Posts etiquetados como ‘grace coddington’

Mademoiselle “Fará”

 Fotos gatita: de mi autoría!

Copia de DSC00231

A mi gata Fara siempre la vi como una diva felina, con esos pelos largos en diferentes tonalidades, sus poses de estrella y sus desaires. Le puse Fara porque es un nombre de origen persa, como su raza, pero un tiempo después me di cuenta de que quizás el inconciente me dio un empujoncito y la elección del nombre no se debió sólo a su origen, sino también a Farrah Fawcett, diva indiscutida de los ’70! Sea lo que sea y aunque a muchos no les gusten los gatos de cara chata y nariz de poroto, para mí Fara es una de las criaturas más hermosas sobre este planeta, y todos los días agradezco que nuestros caminos se hayan cruzado.

El otro día, jugando con ella, le puse un collar de perlas que heredé de mi abuela Lola y un moñito rosado, que terminó quedándole como un corbatín desprolijo y deshilachado, pero bueno, me pareció muy tierna y le saqué un par de fotos. Desde ya que este atuendo le duró sólo 3 minutos y lo armé exclusivamente para la foto, no es recomendable en absoluto ponerles elementos extraños a los gatitos, porque a ellos no les gusta y además porque pueden resultar peligrosos para su integridad física. Por eso, bajo mi estricta supervisión y por un plazo cortísimo, Fara anduvo pavoneándose con este lindo collar de mi abuela. Y se la veía bastante cómoda a pesar del peso y la extrañeza, así que evidentemente lleva a una pequeña diva en su interior… Y así como nosotras soportamos tacos de vértigo en nombre del glamour, ella sostuvo estoicamente por unos minutos un collar que le llegaba hasta el piso…

DSC00225

Ahora vayamos a lo más importante, las inspiraciones, que son el motor de muchas cosas en la vida. Por un lado, pensé en Coco Chanel y sus collares de perlas característicos. Muchos sabrán lo importante que es Coco para la mujer moderna, le debemos muchísimo. No creo que haya mujer en este mundo, amante de la moda por supuesto, que no adore todo el legado Chanel y lo que la casa Chanel representa en la actualidad. Sólo ver el simbolito de las dos “C” cruzadas y temblamos de emoción. Así que mi tierno homenaje a Coco a través de un simple collar de perlas falsas que heredé de mi abuela.

4myjmatrs0fsmjt4

4myero6yhj92hy9r

Y por otro lado, pensé en Grace Coddington, la Directora Creativa de Vogue USA. Si se pudieran clonar cerebros, sin dudas pediría que me clonaran el de Grace! Sus producciones de moda para Vogue son un sueño imposible que me deja sin palabras mes a mes, es mi ídola total. Y como Grace es una confesa fanática de los gatos persas (tiene varios), aquí le dejo mi homenajito a través de mi propia gata persa.

Foto: Didier Malige

Grace Coddington con uno de sus gatos

Didier Malige

Que la inspiración nos encuentre desprevenidos y nos sorprenda, nada más lindo. Y si estamos acompañados por nuestras mascotas, mucho mejor…

Lady Gaga en Vogue

Fue idea de Anna Wintour, la Editora en Jefe de Vogue USA, empezar a poner en la portada de la revista a actrices conocidas, ya que representan el ideal de belleza de muchas mujeres y tienen más seguidores que las modelos. Pero la moda se globalizó de forma tal, convirtiéndose así en una herramienta fundamental para la construcción de la imagen de cualquier artista, que hoy por hoy en Vogue y en otras revistas vemos a artistas de diferentes rubros (y hasta políticos y primeras damas!) luciendo las últimas tendencias. Lo vemos mucho en la publicidad, también. Me parece bárbaro, siempre y cuando en los desfiles se siga contratando a modelos profesionales y que esta tendencia de las no-modelos no perjudique a la profesión. Esto da para un post aparte.

Hablando de celebridades, en su edición de diciembre, Vogue USA invitó a Lady Gaga a participar de una de las mega-producciones de la Directora Creativa, Grace Coddington (Grace está retratada en el post “Una chica al rojo vivo”). Pero algunos se estarán preguntando “¿quién es Lady Gaga?”. Se trata de Stefani Germanotta, una neoyorkina de 23 años, cantante, compositora y tecladista que está dando que hablar bastante por estos días. Admito que no escuché nada de ella todavía (su primer disco se llama “The Fame”), pero la escuché nombrar varias veces en el mundo fashion. Y, parece que la chica estrafalaria sucumbe ante la ropa de diseñador.

