Posts etiquetados como ‘the september issue’

Adorable Thakoon

La película “The September Issue” me sigue inspirando, y estuve investigando un poco sobre Thakoon Panichgul, el diseñador de origen tailandés que en el film visita a Anna Wintour en su oficina y es especialmente recomendado por la gran editora de Vogue USA para un trabajo en conjunto con Mango (que desconozco si finalmente se concretó, pero lo que sí se concretó fue la alianza con GAP, la cual se menciona en la película).

En el film no se ve mucho el trabajo de Thakoon, por eso entré a www.style.com y quedé fascinada: temporada a temporada, el diseñador va dando pasos pequeños pero seguros, incorporando algún elemento nuevo que termina convirtiéndose en su sello distintivo. No es muy arriesgado, lo que hace a sus prendas atemporales, aunque con un viraje hacia lo moderno.

Thakoon nació en Tailandia en 1974, y cuando tenía 11 años su familia se muda a los Estados Unidos. Con poco más de 20 años obtiene un título en negocios y se traslada a New York. Allí, comienza a interesarse en el diseño de moda y decide estudiar la carrera en la Parsons School of Design. En septiembre de 2004 presenta su primera colección Ready To Wear (lista para usar), y a partir de ese momento se inicia su meteórica carrera, que lo ha llevado a ser elegido por Michelle Obama, la esposa del presidente de los Estados Unidos, y por muchas celebridades, entre ellas la misma Anna Wintour (Thakoon fue uno de los ganadores del Fondo anual que la revista Vogue destina a los nuevos talentos del diseño).

Además de hacer ropa hermosa, Thakoon es adorable a simple vista: pequeñito y sencillo, medio tímido pero decidido, parece un chico común y corriente, sin extravagancias ni ínfulas. Ojalá que este diseñador, que hasta el momento parece haber tomado el rumbo indicado, siga inspirándonos. Más que un deseo, no me caben dudas de que así será.

Elegí imágenes de cuatro temporadas de Thakoon (siempre en la categoría Ready-To-Wear, ya que por el momento no hace Alta Costura): primavera 2006, otoño 2006, otoño 2009 y primavera 2010. Aquí van con algunos comentarios:

Primavera 2006 (fotos www.style.com Marcio Madeira)


Foto Don Ashby

En la primavera 2006 Thakoon ya trabajaba sobre un concepto que me obsesiona: la comodidad. Incluyó faldas ligeramente balloon (que a partir de ese año se verían siempre en muchas colecciones) y colores nude, tan de moda en la actualidad. Especial atención a los zapatos: bastante sencillos, originales y cómodos. El estilismo de sus desfiles es bastante despojado, lo que le da mayor protagonismo a las prendas.


Otoño 2006 (fotos www.style.com Marcio Madeira)



Foto Don Ashby

Con un sutil aire parisino, sin caer en lugares comunes, Thakoon usa el largo perfecto para las faldas. Y si se atreve a subir el largo, pensemos lo siguiente: las modelos miden 1.80 metros, así que en nosotras esos mini vestidos estarían perfectos. Un diez para los botines.

Otoño 2009 (fotos www.style.com Marcio Madeira)

Foto Don Ashby & Olivier Claisse
A medida que avanzan las temporadas de Thakoon, cada vez se hace más difícil elegir los mejores diseños, porque todos están buenos. A destacar las babuchas con pailettes y transparencias y el blazer largo, que luego se verían mucho para la primavera 2010. Si bien defiendo a rajatabla el uso de pieles sintéticas, no verdaderas, tengo que admitir que el trabajo de esta temporada en las pieles de color es muy bueno. Aunque las hubiera preferido sintéticas. Hermoso el primer vestido, con reminiscencias de los ‘40. Y los zapatos, deliciosos.

