En busca de la identidad


Foto de Olé.com

Foto de Olé.com

Por Ezequiel Pablo Pernica. Dura derrota del equipo argentino en Puerto Ordaz frente a una Venezuela que se perfila para ser la sorpresa de estas eliminatorias. Aún durante el calor sofocante de la ciudad costera de Puerto Ordaz. Aún ante el duro planteo de la Venezuela de César Farías. Aún en el cansancio, luego de haber enfrentado a Chile. Argentina sigue en busca de la identidad. Todo ha cambiado, Venezuela ya no es el mismo rival débil que hace algunos años, lo demuestran sus jugadores titulares, que de los 11, 7 juegan en Europa y sin duda el 4to puesto obtenido en la última Copa América disputada en nuestro país. Venezuela salió a esperar a la Argentina y a intentar sorprenderlo de contraataque con permanentes pelotazos a Rondón, el punta del Málaga C.F. Argentina busca recuperar su identidad. La vino tinto supo gestionar muy bien sus recursos, le generó más de un problema a la endeble defensa blanquiceleste. Ni una aspirina o un ibuprofeno calmaron los dolores de cabeza de Sabella que le generaron el Maestrico Gonzalez, Rincón, Fedor y Vizcarrondo.

El segundo tiempo Venezuela se lo llevó por delante literalmente. Andujar se agigantó dentro de los tres palos cuando salvó en reiteradas ocasiones al equipo que dirige el ex entrenador de Estudiantes y ratificó su titularidad como arquero del ciclo Sabella. Pero no pudo hacer nada contra el cabezazo de Amorebieta, el defensor del Athletic de Bilbao, a las ordenes de Marcelo Bielsa. Ni tampoco con una defensa que sigue haciendo tanta agua como en la Copa América. Poca jerarquía le otorgaron los nombres de Demichelis y Ottamendi a una defensa lenta y timorata. Los laterales, Zabaleta y Rojo, devenidos en carrileros, más un Mascherano que mostró nuevamente un bajísimo nivel con la celeste y blanca, transformaron al mediocampo argentino en apenas una zona de transición para la Vinotinto. Todos pasaban, nadie pagaba. Pase libre. Los delanteros se ocupaban de cortar el juego de una Venezuela cada vez más agrandada conforme iba pasando el tiempo.

El debut con Chile se aprobó con creces. Con aportes interesantes de Di María (sin duda el mejor partido desde que está en la selección mayor) y José Sosa en ataque. Con un Higauin que se afirma cada vez más como el 9 titular. Y con un Messi mucho más libre y más similar del que juega en el Barcelona. Abierto y libre por la derecha, participativo en el juego, sin ofuscarse ni buscando gambetear a toda la defensa. Y con una capitanía que no pesa ni le corta la circulación de su brazo derecho. Luego de la victoria por 4 a 1, los periodistas acosaron a Alejandro Sabella en busca de el titular del diario del día después. Lo que dijo sorprendió a muchos. Pero no a todos. Fiel a su estilo. Con perfil bajo. Luego de un cuatro goles, con un Messi inspirado y con una noche perfecta de Higuaín y Di María, cualquier técnico se hubiera subido al caballo. Pero no la persona que acompañó a Passarlla como ayudante de campo la mayoría de su carrera. Frío, meditativo, calculador. No le tembló la voz a la hora de declarar: lo único que dijo fue que había que mejorar cosas en la defensa. En medio de la victoria, vislumbró los errores de una defensa que le tarería problemas cuatro días después en Puerto Ordaz.

Más allá de la sorpresa, la Argentina sigue en busca de su identidad. Es que durante el mundial de Sudáfrica, Maradona fue muy claro. “estos son mis jugadores”, “estoy a muerte con mis jugadores”. Jamás utilizó la palabra equipo. Y eso es justamente lo que no fue. Un equipo. Solamente fue un puñado de jugadores. Batista le tocó bailar con la misma que Maradona. Tambaleando desde el comienzo, apenas aportó unos pincelazos en amistosos y nada más. Nuevamente un grupo de jugadores. Pero a no temer, Sabella es un técnico capaz, con proyectos a largo plazo, criterioso y que sabe leer los partidos. Un tropezón no es caída, ya que en el banco está el entrenador del último equipo argentino campeón de la Libertadores. A no desesperarse. No hay que abandonarse al exitismo cuando Argentina gana por goleada ni tampoco es el fin del mundo cuando pierde. Es menester y prioridad de Sabella convertir a estos jugadores en un equipo. Hay que estar tranquilos. Esto recién comienza. Argentina sigue en busca de su identidad.