La producción en cuestión es la versión Vogue (o mejor dicho, la versión Grace Coddington) del cuento “Hansel y Gretel”, inspirada en la Ópera del Metropolitan del mismo nombre. Como siempre, Grace nos hace volar demasiado alto. Tanto que no dan ganas de bajar…

Quizás pensarán que Lady Gaga estuvo a cargo de la interpretación de Gretel… ¡Se equivocan! A la cantante le tocó el papel de la bruja que los dos hermanitos terminan metiendo en el horno (¡ya me dieron ganas de volver a leer el cuento!).

Para mayores detalles sobre esta hermosa producción de moda, fotografiada por la gran Annie Leibovitz, pueden entrar al siguiente link: http://www.vogue.com/feature/2009_December_Hansel_And_Gretel/. En el rol de Gretel, la modelo británica Lily Cole (bellísima) y como Hansel el actor Andrew Garfield (encantada, no lo conocía).

Para los que no quieran entrar al link, adjunto un par de fotos de la producción, y otras dos de la atrapante Lady Gaga.

Fotos: Annie Leibovitz (www.style.com)

Lady Gaga es la bruja con cuchara en mano. Como para no tentarse con esta participación: toda la ropa que lleva puesta es de Marc Jacobs.


Lady Gaga está en el horno! La chaqueta también es de Marc Jacobs.


Portada de la revista Vogue USA Diciembre 2009, con Cate Blanchett (foto: Annie Leibovitz)


Lady Gaga con disfraz propio. Foto: Josie Miner (www.wmagazine.com). Lo que ya me gusta de esta chica es su estatura! Somos del mismo club!



Foto: Katherine Wolkoff (www.wmagazine.com)


Brassaï: un fotógrafo a la moda

En la película The September Issue (R.J. Cutler, 2009), sobre la cual escribimos un post recientemente, la vemos a Grace Coddington de la Vogue norteamericana produciendo fotos con looks basados en los años ’20 (en el post Una chica al rojo vivo: Grace Coddington, pegamos el link a una selección de estas fotos publicadas en www.style.com. Para no perdérsela). Pero la inspiración no viene de la nada: la producción de fotos de Grace buscaba resaltar la última colección de John Galliano para Dior, quien a la vez se había inspirado en el fotógrafo Brassaï para sus diseños.

Y fui directamente a la fuente para encontrar las imágenes que habían servido de musa inspiradora a Galliano y luego a Grace Coddington, para llegar finalmente a esa síntesis perfecta que fue la produción Paris Je T’aime (fotografiada por el gran Steven Meisel) para la edición septiembre 2007 de la Vogue norteamericana (que puede apreciarse en el link mencionado en el párrafo anterior).

Brassaï nació como Gyula Halász en 1899, en Hungría (hoy Rumania). Estudió Arte y sirvió a la armada austro-húngara hasta el final de la primera guerra mundial. En 1924 se mudó a París, donde viviría hasta el final de su vida en 1984. Fue en esa ciudad en la que recibió el seudónimo de Brassaï (que significa natural de Brassó, lugar donde nació el fotógrafo).

La noche de París se convirtió en la verdadera musa de Brassaï: comenzó a retratar las silenciosas calles de la ciudad bajo la luz de sus faroles, los personajes nocturnos que poblaban los bares, a sus intelectuales y a sus ballets. En 1933 edita con éxito su libro de fotografías “Paris de Nuit”. La carrera de este artista sigue por supuesto, pero nos detenemos acá para apreciar algunas de las imágenes que dieron origen a los vestidos de Galliano que vemos en la producción sobre los años ’20 de Grace Coddington.

