Archivo para la categoría ‘Moda infantil’

Todos “chic” en Liliput

Fotos campaña: www.mimo.com.ar

img_home2

Qué lindos los chicos de la campaña de Mimo & Co… Y la ciudad de Praga como fondo se ve fabulosa. A veces pienso de Mimo “qué necesidad de llevar a los chicos tan lejos para sacar las fotos de la gráfica…” (campañas anteriores fueron fotografiadas en Brujas, Venecia y La Provence). Pero bueno, probablemente un entorno nuevo y tan mágico los predisponga mejor a los chiquitos, que no deben ser nada fáciles con sus caprichos y berrinches (prejuicio total de mi parte, tal vez se porten mejor que las modelos adultas!). Además, convengamos que las campañas de invierno se hacen en pleno verano, y en Argentina la única posibilidad invernal que tenemos para que los niños no se achicharren dentro de sus sweaters y camperas sería la Patagonia… Así que bien por el equipo de Mimo que elige estos lugares tan originales.

1160948w288

El traje infantil: poca historia

Pero el tema de Mimo es una excusa para contarles que la ropa para niños no es algo de larga data, ya que en épocas pasadas a los niños se los vestía con exactamente las mismas ropas que los adultos, pero en versiones liliputienses. Sin ir muy lejos, vean en Internet pinturas anteriores al siglo XIX, y en aquellas en las que haya niños van a encontrar que los chiquitines eran meras reproducciones de los adultos. Parece que en el pasado no se tenía en cuenta que los niños juegan, corren, se ensucian y que necesitan estar cómodos para poder vivir a pleno su edad. Recién hay registro de prendas para niños a partir de 1860, aproximadamente, cuando las faldas de las nenitas se comenzaron a confeccionar más cortas que las de las adultas.

“Las meninas” (1656, aproximadamente) de Diego Velázquez

velazquez-las-meninas

¿Tendencias actuales?

Y qué puedo decir de la ropa infantil en la actualidad? No es mi especialidad, a duras penas compro cada tanto algo para la hija de mi amiga G., pero por lo que veo hay ciertos prejuicios que fueron derribándose: por ejemplo, desde hace algunas temporadas se ve mucha ropa negra para chicos, lo cual era impensable hace 10 años: “Un niño de negro??? Acaso es un niño gótico, dark o algo por el estilo? Será el nieto de Robert Smith de The Cure????”. Creo que el negro es la mejor opción para todas las madres, por el simple hecho de que es menos mugriento que cualquier otro color, no? Además es unisex, así que una T-shirt negra sin dibujos puede heredarla algún hermanito o primito del sexo contrario… Cuando Aby, la hija de mi amiga G., cumplió un año, le regalé una pollerita y unas calzas negras… Y no soy miembro de los Locos Adams ni nada semejante!

También estuve notando, y esto ya se da desde hace varios años, que nene no es igual a celeste y nena no es igual a rosa. ¡Pero hay otros colores más interesantes, por Dios! Además, ningún bebé de 2 meses le va a cuestionar a la madre que el color que le puso es de “gay” o demasiado “varonil”. Tampoco se usan tanto los vestiditos ultra-femeninos y repletos de volados y puntillitas que sí eran furor en otras épocas. Al menos eso es lo que me parece a mí prestando un poco de atención en la calle y al mirar las vidrieras.

Cuando yo era chica, era común vestir a los hermanitos de la misma manera, aunque no fueran mellizos… ¡Como si fueran dos gotas de agua y no dos pequeñas personalidades por separado! Ahora no se ven tantos hermanitos idénticos por la calle, hay mayor conciencia por parte de las madres de que cada hijo es un mundo aparte.

Hay cierta tendencia a reproducir la ropa de adultos en versión infantil, aunque siempre se cuida de que el producto final resulte cómodo para los niños. Y creo yo que esto está íntimamente relacionado con el hecho de que vemos a nuestros hijos pequeños como extensiones de nuestro propio ser… O quizás esté diciendo pavadas, al fin y al cabo no soy madre. Pero si yo tuviera una hija, seguramente le cortaría el pelo a la garçon, como lo uso yo, hasta que la niña crezca y se haga rastas, crestas punk o lo que quiera.

Al vestir a nuestros hijos, quizás nos permitamos ciertas licencias que no admitiríamos jamás en nosotras mismas.

También es notorio que muchas marcas de indumentaria femenina hayan abierto su línea para chiquitos: Akiabara y Complot, por citar sólo a dos, y en un reportaje la escuché a la diseñadora argentina María Cher hablando sobre la posibilidad de sacar una línea infantil.

Conclusión personal

Desde mi lugar de apasionada total por la moda y la imagen, creo que no es mala idea que ya desde chiquitos les inculquemos a nuestros hijos la importancia de verse bien al momento de vestirse, no desde un lugar frívolo y banal sino desde el más puro amor y respeto hacia ellos mismos. Seguramente al principio a los chiquitines no les importará mucho y probablemente odien tener que vestirse (sobre todo en invierno!), pero con el tiempo, si estos consejos fueron bien internalizados, darán sus frutos, que no quepan dudas.