VOLVIO EL REY

A pesar de la dura derrota por 2 a 0 de visitante ante el Goias, Independiente volvió a jugar la final de un certamen internacional luego de 14 años.

Indepediente volvió, a pesar de la imágen que dejó, después de 14 años a jugar una final internacional. El 0-2  deja muchas cuestiones que destacar, al equipo se lo vio nervioso e  impreciso en tierra Goiana, sobre todo los juveniles Leonel Galeano y Julian Velazquez.  Ante la primera falta vieron rápidamente la tarjeta amarilla de  un árbitro que compró entradas de primera fila para ver el espamentoso teatro de los jugadores brasileños que se revolcavan  al primer contacto con los de Avellaneda. La inexperiencia del roce internacional les jugó en contra. Silvera falló, en su función de pivotear, aguantar y devolver la pelota. A Fredes y a Cabrera también se los vió incapaces de aportar en ataque, Mareque aportó garra como siempre pero esta vez con poca claridad y Battión se vió desbordado en su función de volante de contención debido a los constantes contrataques por los costados  del Goias.

Esta versión de Independiente lejos estuvo de tener la temple y el  espiritu  de aquellos tiempos de antaño, pero no hay que olvidar la resurrección que vivió este grupo. La llegada del Turco Mohamed les brindó un aire renovador casi milagroso que les permitió llegar hasta estas instancias, remontando un resultado global frente a la Liga Deportivo Universitaria en Quito con olor a hazaña. Inclusive los que no son habitualmente titulares respondieron muy bien en las ultimas fechas del torneo local a pesar de los resultados.

Este certamen internacional le permitió a Independiente brindarle la responsabilidad a muchos chicos del club de salir a la cancha cada fin de semana como es el caso de  Nieva, Delmonte, Ivan Perez y Barcia, cuando los habituales titulares están reservados para la Copa. El hecho de que Independiente participe habitualmente de este tipo de torneos le da la oportunidad de foguear  a los chicos de las inferiores, en cualquiera de los dos frentes. Por eso, aunque el equipo de mohamed no se quede con el trofeo será un aspecto positivo haber dicho presente en el ámbito internacional. Y es lo que necesita para que, de apoco, vuelva a ser el club que alguna vez fue.

El miercoles será la hora de la verdad. El rojo no debe caer en la desesperación como lo hizo en Brasil, y jugar ordenadamente y a lo que sabe como viene haciéndolo. Mohamed deberá encontrar reemplazo para una pieza fundamental como lo es Silvera, expulsado en el partido de ida. Parece más que interesante la inclusión del Pato Rodriguez y de Martin Gomez para llegar por los costados. La gente no debe caer en el fanatismo exacerbado y bárbaro como sucedio con Defensor Sporting y Estudiantes, en la ultima fecha por el torneo local.  Depende de si mismo. No es imposible remontar este resultado, lo prueba la muy buena semifinal que realizó frente a Liga. Las viejas leyendas resurgen, las epicas historias retumban en las paredes del Libertadores de América. La historia cobra vida en la camiseta. Camiseta que debe tirarle toda la historia encima al reciente descendido del Brasileirao. Si así sucede, el infierno estará encantador.

gigantes CHIQUITOS

 

     ”¿Qué nos pasa a los grandes del fútbol argentino?..¿Estamos todos locos?…”. Seguramente así empezaría su monologo el humorísta Fabio Alberti si le tocara hablar del presente futbolístico de los cinco grandes. Veamos la situación  actual  comenzando por la principal competición continental, la Copa Libertadores. De las 6 plazas que posee Argentina en el torneo, todas ellas son ocupadas por equipos denominados “chicos” (palabra que aborrezco). Estudiantes de La Plata, logró la clasificación directa por haberse coronado campeón de la edición anterior, aunque cabe destacar que el presente por el cual atraviesa el pincha, no le hubiera sido dificil poder acceder a la clasificación. Los otros que se clasificaron directamente fueron los campeones del 2009, Velez y Banfield.  Ambos estan en las mismas condiciones que el cuadro de La Plata, de no haber logrado títulos, sin duda se hubieran clasificado.  El cuarto lugar fue para Lanús, de gran presente, que logró la última plaza fija, vía directa  a la fase de grupos. Los dos cuadros rojinegros de la provincia  santafecina, Newell´s Old Boys de Rosario y Colón de Sta. Fe tuvieron que pasar por el repechaje y a ambos no les fue bien y se quedaron en el camino, perdiendo con Emelec de Ecuador y Universidad Católica de Chile, respectivamente. Una lástima ya que ambos equipos han desarrollado a lo largo del año pasado un interesante desempeño.

