Posts etiquetados como ‘Las Pepas’

La amante de las botas

Es un hecho que las botas y botinetas son un furor. Lo vemos en los desfiles y lo vemos constantemente en las calles. No quiero decir con esto que las botas sean una novedad (sería ridículo!), ya que es un calzado con mucho siglos de trayectoria, pero lo que sí puedo asegurar ahora es que absolutamente ninguna mujer puede resistirse al encanto de las botas (y botinetas), desde las niñitas hasta las abuelas. Para cada mujer hay un tipo de bota que queda bien.

Hace 10 o 15 años, y corríjanme si me equivoco, las botas no eran tan populares: las de piernas rellenitas se quejaban de que las botas apretaban, las mujeres calurosas también se quejaban porque sentían que cargaban con dos hornos en sus piernas. Lo más común era llevar las botas con falda, lo que achicaba las posibilidades de su uso. Además, hace unos años, las botas eran muchísimo más caras que los zapatos. Pero todo evoluciona, o al menos cambia, y eso fue lo que pasó con las botas: en la actualidad hay modelos y formas para todos los gustos (para usar debajo del pantalón ancho, con jeans chupines, con calzas, con mini-faldas, con vestidos largos, etc., etc. Con todos los tipos de caña y de taco, etc., etc.), no son tanto más caras que un par de zapatos y hoy por hoy no parecen ser exclusivas del invierno, ya que el verano pasado vimos por las calles a chicas con texanas cortitas, y también con botas de cuero calado y colores claros para dar una apariencia más estival y que el pie respire mejor.

No hay vuelta que darle, estamos atravesando una época de total “bota-manía”.

Yo en particular adoro este calzado. Es mi favorito. Me hace sentir segura, me da estabilidad y me brinda la sensación de “más vestida”. No sé si me explico, quizás sea una locura mía.

En un gran esfuerzo de producción (bueno, suena lindo…), aquí van algunos de los pares de botas y botinetas que me acompañan en mi recorrido diario por las callecitas porteñas (justamente por eso disculparán que no estén en perfecto estado!!!).

 Botas: American Shoes. Calzas: Las Pepas

P1010580

Este año tenía la idea de unas botas cortas con taco tipo rockeras, y después de mirar y mirar vidrieras me decidí por estas, que si bien no tienen tachas ni cadenas, me dan una leve impresión rocker por la caña doblada y el protagonismo del cierre. Para usar con calzas, chupines (que no son santos de mi devoción) y con faldas o vestidos a la rodilla, o más cortos.

P1010581

 

 Botas: American Shoes. Calzas: Las Pepas.

P1010576

Venciendo todos los prejuicios a los que mi baja estatura me somente, me animé a este par de bucaneras color suela. Llegan justo a la rodilla. Creo que más altas hubieran sido demasiado para mí. Me gusta el detalle de la hebilla y el orificio en la parte de atrás. Un dato a tener en cuenta: el color suela es muy mugriento y da la impresión de gastado apenas con el primer uso. Así son las reglas del juego: tómalo o déjalo. Pero a veces hay que arriesgarse, no?

P1010579

 

Botinetas: American Shoes. Medias: Silvana.

P1010584

Estas botinetas símil texanas elegantes son divinas. Aunque no lo parezcan, son muy empinadas, quizás no aptas para una maratón, pero divinas igual. Para combinar con un conjunto en colores otoñales.

P1010585

 

 Botas: Sofi Martiré. Calzas: Sachico

P1010583

Quizás la foto no les haga justicia (hicimos varios intentos con mi hermana, y la mejor foto fue esta…), pero estas botas cortas me encantan porque son una mezcla de escarpín de duende (sí, escarpín de duende) con bota rockera. Muy cómodas y flexibles, ya hace un par de años que me acompañan. Para mí que odio las zapatillas, estas botitas son ideales para caminar y caminar los fines de semana. 

Tan sólo con cuatro muestras de mi armario, creo yo que se puede tener una mini idea de las amplias posibilidades que dan las botas. Y les aseguro que me quedo corta.

Ay, las botas… Aquí mismo declaro mi amor incondicional a este calzado que no defrauda. Hasta la próxima!!!!!

Looks a los que animarse – 1° entrega

 Mmmm… Qué modelo, qué fotógrafa, qué producción…. No se desmayaron ante tanta belleza? Ni en Vogue logran una imagen así!!!! Bueno, soñar no cuesta nada, por eso no duden en hacerlo.

 DSC00221

 Después de meditarlo y de charlarlo con una de las lectoras, decidí empezar a incorporar al blog algunos de los looks que se me van ocurriendo, con mi propia ropa. Por supuesto que no es nada original, miles de fashion bloggers en el mundo lo hacen, y con muchísima más calidad por supuesto. Pero realmente quiero que este blog sea personal y espontáneo, dentro de mis posibilidades, así que mostrar looks propios es parte del juego. Espero ir mejorando mis escasas habilidades fotográficas con el tiempo, y también mis looks, si es que consideran que me visto horrible!!!! 

DSC00219

 Saco de piel falsa (la piel sintética forma pequeñas rositas): Zara

Calzas aterciopeladas con print de leopardo: Las Pepas

Botas: Paia

Cartera: Dolores Iguacel (la conseguí de segunda mano en Juan Pérez, un negocio de ropa vintage en Marcelo T. de Alvear al 1400, Ciudad de Buenos Aires). 

 El por qué de este look: porque es un sutil homenaje (no literal en absoluto) a los músicos de rock de fines de los ‘60 que me inspiran con su imagen, como Janis Joplin y Brian Jones por citar sólo a dos. Porque es una mezcla simpática de boho-chic, con glam y con Susana Giménez, entre otras inspiraciones de las que quizás no sea conciente. Porque es cómodo para los fines de semana (prohibido para la oficina!!!!) y no pasa inadvertido, como ya se habrán dado cuenta. Porque la camperita me recordó vagamente a la que usa Sarah Jessica Parker en una de las últimas escenas de “Sex & the City: the movie”:

Copia de carriediorshoetrendsatc

Por supuesto que no son iguales, ni el material, ni el color ni el diseño (la de Carrie es bien bomber, la mía tiene sólo los puños), pero esta prenda de la película me había quedado grabada a fuego por su hermosura, y cuando vi la de Zara hace un tiempo me dije “ahí estás, por fin te encontré chiquita”. Lo que sí tienen en común son las rositas en su superficie. Eso es lo genial de la inspiración: uno toma sólo una parte del objeto, escena o persona evocada, no el todo.

Bueno, después de los nervios sufridos por tener que fotografiarme a mí misma en un desprolijo acto de arrojo, los dejo para ir a descansar. Cualquier aporte (yo le hubiera agregado esto al look, yo hubiera elegido tal color, etc.) es bienvenido, ya que dicen por ahí que las tendencias las marcamos nosotros mismos, personas comunes y corrientes que no somos modelos ni diseñadores pero que nos caracteriza una insobornable pasión por la ropa.