¿No les parece que algunas de estas fotos perfectamente podrían estar en una revista de modas? Amo su frescura y su total atrevimiento (teniendo en cuenta la época!):


Tapa de libro sobre Brassaï con una fotografía del artista

Todas las fotografías bajo el Copyright de Mme. G. Brassaï

“Un alegre grupo en el Quatre Saisons”- 1932


“Muchachas inglesas en el camerino. Folies-Bergere” – 1932

“Armario de espejo en un burdel. Rue Quincampoix” – 1932


“Joven pareja usando un traje dos en uno, en el Bal d ela Montagne, Sainte-Genevieve” – 1931

“Backstage at the Folies-Bergere” – 1933

“Bijou” of the Montmartre cabarets – 1933

Chez “Suzy” – 1932/1933

“Lovers in a bistro” – 1932/1933

“Prostitute at angle of Rue d ela Reynie and Rue Quincampoix” – 1933

Me encanta indagar en qué se inspiran los diseñadores y los editores de moda. Así que probablemente vuelva sobre este tema a la brevedad!!! Gracias, y espero que les haya interesado Brassaï tanto como a mí.

Una chica al rojo vivo: Grace Coddington

Foto: www.gawker.com

Esta señora galesa de abundante cabellera en llamas y lánguido rostro es nada más y nada menos que la Directora Creativa de la revista Vogue norteamericana desde hace más de 20 años.

Las producciones de moda que realiza, fotografiadas por los más importantes fotógrafos del mundo, tienen un toque especial que creo yo que nadie puede imitar: a través de la ropa y de un estilismo envidiable, Grace cuenta historias y se interna en mundos mágicos, ligados a la niñez. Según mi opinión, su equivalente a nivel cinematográfico sería Tim Burton, también dueño de una estética particular que hace de sus películas un mundo aparte, rápidamente reconocible.

Grace busca inspiración en tiempos pasados y en los cuentos de hadas, y se las arregla para que las modelos luzcan un mezcla perfecta de lo vintage con lo actual Sus producciones son una ensoñación y una invitación a dejar este mundo apático aunque sea por un rato.

Antes de ingresar a Vogue USA (lo hizo el mismo día que la Editora en Jefe, Anna Wintour), Grace trabajó como editora de moda en la Vogue Británica, y también como modelo (carrera que abandonó cuando un accidente de tránsito le arruinó el ojo izquierdo). Vive en pareja desde hace 20 años con el peluquero Didier Malige y adora a los gatos, lo cual me hace admirarla mucho más!! En pocas palabras, ya hace unos 50 años que está involucrada en el mundo de la moda, lo que la hace toda una autoridad en la materia.

En la película “The September Issue” (sobre la que escribimos un post la semana pasada), la vemos a Grace trabajando y peleando apasionada por sus convicciones. Después del estreno de la película en los EEUU a fines de agosto, se dijo que la personalidad cálida y atenta de Grace había opacado a la figura de Anna Wintour, en torno de la cual debía supuestamente girar la película. Y creo que es así.

Aquí algunas de las producciones más recientes de Grace Coddington, todas para la Vogue norteamericana (todas estas fotos se encuentran en www.models.com, site que tomó como fuente www.style.com):

“Into de Woods”. Septiembre de 2009. Fotógrafos Mert Alas y Marcus Piggott.

La interpretación de Grace de “Caperucita roja”, con una de sus modelos fetiche, la rusa Natalia Vodianova.

“In the mood”. Setiembre 2009. Fotógrafo Steven Meisel.

Una recreación de la década del 40 a través de prendas actuales con aires vintage.

“It´s a madcap world”. Febrero 2009. Fotógrafo Steven Meisel.

“Supermom”. Enero 2009. Fotógrafo Mario Testino.


“Love of a lifetime”. Diciembre 2008. Fotógrafa Annie Leibovitz.

Su versión de Romeo y Julieta


En este link podrán apreciar una bellísima producción que hizo Grace sobre los años 20 para la edición de Vogue de Septiembre 2007.

http://www.style.com/vogue/voguedaily/2009/08/grace-coddington/0907-vo-we00201/

Grace Coddington en su época de modelo

Grace Coddington en la primera fila de un desfile, en la actualidad

Nuestra impresión de “The September Issue” (2009, R.J. Cutler)

Es muy interesante ver el proceso creativo de cualquier producto artístico: en el caso de una revista de moda, hay muchísima investigación, viajes y corridas, gente encargada de cada uno de los detalles que luego serán presentados por el responsable del área al editor en jefe de la publicación, quién tomará las últimas decisiones. Hay alegrías y decepciones y, lo más lindo, hay un producto final que sale a la calle y que es leído por miles de personas, que probablemente no tengan idea del esfuerzo que lleva todo el proceso.