  Sin duda, su participación en la copa quiere decir una sola cosa. Estos equipos vienen destacandose desde hace rato en el campeonato de primera división.

2007.Lanús da su primera vuelta en la bombonera.

  Lanús de la mano de Rubén Cabrero (en su momento dt de las inferiores) se consagró campeón del apertura 2007 de la mano de muchos pibes que él hizo debutar tras un arduo y prolijo trabajo en las canteras del club. Entre ellos se destacarón  Agustín Pelletieri, Matías Fritzler, Lautaro Acosta, Sabastian Blanco y Diego Valeri. Acompañados por referentes dentro del equipo como Rodolfo Graieb, Maxi Velazquez, Walter Ribonetto y “Chuiquito” Bossio, Cabrero armó un equipo que deslumbró buen fútbol y eso no sólo le valió la participación en  copas internacionales desde hace tres años, sino que tambien Lanús se convirtió en un rival respetado por sus canteras y por defender el futbol vistoso.

Ottamendi y Moralez, pilares fundamntales de Velez, levantan la copa del Clausura 2009

  Velez por su parte, desde los ultimos años viene dando que hablar con sus inferiores y siempre es un rival dificil. Figuras surgidas de las entrañas del club como Cubero, Somoza, Castroman, Maxi Pellegrino, Jonás Gutierrez y Rolando Zarate entre otros fueron los artifices de los laureles conseguidos durante el  Clausura 2005, liderado por Miguel Angel por Russo. Cuatro años más tarde, los de Liniers volvieron a festejar a un año de cumplir 100 años de vida, pero esta vez de la mano de Ricardo Gareca, un viejo amigo de la casa. Un caso anecdótico ocurrió en aquel torneo, todavía fresco en la retina del hincha fortinero. Nicolás Ottamendi, un defensor  juvenil que hacía sus primeros minutos en primera, deslumbró a todos con su sobriedad y firmeza para brindarle seguridad al fondo de Velez. Logró quedarse con el puesto de segundo marcador central y un par de partidos más tarde fue citado por Diego Maradona para  la selección nacional. Sin duda Ottamendi fue la revelación del Clausura pasado, y una de las figuras del campeón junto con un Cubero y un Somoza más experimentados, un Franco Razzotti de exelente desempeño en el medio campo, y la aparición del delantero Jonathan Cristaldo.  Si bien fueron pocos los jugadores surgidos de las inferiores que formaban el once titular, Gareca logró armar un equipo sólido y contundente: refuerzos como Emiliano Papa (también convocado por Diego debido a su gran presente), Victor Zapata, el uruguayo Hernán Rodrigo Lopez, el zaguero Sebastian Dominguez y el arquero cordobés Germán Montoya; completaron la escuadra que le arrebató el titulo al Huracán puntero de Angel Cappa en aquella controvertida final bajo la lluvia. 

Hace días y por la cuarta fecha, Velez debió presentar un equipo alternativo a raíz del viaje a Venezuela por la Copa Libertadores. El cuadro de Liniers presentó en cancha a jugadores formados en su cantera a escepción del arquero Barovero. Los chicos del fortín vapulearon durante el segundo tiempo a un Independiente que parecía mareado por los golpes del rival, como si estuvieramos hablando de una pelea de boxeo, con un Juan Manuel Martinez que desequilibró en todo momento.  El buen criterio de Gareca noqueó al cuadro de Avellaneda con los ingresos del ex Racing, Maxi Moralez y del uruguayo Santiago Silva que  sentenciaron el partido.

Verón la besa. Estudiantes se consagra el mejor de América luego de derrotar a Cruzeiro en Brasil.

El regreso de Juan Sebastián Veron a Estudiantes de La Plata le brindó un poco de color al monocromático futbol argentino. Desde el titulo obtenido en el 2006, Estudiantes se volvió uno de los principales protagonístas de cada torneo disputado desde entonces. El arribo de Alejandro Sabella, una persona muy querida por el club, fue funadmental para que el “León” levantara la copa Libertadores en el 2009 e inquietar al Barcelona de “Pep” Guardiola, en la final del muncial de clubes de la FIFA,  el mejor equipo del mundo de los ultimos 10 años (no exagero). Por la misma razón Estudiantes presentó un 11 alternativo integrado  por juveníles (salvo su arquero, el ex rojo Damián Albil)  para visitar a Independiente en el Libertadores de América. Esta vez Independiente se llevó los tres puntos. Pero los chicos de Estudiantes le lograron provocar un buen susto al Rojo del Tolo Gallego logrando la igualdad luego de ir perdiendo 0-2. Finalmente Ignacio Piatti decretó el 3-2 con un golazo para  los de Avellaneda. Un muy buen partido planteado por los juveniles de La Plata a pesar de la derrota.

