que hoy tiene 26 años, del cual he estudiado su conducta y su relación con el entorno que le rodea. En ese análisis pude observar el importante significado de la contención y el entendimiento hacia todo aquello que compone el mundo de estas personas. En la película se toca un tema poco conocido, que perturba la vida de una familia, en la que afloran problemas comunes a todos; como la postergación de los proyectos propios debido a las complicaciones de un hijo”, comentó el director.
Consultado acerca de la reacción de su propia familia cuando se enteraron de este proyecto, Carnevale admite que no fue fácil para ellos. “En principio causó un impacto, no estaban preparados. Después lo empezaron a asimilar y hasta expresaron su deseo de que fuese una película completamente autobiográfica. Ahora están muy contentos con la realización del proyecto”.
Pero no sólo fue complejo para la familia, también para el director fue un proceso largo y atravesado por distintas etapas. “En un comienzo pensé que más allá de mi deseo, aún no estaba preparado para abordar este tema. Entonces comencé a esquivar mis ganas y a postergar el proyecto. Pero en un momento surgió la necesidad de sentarme a escribir y expresar todo lo que llevo adentro y todas las vivencias difíciles que atravesaba mi familia. Ahí fue donde empezó a gestarse esta historia, que fue pasando de lo autobiográfico a la ficción. Este paso me permitió ver la historia desde afuera y volcar más objetivamente todo mi conocimiento sobre el tema y ayudar a esa familia ficticia en todos sus desafío”, manifestó.
Para poder transmitir estas vivencias, Carnevale creó el personaje de Pilar, una joven de veinticuatro años que sufre el síndrome del autismo desde los cuatro años de edad y que guarda en su interior el deseo de ser bailarina, pero su condición no la deja expresarlo. Pilar vive en un “pozo mental” que la mantiene incomunicada con la sociedad. Es hija de un matrimonio de clase media alta y recibe los mejores tratamientos médicos. Pero el conflicto empieza a desatarse cuando la terapia llega a una evolución límite: no llora ni demuestra emociones y la única alternativa para lograr mayor progreso es internándola. Pero la historia tendrá su vuelco cuando, en la clínica, Pilar se reencuentre con Román, un muchacho de veintinueve años que tiene retraso mental, con quien se conoce desde la infancia. En Román se despiertan viejos sentimientos de enamoramiento infantil y Pilar volverá a creer que su objetivo es posible junto a él, pero sucederá un hecho que cambiará el destino de sus vidas para siempre.
Para poder generar una fuerte empatía entre el público y la protagonista, Carnevale decidió hacer una apuesta fuerte apoyada en la estética de la película y que posibilitará mostrar de una manera clara y simbólica la vida interior de Pilar. ¿Cómo es el proceso para lograr que un mundo tan infranqueable pueda ser traducido y mostrado a un público en general?: “Por un lado se retrata el mundo interior de Pilar, un mundo fantástico, lleno de colores y vivencias, y por el otro lado el mundo de las alucinaciones y la repercusión en el entorno. En el mundo interior, en el pozo, ella se siente protegida de los posibles daños del mundo exterior. La idea es mostrar estas vivencias interiores a través de un nuevo concepto estético, para que los espectadores puedan comprender mejor a las personas con autismo. Incluso me interesa poder modificar la visión exterior de los momentos en donde estos chicos sufren alucinaciones o momentos de violencia y poder transmitir lo que sucede desde adentro en esas crisis, que son problemas del sentir”.
A partir de esta búsqueda el director irá desplegando el mundo interior de su protagonista; en el seno de ese mundo que pone una frontera con la realidad  conoceremos qué piensa, qué imagina y como comprende los acontecimientos que suceden en la realidad. Una dura realidad que también se logrará distender entrando en un mundo imaginario lleno de fantasía. El tema fundamental es el “sentir”, el cual se irá descubriendo a lo largo del film.
Otros temas que la película intentará abordar están vinculados con la idiosincrasia de la sociedad, tomando como modelo los deseos superfluos. Las relaciones familiares. La discriminación de una sociedad que toma como inhumano características como el autismo. El amor, la soledad, el rencor, la indiferencia, la inocencia dentro de una historia que mezcla la fantasía con la realidad, el drama con la comedia, el musical con la ficción.
Para lograr un trabajo óptimo en el personaje de Pilar, Carnevale se encuentra trabajando en las etapas previas de rodaje con la actriz Sofía Gala, quien interpretará a la joven con autismo y que ha asumido el entrenamiento con mucho entusiasmo. “La elaboración de este personaje para mí es fundamental, ya que los actores protagonistas que encarnen a la chica autista y al muchacho con retraso mental tienen que estar empapados con la temática e interactuar con otros jóvenes que tengan estos síndromes y condiciones. También es muy importante que nazca de los actores el deseo de investigar sobre el tema, viendo otras películas y documentales, visitando hogares, etc. Me interesa que más allá de mis lineamientos ellos mismos vayan encontrando el mundo de estos personajes”.