The September Issue (2009), el documental de R.J. Cutler sobre la preparación de la edición de septiembre 2007 de la revista Vogue norteamericana (la edición con más páginas en los más de 100 años de la revista), es justamente algo así como una clase de periodismo: más allá de la moda propiamente dicha, el documental nos muestra profesionales muy comprometidos con su trabajo, que buscan la excelencia hasta en aquellos detalles que nos parecerían de lo más superfluos. Es este conjunto de detalles exhaustivamente cuidados, revisados y repensados -de ser necesario- lo que hace de Vogue la revista de moda más exitosa e imitada de todos los tiempos. Nos guste o no, o, como dice mi hermano, “esta revista es el colmo del snobismo”.

Y la frase de mi hermano coincide perfectamente con lo que relata Anna Wintour (editora en jefe de la revista desde hace más de 20 años) al principio de la película. “La gente le tiene miedo a la moda, los hace sentir inseguros, los hace sentir que no pertenecen al grupo ‘cool’”. Y este es el prejuicio que subyace a la moda y que hace que muchos se rían de ella, porque sienten que es un gueto impenetrable, sólo accesible a un grupo de frívolos que no tienen nada que hacer. Todos tenemos que vestirnos, entonces, ¿por qué no hacerlo de la mejor manera posible dentro de nuestras posibilidades? ¿Por qué no pensarlo como un mimo para nosotros mismos y para los que nos rodean? “Estoy hambriento de belleza”, dice André Leon Talley, editor de Vogue, ante una exhausta Vera Wang en un momento de la película. Y así es, la moda puede regalarnos un poco de la belleza que le está faltando a este mundo, cada vez más alicaído.

Según lo que muestra el documental, no vemos en Anna Wintour más que a una jefa responsable y meticulosa que hace su trabajo sin perder tiempo en zalamerías y a la que, por supuesto, su cargo le da todo el derecho a pedir lo que quiera para que el producto salga atractivo. Como dice uno de sus colaboradores “no es cálida ni amigable, hace su negocio (o trabajo)”. Y está muy bien. De nada sirve un ejecutivo con grandes responsabilidades y que, por quedar bien con Dios y con el Diablo, se desvíe del eje que debería sostener por su jerarquía.

Tenemos algunas perlitas en el documental, como por ejemplo la aparición de la estupenda modelo argentina Milagros Schmoll, quien visita el atelier de Jean Paul Galtier en París con Anna Wintour y Grace Coddington (directora creativa de Vogue) para desfilar algunos diseños de la próxima colección del francés. No sé si Milagros fue conciente en ese momento de la importancia trascendental de haber compartido un espacio con algunas de las personas más representativas del mundo fashion. También es muy interesante cómo construye el documental dos figuras supuestamente antagónicas: por un lado Anna, fría y difícil de conquistar, a todas las propuestas dice no; por otro lado tenemos a Grace Coddington, una galesa de 67 años con un aire más maternal, que aconseja y contiene a los demás editores. Bien se sabe que ambas se admiran mutuamente, y que las producciones de moda de Grace (que está en el negocio desde antes de los 20 años) son de una ensoñación indescriptible. Por algo los años pasan y Grace queda. Con cierta frecuencia, las producciones de moda de Grace pueden apreciarse en las Vogue España y Latinoamérica, que sí se consiguen en Buenos Aires.

Otro punto a resaltar es el Fondo construido por la revista Vogue para atraer la atención hacia los nuevos talentos del diseño de moda. En el documental aparece el tailandés Thakoon, quien fue uno de los beneficiados por esta iniciativa de la revista.

Para cerrar, fue realmente increíble verlo a Stephano Pilati (diseñador estrella de la casa Yves Saint-Laurent) totalmente nervioso, estresado e inseguro ante la mirada escudriñadora de Anna Wintour, defendiendo el italiano la falta de color en su colección de inverno con la excusa de que en esa estación, él no es una persona “de colores”. Pero mejor hacerle caso a los consejos de la gran Anna Wintour. Ella sabe lo que dice.

PD: ojalá pronto esta película pueda, aunque sea, conseguirse en dvd en la Argentina. Me temo que no va a pasar por las salas de cine…

Afiche promocional de la película

Anna Wintour eligiendo las fotos que entrarán en la edición de septiembre
Anna Wintour, su hija Bee Shaffer y Karl Lagerfeld. En honor a Anna le pusieron su nombre a una chaqueta Channel. A Anna le encantó.