Archivo para la categoría ‘Looks a los que animarse’

Looks a los que animarse: 3° entrega

Continuando con el decorado poco glamoroso de la entrega anterior de looks a los que animarse, aquí va una propuesta para burlarnos del invierno, aunque hoy por hoy en Buenos Aires no hay invierno del que burlarse, ya que a un mes y tanto de comenzado el otoño aún hace calor.

Para mí el color en la ropa es un antídoto contra la mala onda, la depresión, el mal humor,  los resfríos, entre otras pestes. Por eso, aunque las bajas temperaturas nos hagan pensar en negro durante el invierno, yo propongo unos toques de color para que se haga la luz.

En este look, hay una mezcla de prendas de colecciones de invierno con prendas de verano, pero si lo usamos en un ambiente calefaccionado (como mi oficina, por ejemplo), creo que puede funcionar. Por supuesto que luego para salir a la calle hay que ponerse un tapado encima, ya que el saco lima no abriga en absoluto.  

DSC00258

Vestido: Peuque

Saco, spolvorino o kimono (como quieran llamarlo!): Vicki Otero

Botas: Lucerna

El color lima del saco (en realidad esta prenda tiene otro nombre, pero no lo sé!!!! Please help!!!!) es un verdadero artífice del factor WOW, por eso es osado para el invierno, pero hay que animarse a deslumbrar con algún color fuerte. Ayer vi en la calle a una señora muy paqueta con un saco abrigado fuscia flúo y me pareció espectacular. Creo que en el invierno pasado Marc Jacobs presentó varios sacones en flúo. Así que por qué no? El vestidito, si bien es de una colección de invierno, se puede usar todo el año. Por lo tanto, el único ítem que realmente hace anclaje en el invierno son las botas de gamuza, sin dudas.

DSC00259

Este es un conjunto que yo uso para la oficina, para que el insulso gris de los edificios que veo a través de la ventana no me amargue demasiado. Estos sacos largos y no muy abrigados son un complemento estupendo para darle un acabado interesante a ciertos outfits, ya que otorgan cierta elegancia y hacen que el look dé una impresión de mejor pensado. Bueno, al menos a mí me gustan, y hay de todos los precios en el mercado desde el año pasado. Además, a mí me ayudan a verme menos “nena”, lo cual es importante cuando tenés que trabajar con público adulto.

Gustó, no gustó? Cuando puedan me cuentan. Hasta la próxima!

Looks a los que animarse: 2° entrega

En primera instancia pido perdón por la escasa producción de estas fotos (cable negro incluido en el fondo, muy poco glamoroso!), pero es lo que puedo hacer, al menos por el momento. Gracias a mi papá, un verdadero santo, que destinó parte de su tiempo a sacarme estas imágenes! 

Look para la noche, cómodo, moderno y con el inevitable impacto del naranja.

 DSC00255

Blazer: Allo Martínez

Remera: Mariano Toledo

Calzas: Zara

Zapatos: American Shoes

Collar: Aguamarina (este local está en Villa Gesell, ciudad de la costa bonaerense)

 DSC00256

El por qué de este look: en primera instancia, esta remera de Mariano Toledo con cintas cortadas en punta con láser me ha dado muchas satisfacciones. Salió unos pesos (y eso que la compré en una liquidación!), pero valió la pena, ya que es portadora del auténtico factor WOW del que siempre nos habla Rachel Zoe. Para la noche, es imprescindible alguna prenda o accesorio que se convierta en el centro de atención. Dicen por ahí que “de noche todos los gatos son pardos” (y a  no leer este dicho con un doble sentido, por favor!!), así que usemos algo vibrante y brillemos hasta más no poder!

Siempre y cuando las calzas no sean deportivas, me parecen apropiadísimas para la noche: ya sea satinadas, vinílicas, metalizadas o con textura como estas que yo tengo (en la foto no se aprecia, pero las calzas están llenas de pliegues, lo que les da un look tipo “vendas”, un poquito al estilo de la marca estadounidense Rodarte, salvando las mil diferencias por supuesto). Son comodísimas para moverse y, preferentemente, siempre quedan más elegantes con algo largo encima. Aunque cada una sigue su instinto y preferencias!

El touch del blazer le da un poco de sofisticación al conjunto y ayuda a equilibrar el fuerte impacto del naranja flúo.     

Cambiando la parte de arriba, le bajamos el tono al conjunto y lo hacemos más apropiado para el día, incluso para la oficina (siempre y cuando no nos exijan una extrema formalidad).

DSC00252

 Remerón con caritas: Allo Martínez

Para mí la combinación remerón + calzas es una solución total, pero si queremos un conjunto que sea para algo más que ir al gimnasio, hay que buscar telas, estampados y texturas que salgan de lo clásico y deportivo. Hay bastante en el mercado. Este remerón me encantó por la irregularidad que tiene atrás, y fíjense (no sé si se nota) que en la espalda tiene el motivo de la carita engomado y más grande, en negro.

 DSC00253

Podemos ir a la oficina con este look original pero no tan llamativo, y luego hacer un pequeño cambio -como el propuesto en las primeras fotos- e irnos a un after-office, a una cena, a una cita con un señor (mmmm…) o lo que fuere. Quizás el factor WOW en la oficina tenga que ser más discreto, pero a la noche… Bajo ningún punto de vista!!!!!!

Aquí un primer plano del motivo repetido de las caritas en el remerón. Supongo yo que la carita es la de Twiggy, la modelo inglesa de los ‘60, pero no lo sé a ciencia cierta.

 DSC00254

Inspiración para este último look: Miu Miu, Primavera 2010 – Fotos: www.style.com

00010m

00230m

 

Dejando de lado los años luz que separan mi look de los propuestos por la genial Miuccia Prada para la colección primavera 2010 de Miu Miu, el remerón de Allo Martínez me gusta porque me recuerda esta repetición de motivos en las prendas Miu Miu que tanto éxito tuvieron cuando se presentaron el año pasado. En el caso de Miu Miu, los motivos eran gatos, aves, perritos y mujercitas. Obvio que a simple vista los looks no tienen nada que ver, pero tomé como punto de contacto la repetición de un motivo original (que no sean flores, lunares o cosas así) y lo bien que puede quedar cuando es delicado.

Espero que esta entrega de looks a los que animarse haya salido mejor que la primera!!! Ojalá les guste (aunque sea un poquitín!!). Seguimos en contacto. Hasta la próxima!

Looks a los que animarse – 1° entrega

 Mmmm… Qué modelo, qué fotógrafa, qué producción…. No se desmayaron ante tanta belleza? Ni en Vogue logran una imagen así!!!! Bueno, soñar no cuesta nada, por eso no duden en hacerlo.

 DSC00221

 Después de meditarlo y de charlarlo con una de las lectoras, decidí empezar a incorporar al blog algunos de los looks que se me van ocurriendo, con mi propia ropa. Por supuesto que no es nada original, miles de fashion bloggers en el mundo lo hacen, y con muchísima más calidad por supuesto. Pero realmente quiero que este blog sea personal y espontáneo, dentro de mis posibilidades, así que mostrar looks propios es parte del juego. Espero ir mejorando mis escasas habilidades fotográficas con el tiempo, y también mis looks, si es que consideran que me visto horrible!!!! 

DSC00219

 Saco de piel falsa (la piel sintética forma pequeñas rositas): Zara

Calzas aterciopeladas con print de leopardo: Las Pepas

Botas: Paia

Cartera: Dolores Iguacel (la conseguí de segunda mano en Juan Pérez, un negocio de ropa vintage en Marcelo T. de Alvear al 1400, Ciudad de Buenos Aires). 

 El por qué de este look: porque es un sutil homenaje (no literal en absoluto) a los músicos de rock de fines de los ‘60 que me inspiran con su imagen, como Janis Joplin y Brian Jones por citar sólo a dos. Porque es una mezcla simpática de boho-chic, con glam y con Susana Giménez, entre otras inspiraciones de las que quizás no sea conciente. Porque es cómodo para los fines de semana (prohibido para la oficina!!!!) y no pasa inadvertido, como ya se habrán dado cuenta. Porque la camperita me recordó vagamente a la que usa Sarah Jessica Parker en una de las últimas escenas de “Sex & the City: the movie”:

Copia de carriediorshoetrendsatc

Por supuesto que no son iguales, ni el material, ni el color ni el diseño (la de Carrie es bien bomber, la mía tiene sólo los puños), pero esta prenda de la película me había quedado grabada a fuego por su hermosura, y cuando vi la de Zara hace un tiempo me dije “ahí estás, por fin te encontré chiquita”. Lo que sí tienen en común son las rositas en su superficie. Eso es lo genial de la inspiración: uno toma sólo una parte del objeto, escena o persona evocada, no el todo.

Bueno, después de los nervios sufridos por tener que fotografiarme a mí misma en un desprolijo acto de arrojo, los dejo para ir a descansar. Cualquier aporte (yo le hubiera agregado esto al look, yo hubiera elegido tal color, etc.) es bienvenido, ya que dicen por ahí que las tendencias las marcamos nosotros mismos, personas comunes y corrientes que no somos modelos ni diseñadores pero que nos caracteriza una insobornable pasión por la ropa.