De la sala a la vida real
Una de las más grandes aspiraciones que Rodolfo Carnevale pretende realizar con este film es poder contribuir con un proceso de cocientización social. “Mi deseo es generar en el espectador común un interés mayor sobre el tema, esto es muy necesario para poder luchar contra la discriminación y modificar esa mirada que juzga a los chicos con autismo como ‘raros’. Si esta mirada cambia, la gente a va a poder descubrir a chicos muy tiernos, que tienen mucho para dar desde otra sensibilidad”, asegura el director. Por otra parte, “los espectadores que ya conocen o viven esta realidad, van a poder identificarse con la búsqueda de una madre incansable, que no se da por vencida y siempre aspira al mejor destino para su hija. Esta película está dirigida a esos padres sin experiencia, que no saben qué hacer ante la llegada de un hijo con autismo, para que puedan superar los bloqueos y alcanzar una mayor comprensión”.
Para Carnevale es muy importante hacer más hincapié en la educación y en una conciencia social más definida en relación a las personas con discapacidad, y aprovechar el clima de buena aceptación en las salas hacia estas temáticas para hablar profundamente de estos temas.
“He estado durante toda mi vida rodeado de personas con capacidades especiales, al tener también una clínica de rehabilitación, motivo por el cual me he decidido a exponer mis pensamientos y creo que es el momento justo para hablar sobre esta problemática en la realización de este film. Es necesario un interés por el tema y el largometraje cumple con ese objetivo. Quisiera transmitir un mensaje que despierte a la sociedad. Lo que propongo es introducirnos en el interior de la protagonista y observar desde su punto de vista, de qué manera relaciona e interpreta las cosas que le suceden en la realidad, que fluctúa todo el tiempo con su mundo imaginario, donde hasta lo inanimado cobra vida”.
Sin dudas la realización de proyectos como esta película contribuyen notablemente a ampliar y sensibilizar el imaginario de la sociedad, introduciendo nuevas y más ricas maneras de penetrar en realidades que resultan muy distantes y sobre las cuales han triunfado el preconcepto y los estereotipos.
En la medida en que la imaginación sensible, las emociones genuinas y el conocimiento preciso nacido de experiencias reales logren habitar nuestras reflexiones y acciones, será mucho más sencillo comenzar a soñar con un mundo donde lo diverso se halle presente, respetado y realizado.
Es de celebrarse entonces que cada vez más apuestas apunten a contribuir con esta misión tan importante para cientos de miles de familias y para tantísimos hombres y mujeres, niños y niñas a los que el arte les puede dar visibilidad, lugar y palabra.

Luis Eduardo Martínez

Fuente: www.elcisne.org

  • Comentarios
  • Sin votos

Escribí tu comentario

, , Dorthy D. Chan dijo

Los niños con autismo no estan dentro de un pozo, ni dentro de un agujero negro. El mundo de un autista es simple, es plano, no es tan complikado como los de las personas “normales”. El autista no deja de ser una persona ke piensa de forma diferente porke tiene un celebro diferente. Y eso hay ke comprenderlo.

, , Gus O. Munoz dijo

Pilar es una joven que lucha contra la incapacidad de sentir, consecuencia de su autismo. Tiene 26 años, vive con sus padres -Franco y Estela-y su único hermano menor: Alejo, de 13. Debido a su discapacidad, la relación entre sus padres comienza a fragmentarse hasta llegar a un nivel de desgaste que los hará tomar una decisión respecto a ella: seguir cuidándola en casa -sabiendo que eso podría desmoronar completamente a la familia- o internarla, solución viable pero no compartida por ambos.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog