Y vos, ¿Qué dólar usás?

Por Claudia Elisa Chaves

Durante décadas, sentimos hablar de dólar oficial y dólar paralelo, éstos últimos, comercializados en mercados primarios, incluso en la calle por los denominados “arbolitos” quienes, hay que reconocerlo, se “modernizaron”, a la conocida frase: “cambio, cambio..” algunos le sumaron carteles luminosos donde se leen frases en inglés como: “ex change, ex change…”.

Hoy, en pleno Siglo XXI, existen numerosos tipos de dólar: Al denominado dólar Oficial, y al Dólar Blue, similar al dólar paralelo de década anteriores, se sumaron el Dólar Tarjeta, el Dólar Turista e incluso un Dólar Soja.

Pero, esto significa que hay distintos billetes en circulación? No, el billete es el mismo, lo que cambia es el tipo de cambio según la procedencia o el destino que se les dé.

Entonces, es una mera sensación de que no existe un único spread como tampoco un único tipo de cambio para esta moneda extranjera?

Por ejemplo el 10-01-2014, el dólar oficial cotizaba $6,58 tipo comprador y $6,63 vendedor, el dólar Blue $10,6 comprador y $10,8 vendedor. En cuanto a las nuevas variantes, el Dólar Tarjeta y el Dólar Turista ascendían a $8,95, mientras que el Dólar Soja apenas superaba los cuatro pesos ($4, 309).

¿Cuál es la razón de estos diversos tipos de cambio? La respuesta podría ser larga y compleja de explicar pero, se resume en tres palabras: deficientes políticas monetarias.

El principio de Onda: Parte I

Por Claudia Elisa Chaves

…”no es un método ni una teoría, sino simplemente el comportamiento de un fenómeno (Elliott, 1938)

En la década del 30´, el economista Ralph N. Elliott, comienza a estudiar las fluctuaciones de los precios, basándose en el índice Dow Jones (denominado así en homenaje a su creador Charles Dow, padre del análisis técnico).

Si bien coincide con Dow en que el mercado refleja la psicología de los inversores, y que la misma tiene un carácter cíclico, pondera no sólo la tendencia principal sino también las tendencias secundarias y menores, debido a que los movimientos a corto plazo condicionan la tendencia a largo plazo. No sólo estudia el comportamiento de los precios de cierre sino los precios máximos, mínimos, de cierre y de apertura.

Pero, no sólo la existencia de ciclos económicos repetitivos representa el fundamento básico del Principio de  Onda sino también los números y las proporciones que marcan el ritmo de estas repeticiones. (Jiménez Barandalla, 2001). En este punto, analiza la secuencia Fibonacci

En 1934, resume sus observaciones con respecto al comportamiento del mercado de acciones. Las mismas, constituyen principios  aplicables a todos los grados de onda de los movimientos del precio de las acciones.

Elliott identificó el principio de organización subyacente a los movimientos de mercado. Este descubrimiento, dio origen al Principio de la Onda.

Deduce la pauta única 5-3, 3-5 que define el comportamiento del precio considerando que los índices de precios de los mercados de valores se mueven en 5 (cinco) cuando siguen la dirección de la tendencia principal, y en 3 (tres) ondas cuando la corrigen (Jiménez Barandalla, 2001). Vale decir, cuando la tendencia es alcista, los índices avanzarán en 5 (cinco) movimientos y luego, retrocederán parcialmente en 3 (tres), en cambio si la tendencia es bajista, descenderán en 5 (cinco) movimientos y recuperarán en 3 (tres).

Pero antes de zambullirnos en el análisis técnico, cabe preguntarse por qué Elliott parte del estudio, no sólo del comportamiento psicológico de las masas sino también de la serie Fibonacci para arribar a estas conclusiones?

EL FIN DE UN CICLO

Por Claudia Elisa Chaves

Por Lic. Claudia E. Chaves

Los ciclos económicos son fluctuaciones de la economía en la producción o la actividad económica durante varios meses o años. Estas fluctuaciones se producen regularmente en torno a una tendencia de crecimiento a largo plazo, e implican generalmente, cambios entre los períodos de crecimiento económico o de expansión, y los períodos de relativo estancamiento o recesión. (Burns, 1946).

Las etapas del ciclo son:

  • Desarrollo: En esta etapa se desarrollan nuevos negocios, sin obtener un margen de rentabilidad
  • Crecimiento: Una vez que los nuevos negocios o actividades, ya se encuentran en el mercado, se observa un incremento de la rentabilidad. Ingresando nuevos jugadores atraídos por el aumento en la tasa de crecimiento económico.
  • Auge: El mercado atraviesa una etapa de madurez, la cual, puede ser extendida o consolidada mediante el desarrollo de políticas adecuadas, caso contrario, se cae en una etapa de recesión
  • Recesión: Se caracteriza por una baja tasa de crecimiento económico, incremento del endeudamiento, aumento del nivel de desempleo, fuga de divisas y cierre de empresas.

Estas fluctuaciones pueden medirse mediante el empleo de algunos indicadores como la tasa de crecimiento del PBI real.

La duración, de los ciclos económicos es de más de un año a diez o doce años, y no son divisibles en ciclos más cortos. La duración de los ciclos en Argentina es de 12 años.

La finalización de los ciclos económicos, históricamente se produce en el mes de Diciembre: 2001, 1989,……y así podemos llegar a principios del Siglo XX, más precisamente a 1905, con la revolución radical.

Pero, cabe preguntarse si se trata de fluctuaciones recurrentes cada doce años, no se pueden llevar adelante acciones para prevenirlas?La respuesta que daría no es concluyente: “Sí, tal vez se podría”.