El taladro de Falcioni, obtiene el Apertura 2009, su primer titulo en primera. Poco importó la derrota con Boca de visitante.

Con muy buenos refuerzos más algunos jugadores interesantes de sus inferiores Colon, Banfield y Newell´s desde hace  un año, se han convertido en  protagonistas de lo más alto del torneo argentino. Julio Cesar Falcioni hizo de Banfield, un equipo duro y sólido que se adjudicó el Apertura 2009. Newell´s le dió pelea hasta al final, pero tropezó en los ultimos pasos hacia el titulo. Colón, desde hace años que es el mejor equipo fuera de Bs. As.  sobre todo desde que lo dirige Antonio Mohamed. Ha conseguido afianzarse en lo más alto de la tabla y a conseguido una regularidad, con jugadores como el “Bichi” Fuertes, Germán Rivarola, Diego Pozo y el “Chino” Garcé.

¿Y los grandes donde están? ¿y los grandes donde están? River hundido en una decadencia futbolística gracias a la gestión Aguilar que Daniel Passarella debe hacer resurgir encomendándo el futuro  del club a un grupo de pibes que todavía no le ha llegado a crecer bello en algunas partes de su cuerpo, encabezados por grandes ídolos como estandarte: Ortega, Gallardo y Almeyda. Pero Ortega no logra hacer pie debido a su problema personal, Gallardo no logra superar del todo sus lesiones para jugar 90 minutos completos y Almeyda sin duda se gana la medalla al merito al intentar conducir un barco sin rumbo que se hunde en un mar de apatía futbolística desde hace algunos años.

San Lorenzo sufre las consecuencias de un menemísmo traído por Tinelli, la sobreabundancia de refuerzos que la mayoría terminan peleados con el club o con la gente. La obscenidad y locura por traer refuerzos que calmen a la insaciable tribuna de Boedo, produjo que le dieran la espalda a un caso más que interesante como es Walter Acevedo que hoy deslumbra en Independiente. El capricho y el ego del empresario de Ideas del Sur, más su influencia  con rafael Savino fueron la causa del alejamiento de Miguel Angel Russo, el técnico que logró llevar a los cuervos al triangular final del 2008 que finalmente obtuvo Boca. Durante la gestión de Russo, se corrían rumores en los pasillos del Nuevo Gasómetro que Tinelli nunca estuvo de acuerdo con su contratación y que se moría por traer a su amigo Simeone. La eliminación de los de Boedo de la última Copa Libertadores fue la excusa perfecta para deshacerse de Russo y traer al Beckham argentino para hacerse cargo de San Lorenzo. Simeone finalmente, no logró mejorar la imagen de un equipo al que sus propios hinchas acusaban de mercenarios y tampoco logró mejorar la suya, esquivándole siempre al bulto cuando surgían los murmullos desde la platea. Los escándalos del Jet-Set, en los que se envolvió su ¿ex? mujer Carolina Baldini parecieron perturbarlo durante su desempeño. El colmo hubiera sido traer al Ogro Fabbiani como refuerzo y a Ricardo Fort como principal inversor en la compra de jugadores. Estoy seguro de que en esa situación hipotética, Jorge Rial hubiera logrado ser el vocero oficial del club.

Racing preocupado por el descenso y la promoción desde el apertura 2007, nunca logra sacarse ese fantasma de encima que lo persigue incansablemente. La falta de un holgado colchón de puntos y las fechas sin ganar se cobararon como victimas a Juan Manuel Llop, Ricardo Caruso Lombardi y Claudio Vivas en un Racing que sufre esta situación desde casi tres temporadas. En menos de dos años.

Boca tampoco logró hacer pie. Un caso extraño ya que posee la mejor plantilla del fútbol argentino, con jugadores de primerísimo  nivel entre los que figuran Riquelme, Ibarra, Palermo, Federico Insua, Rosada, Marino, Nicolás Gaitán, Gary Medel, Cristian Chavez, Claudio Morel Rodriguez, Juan Krupoviesa, Pablo Mouche, Matías Gimenez, Sebastian Prediger y Jasús Mendez. Los malos resultados, el mal momento futolísticico y  la vergüenza de no participar en la Copa se llevó a tres victimas. Basile no logró aportar claridad a la confusión y terminó renunciando debido a su cansancio para con los dirigentes, que no paraban de mirar de reojo a Bianchi, como un pibe que no logra olvidarse de su ex novia, y que permanentemente encuentra la ocasión perfecta para sugerirle regresar a sus brazos, aunque en ese momento su novia sea otra. Al igual que Basile, Ischia también fue victima de la obsesión de los dirigentes con Bianchi. Cada tropiezo de los técnicos, fue acompañada de una chicana para que el técnico más ganador de la historia de Boca volviera a dirigir al primer equipo. Las reiteradas propuestas no dejaron tranquilo al hasta entonces Manager del club, que por ser un hombre de palabra se negaba a tomar el lugar de Basile. Entonces el mal momento de Boca se cobró su segunda víctima, y produjo el alejamiento del Virrey también. Finalmente, el arquero titular, Roberto Abbondanzieri, encontró consuelo en los brazos de Inter de Porto Alegre, uno de los mejores equipos brasileños de los ultimos tiempos, ante la ruptura con el club de sus amores. El Pato no lo dudó y también se tomó el palo.

El unico que se agarra del lote de los que pelean arriba desde al año pasado es Independiente. La figura de Américo Gallego le devolvió la sangre a un equipo que parecía no tenerla, sumado a un par de refuerzos de categoría y la formación de un buen grupo. Pero  la mala noche sufrida en el José Amalfitani el viernes por la noche, le quitó el sueño a más de uno y el miedo a volver a ser un equipo sin vida se instaló en todos los hinchas: Volver a ser ese equipo irregular que se viste de rojo desde el apertura 2006. Desde aquella fecha, cada temporada comenzaba bien y terminaba mal (como con Burruchaga: Un muy buen apertura y un pésimo clausura). Salvo la temporada 2007/2008 que arrancó con Troglio peleando el torneo, tuvo una meseta entre el fianl del apertura y al comienzo del clausura y se recuperó con la llegada del piloto de tormentas Pepé Santoro.

De todos modos Independiente no está excento del mal que acoge a los grandes y en cualquier momento puede ser una victima más de esta extraña enfermedad. Mientras los grandes están en cama, los chicos se divierten. Más que chicos…GIGANTES. 

Por Ezequiel Pernica

(Todos los derchos reservados)

… Cuando Usted lo crea conveniente…

hinchada-argentina

¿Cómo le va? Pase… tome asiento… ¿un café?… ¡Mozo! Un café para el caballero y para mi un cortado por favor…¿Usted fue a la cancha alguna vez? me imagino que si. Si ha tenido esa oportunidad entonces a presenciado momentos indescriptibles dentro de un estadio.  Como todo aficionado disfruto de cada momento que me sabe brindar el futbol. Alegrías, tristezas, broncas, en fin. Pero hay un momento que para mi es solemne: El pitazo inicial. En ese momento se frena todo, se para el mundo, la tierra deja de girar y el corazón deja de latir. la incertidumbre de no saber que pasará a lo largo de esos 90 minutos y un poquito más. Y que en ese lugar recóndito de la tierra, por solamente 90 minutos tu mundo se puede derrumbar o podés sentirte en la cima del mundo.

¿Usted sabe de lo que hablo no? Creo que hasta las hinchadas callan y ese silbato resuena en las tribunas. es la sensación de que por, apróximadamente, una hora y media voy a disfrutar de una de las cosas que mas  me apasionan. También me imagino que los protagonístas sentirán lo mismo, esos 22 jugadores dentro del verde cesped, los técnicos al borde de la linea de cal preguntándose si sus dirigidos recordarán lo hablado en la charla técnica, los suplentes sentados en el banco esperando  la oportunidad de entrar en el segundo tiempo, y  hasta los utileros preparados, atentos y  dispuestos a todo como si furan una terminal de boxes de formula uno.

¿Sábe que amigo?… Así me siento. Como en ese instante. Como yo. Como todos ellos. Como un hincha. Como un jugador. Como un DT. Como un utilero. Como un suplente. Por que este sueño recién comienza para los que hacemos abrazo de gol. Escribir sobre lo que nos apasiona, sobre el sueño de estar dentro de ese verde cesped. Y todo lo que envuelve a este deporte, sin dudas, el deporte más hermoso.

“… Señor árbitro: aguardamos el pitazo inicial… cuando usted lo crea conveniente…”

ah… no se haga problema por la cuenta,  el café va por cuenta nuestra.

Ezequiel P. Pernica

(todos los derechos reservados)