“500 días con ella”: ella a través de él

Creo que todas nos preguntamos si los hombres prestan atención a la ropa que nos ponemos. Yo, según mi experiencia, opino que los hombres nos echan un vistazo general, sin detenerse en detalles, y de eso concluyen si nos ven lindas o no, sin importarles demasiado la calidad de la ropa ni la originalidad del diseño. Por supuesto que hay excepciones. Por ejemplo, tengo un compañero en la oficina (casado, ninguna vinculación con la moda), que conoce los diferentes tipos de telas y siluetas, y que se fija muchísimo en los pequeños detalles, cosa realmente rara. Así que cuando me hace algún comentario sobre lo que llevo puesto, realmente lo escucho y valoro su opinión.

Por otro lado, muchos de los grandes diseñadores de todos los tiempos son hombres, que bien supieron y saben interpretar lo que la mujer necesita. Así que queda más que claro que hay una vinculación estrecha entre el varón y la ropa de la mujer, aunque la gran mayoría de los hombres que nos cruzamos por la calle sólo miran escotes y cuerpos ajustados. No te van a decir un piropo porque les gustó el estampado de tu blusa, eso es obvio.

Por suerte existe la ficción, y con ella la posibilidad de conocer hombres “de mentira” que dicen las cosas que nos gustaría escuchar de labios de los reales. Me estoy refiriendo al personaje que interpreta el actor estadounidense Joseph Gordon-Levitt (28) en la película “500 días con ella” (“500 days of Summer”, Marc Webb, 2009), una comedia (digo comedia en el sentido de que las cosas se resuelven al final, pero no porque sea para matarse de la risa) con pinceladas dramáticas, que reflexiona muy inteligentemente sobre las maneras de vincularse con una pareja.

La película es genial, hay que verla, pero lo que me interesa rescatar para este blog es lo que dice Tom (Gordon-Levitt) sobre la ropa de las mujeres en una de las escenas: “En 1964 las chicas sí sabían vestirse, no como ahora, que todas usan anteojos de sol enormes, están llenas de tatuajes y con perritos en sus bolsos. Por eso me gusta como te vestís vos (refiriéndose a Summer –interpretada por Zooey Deschanel-, la chica de la que está perdidamente enamorado)”. Y el look de Summer no pasa inadvertido: muy vintage, con un viraje a los ’50, blusitas cerradas, polleras a la rodilla. Incluso, en la escena en la que cantan karaoke, el look de Summer le hace un sutil guiño al estilo masculino de Diane Keaton en la película “Annie Hall” (Woody Allen, 1977).

Y me morí de amor por Tom, en serio, porque no cualquier hombre diría algo así.

El vestuario de la película está a cargo de Hope Hanafin, que no sólo hizo un muy buen trabajo con Summer, sino también con Tom, siempre con corbatita, totalmente adorable.

Me sentí identificada con este film, no sólo por el vestuario sino también por todas las referencias al mundo del arte, y porque de alguna forma creo que todos hemos pasado por algunas de las situaciones que se plantean. Y no me resultó raro que el director, Marc Webb, y los guionistas, Scott Neustadter y Michael H. Weber, sean tipos de mi generación, ya que los que nacimos en los ’70 nos debatimos permanentemente entre las viejas estructuras y las nuevas formas de vincularnos que nos impone la sociedad actual.

Las fotos de la película están bajo el Copyright de Fox Searchlight Pictures.

Zooey Deschanel y Joseph Gordon-Levitt en “500 días con ella”.


Escena del karaoke. Ella, con un toque de Diane Keaton en “Annie Hall”. Él, también un poco vintage. Hermosos los dos.

Si no fuera por la gente que rodea a los personajes principales, uno pensaría que la escena transcurre en los años ‘50. No debe ser fácil lograr un look vintage sin caer en lo ridículo o en el disfraz.

Aquí están en un casamiento. El vestido de ella es una locura, y él queda encantado cuando la ve.


Con el director, Marc Webb.

En la película hay varias referencias a la película “El graduado”, y el look de Tom lo confirma.


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario Claudia dijo

Hola, seguro que algunos hombres dirán que tu compañero es gay, pero sólo lo dicen por envidia a que otros sean más original para conquistar mujeres!, bien por ellos, se merecen algo de nuestra atención. Chau, muy bueno el blog!

, , Reportar este Comentario audrey73 dijo

Hola Claudia, gracias por tu comentario!!! Es tal como vos decís: saber sobre indumentaria femenina es una buena estrategia para conquistar mujeres! Muy buena tu observación. Saludos!

, , Reportar este Comentario martin dijo

Para mi lo más importante de la película son las cuestiones vivenciales que se desarrollan en las relaciones entre las personas, pero teniendo en cuenta que este blog tiene su interés bien Explicitado (la moda), tu comentario es interesante. Yo, desde mi punto de vista, varón, 21 años, estudiante, bohemio y romántico, sinceramente les digo que por lo menos yo soy de seguir al pie de la letra lo que vos mencionas en el primer párrafo de tu comentario. Mi visión de la mujer, en cuanto a vestimenta, peinado, detalles, es una cercano reflejo a lo que hay dentro, y esto no quiere decir que una mujer increiblemente vestida directamente sea increible por dentro, más bien, vale una intrpretción y es importante no confundir esto. La ropa, los detalles que vos mencionas pueden ser importantes para muchas personas, pero no creo que la manera de vestirse de 1974, 1843, 1945, 2010 o cual sea el año que sea, sea lo importante. Hay algo más importante en la actriz de la película que su vestimenta, eso es su personalidad. Comparen la moda con las relaciones (entre personas) y díganme cual es la mas importante. Preocúpense por su “self appearance” pero sepan que el chico de sus vidas tiene que ser mucho más que alguien que les diga todos los días “ese vestido estilo Juliana Gray te queda fantástico, y esos zapatos son de Manolo Blahnik? son hermosos”. No pretendo que abandonen su interés por la moda, pero sepan que el amor (verdadero) no toca la moda y la superficialidad ni con un láser.