Mediante políticas de desarrollo sustentable, políticas de promoción industrial, mejorando la infraestructura, etc., etc. Estas medidas se tomaron, desde La Ley 19640 de Promoción Industrial del ´72 hasta la sanción en 2009 de la Ley 26.539, se fomentó la radicación de empresas en zonas desfavorables.

Sin embargo, estas políticas activas no ponderaron algo fundamental: “La cadena de valor” (Porter, 1987).

En realidad, las empresas, no pueden elaborar sus productos totalmente en Argentina, porque la materia prima, los componentes o las partes que los integran, no se fabrican en el país, sino que deben importarlos, aumentando el Precio interno de los mismos, y, el monto de los subsidios que el Estado Nacional debe otorgarles a las empresas promocionadas para que sigan existiendo.

El país enfrenta el fin de este nuevo Ciclo económico con un sector productivo débil, una gran dependencia de proveedores externos, serios problemas energéticos, un nivel de endeudamiento mayor al reconocido (montos a pagar a Fondos Buitres, Repsol y otros), fondos previsionales saqueados, sistemas educativos y sanitarios en decadencia, carencia de ecologic dumping, 18.300.000 argentinos viviendo de planes sociales, no reconocimiento de la inflación y distintos tipos de cambio (Oficial, Turista, Blue…) y podría continuar enumerando señales de mercado pero, como versa el dicho: “para despegar, previamente se debe aterrizar”

Modelo de información asimétrica

Por Claudia Elisa Chaves

“el daño ya está hecho”

Durante décadas, al determinar el Costo Promedio Ponderado de Capital (WACC), partíamos del mismo supuesto que enunciaron Modigliani y Miller: la información es simétrica.

Sin embargo, con el arribo de la hiperinflación, esta premisa fue puesta en duda por varios economistas, entre ellos, G Akerlof, A. Spence y J. Stiglitz.

Akerlof (1970) demostró que, en un mercado donde la información es asimétrica, los precios de mercado se distorsionan como consecuencia del riesgo moral y la selección adversa.

Por su parte Spence (1973) estudió las consecuencias de la asimetría de la información, en los mercados laborales.

Mientras que Stiglitz (1976) analizó las distorsiones producidas en los puntos de equilibrio, causadas por la asimetría de la información en los mercados de Seguros.

El modelo de la Información asimétrica representó una innovación en finanzas, una verdadera ruptura con el modelo clásico de política de precios. La “economía de la información asimétrica”, puede observarse en mercados con ciertas características:

  • Fuerte correlación entre calidad y precio de los productos;
  • Entre el crédito y la tasa de interés;
  • Entre salario real y productividad;
  • Entre incentivos y control financiero;
  • Asignación discrecional de los Factores de la Producción (en especial Capital y Trabajo);
  • Falta de acceso a la información relevante para la toma de decisiones.

En 2001, G Akerlof, A. Spence y J. Stiglitz compartieron el Premio Nobel de Economía por sus trabajos sobre “Mercados con Información asimétrica”

Para conocer más sobre el modelo de Información Asimétrica, dirigirse a http://abcfinanzas.com.ar/cursos/

Análisis de los precios de activos

Por Claudia Elisa Chaves

Desde la antigüedad, los seres humanos han intentado predecir el futuro: La Economía como toda Ciencia Social, no escapa a la regla.

Identificar la/s Causa/s de un determinado suceso, así como sus consecuencias, representa uno de los principales problemas de esta disciplina.

El comportamiento del mercado y de las unidades que en él actúan, ha sido tema de estudio de economistas pertenecientes a distintas escuelas: desde la cuestionada “Mano Invisible” de los clásicos”, el “Efecto multiplicador” de Keynes, pasando por la Teoría del Portfolio de Markowich o la Recta de Mercado de Sharpe, sin olvidarnos de la Teoría de los Juegos (y del Equilibrio de John Nash) o de la Teoría de las Olas de Elliott, o el  funcionamiento  de sistemas dinámicos muy sensibles a las variaciones en las condiciones iniciales, abordado por la Teoría del caos, todas ellas dieron respuestas a ciertas realidades o escenarios.

En reiteradas oportunidades, economistas que estudiaron el comportamiento del Mercado, fueron premiados con el Premio Nobel de Economía. Este año, fueron distinguidos  Eugene Fama, Lars Hansen y Robert Shiller por la investigación titulada “Análisis empírico de los Precios de Activos”. Estos economistas consideran que “no se puede predecir el precio de los activos financieros en el corto plazo pero sí en plazos más largos como tres o cinco años (mediano plazo)”

Este trabajo, permite comprender en el escenario actual, el comportamiento esperado para los precios de los activos subyacentes a las fluctuaciones  de riesgos y, como consecuencia de ello el comportamiento y las fricciones del mercado. Tal vez, quien no domine la terminología financiera, no conozca qué activos pueden ser subyacentes: Un activo subyacente es aquel que le da valor a un instrumento financiero. Puede ser tangible o no: un inventario, una cartera de crédito, un tipo de cambio, una tasa de interés o un índice.

La importancia del presente análisis empírico radica en que, se necesita contar con una herramienta que permita estimar, el comportamiento de los precios, para la toma de decisiones tanto de inversión como de financiamiento, en el escenario actual.

Ejemplo: de la utilidad de este análisis es el crecimiento de los denominados “Fondos Indexados” (Index funds) o de los contratos de “Derivados” (derivatives).

La fijación óptima de Precios de Mercado, a mediano plazo, permitiría restablecer el normal funcionamiento del Mercado de Capitales, fomentando el ahorro y la inversión.

Dra. Claudia E. Chaves