Primavera 2010 (fotos www.style.com Marcio Madeira)


Foto Don Ashby & Olivier Claisse

Thakoon Panichgul

Para mi gusto, la mejor colección de Thakoon hasta el momento. Adoro los drapeados que emergen de vestiditos más simples (algo así como un vestido sobre otro) y esos pantalones negros drapeados… Otra de mis obsesiones: ropa que pueda ser usada tanto por delgadas como por rellenas. Y como ya mencioné: lo que vemos muy corto en las modelos, en mujeres normales tendría el largo ideal. Los zapatos, sin palabras, una forma original de usar los flecos que tanto se vieron en esta temporada

Brassaï: un fotógrafo a la moda

En la película The September Issue (R.J. Cutler, 2009), sobre la cual escribimos un post recientemente, la vemos a Grace Coddington de la Vogue norteamericana produciendo fotos con looks basados en los años ’20 (en el post Una chica al rojo vivo: Grace Coddington, pegamos el link a una selección de estas fotos publicadas en www.style.com. Para no perdérsela). Pero la inspiración no viene de la nada: la producción de fotos de Grace buscaba resaltar la última colección de John Galliano para Dior, quien a la vez se había inspirado en el fotógrafo Brassaï para sus diseños.

Y fui directamente a la fuente para encontrar las imágenes que habían servido de musa inspiradora a Galliano y luego a Grace Coddington, para llegar finalmente a esa síntesis perfecta que fue la produción Paris Je T’aime (fotografiada por el gran Steven Meisel) para la edición septiembre 2007 de la Vogue norteamericana (que puede apreciarse en el link mencionado en el párrafo anterior).

Brassaï nació como Gyula Halász en 1899, en Hungría (hoy Rumania). Estudió Arte y sirvió a la armada austro-húngara hasta el final de la primera guerra mundial. En 1924 se mudó a París, donde viviría hasta el final de su vida en 1984. Fue en esa ciudad en la que recibió el seudónimo de Brassaï (que significa natural de Brassó, lugar donde nació el fotógrafo).

La noche de París se convirtió en la verdadera musa de Brassaï: comenzó a retratar las silenciosas calles de la ciudad bajo la luz de sus faroles, los personajes nocturnos que poblaban los bares, a sus intelectuales y a sus ballets. En 1933 edita con éxito su libro de fotografías “Paris de Nuit”. La carrera de este artista sigue por supuesto, pero nos detenemos acá para apreciar algunas de las imágenes que dieron origen a los vestidos de Galliano que vemos en la producción sobre los años ’20 de Grace Coddington.

¿No les parece que algunas de estas fotos perfectamente podrían estar en una revista de modas? Amo su frescura y su total atrevimiento (teniendo en cuenta la época!):


Tapa de libro sobre Brassaï con una fotografía del artista

Todas las fotografías bajo el Copyright de Mme. G. Brassaï

“Un alegre grupo en el Quatre Saisons”- 1932


“Muchachas inglesas en el camerino. Folies-Bergere” – 1932

“Armario de espejo en un burdel. Rue Quincampoix” – 1932


“Joven pareja usando un traje dos en uno, en el Bal d ela Montagne, Sainte-Genevieve” – 1931

“Backstage at the Folies-Bergere” – 1933

“Bijou” of the Montmartre cabarets – 1933

Chez “Suzy” – 1932/1933

“Lovers in a bistro” – 1932/1933

“Prostitute at angle of Rue d ela Reynie and Rue Quincampoix” – 1933

Me encanta indagar en qué se inspiran los diseñadores y los editores de moda. Así que probablemente vuelva sobre este tema a la brevedad!!! Gracias, y espero que les haya interesado Brassaï tanto como a mí.

Nuestra impresión de “The September Issue” (2009, R.J. Cutler)

Es muy interesante ver el proceso creativo de cualquier producto artístico: en el caso de una revista de moda, hay muchísima investigación, viajes y corridas, gente encargada de cada uno de los detalles que luego serán presentados por el responsable del área al editor en jefe de la publicación, quién tomará las últimas decisiones. Hay alegrías y decepciones y, lo más lindo, hay un producto final que sale a la calle y que es leído por miles de personas, que probablemente no tengan idea del esfuerzo que lleva todo el proceso.

The September Issue (2009), el documental de R.J. Cutler sobre la preparación de la edición de septiembre 2007 de la revista Vogue norteamericana (la edición con más páginas en los más de 100 años de la revista), es justamente algo así como una clase de periodismo: más allá de la moda propiamente dicha, el documental nos muestra profesionales muy comprometidos con su trabajo, que buscan la excelencia hasta en aquellos detalles que nos parecerían de lo más superfluos. Es este conjunto de detalles exhaustivamente cuidados, revisados y repensados -de ser necesario- lo que hace de Vogue la revista de moda más exitosa e imitada de todos los tiempos. Nos guste o no, o, como dice mi hermano, “esta revista es el colmo del snobismo”.

Y la frase de mi hermano coincide perfectamente con lo que relata Anna Wintour (editora en jefe de la revista desde hace más de 20 años) al principio de la película. “La gente le tiene miedo a la moda, los hace sentir inseguros, los hace sentir que no pertenecen al grupo ‘cool’”. Y este es el prejuicio que subyace a la moda y que hace que muchos se rían de ella, porque sienten que es un gueto impenetrable, sólo accesible a un grupo de frívolos que no tienen nada que hacer. Todos tenemos que vestirnos, entonces, ¿por qué no hacerlo de la mejor manera posible dentro de nuestras posibilidades? ¿Por qué no pensarlo como un mimo para nosotros mismos y para los que nos rodean? “Estoy hambriento de belleza”, dice André Leon Talley, editor de Vogue, ante una exhausta Vera Wang en un momento de la película. Y así es, la moda puede regalarnos un poco de la belleza que le está faltando a este mundo, cada vez más alicaído.

Según lo que muestra el documental, no vemos en Anna Wintour más que a una jefa responsable y meticulosa que hace su trabajo sin perder tiempo en zalamerías y a la que, por supuesto, su cargo le da todo el derecho a pedir lo que quiera para que el producto salga atractivo. Como dice uno de sus colaboradores “no es cálida ni amigable, hace su negocio (o trabajo)”. Y está muy bien. De nada sirve un ejecutivo con grandes responsabilidades y que, por quedar bien con Dios y con el Diablo, se desvíe del eje que debería sostener por su jerarquía.

Tenemos algunas perlitas en el documental, como por ejemplo la aparición de la estupenda modelo argentina Milagros Schmoll, quien visita el atelier de Jean Paul Galtier en París con Anna Wintour y Grace Coddington (directora creativa de Vogue) para desfilar algunos diseños de la próxima colección del francés. No sé si Milagros fue conciente en ese momento de la importancia trascendental de haber compartido un espacio con algunas de las personas más representativas del mundo fashion. También es muy interesante cómo construye el documental dos figuras supuestamente antagónicas: por un lado Anna, fría y difícil de conquistar, a todas las propuestas dice no; por otro lado tenemos a Grace Coddington, una galesa de 67 años con un aire más maternal, que aconseja y contiene a los demás editores. Bien se sabe que ambas se admiran mutuamente, y que las producciones de moda de Grace (que está en el negocio desde antes de los 20 años) son de una ensoñación indescriptible. Por algo los años pasan y Grace queda. Con cierta frecuencia, las producciones de moda de Grace pueden apreciarse en las Vogue España y Latinoamérica, que sí se consiguen en Buenos Aires.

Otro punto a resaltar es el Fondo construido por la revista Vogue para atraer la atención hacia los nuevos talentos del diseño de moda. En el documental aparece el tailandés Thakoon, quien fue uno de los beneficiados por esta iniciativa de la revista.

Para cerrar, fue realmente increíble verlo a Stephano Pilati (diseñador estrella de la casa Yves Saint-Laurent) totalmente nervioso, estresado e inseguro ante la mirada escudriñadora de Anna Wintour, defendiendo el italiano la falta de color en su colección de inverno con la excusa de que en esa estación, él no es una persona “de colores”. Pero mejor hacerle caso a los consejos de la gran Anna Wintour. Ella sabe lo que dice.

PD: ojalá pronto esta película pueda, aunque sea, conseguirse en dvd en la Argentina. Me temo que no va a pasar por las salas de cine…

Afiche promocional de la película

Anna Wintour eligiendo las fotos que entrarán en la edición de septiembre
Anna Wintour, su hija Bee Shaffer y Karl Lagerfeld. En honor a Anna le pusieron su nombre a una chaqueta Channel. A Anna le encantó.